Tuesday :: 29 / 07 / 2014

AdemásBLOGS | ENCUESTAS | REGISTRO | FOROS | TRADUCTOR | MAPA DEL SITIO

Noticia

100 científicos en el Observatorio

El Observatorio de Arecibo, hogar del radiotelescopio más grande y sensitivo del mundo, conmemora en noviembre sus 40 años de actividad científica y celebra que por primera vez desde su creación en 1963 un boricua lo dirige: Sixto González.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Redacción Universia Puerto Rico

Por ello, más de 100 científicos del mundo se darán cita del primero al 4 de noviembre en esa instalación para una serie de talleres, que incluirá uno sobre los avances astronómicos más recientes del gigantesco telescopio, se informó en un comunicado.

La antena parabólica de 300 metros, emplazada en una depresión entre colinas cerca de Arecibo, es la mayor del mundo. Pertenece a la Fundación Nacional de las Ciencias de Estados Unidos (NSF, por sus siglas en ingles) y es operada por la Universidad de Cornell, con sede en Nueva York.

La serie de talleres en conmemoración de los 40 años incluirá conferencias sobre la nuevas oportunidades de descubrimientos en la rama de radio astronomía, que se harán posibles gracias a la nueva instrumentación que estará en funcionamiento a partir del 2005, se indicó en un comunicado.

El telescopio también se utiliza en su capacidad de radar para realizar estudios atmosféricos e ionosféricos.

Es el más poderoso y sensitivo recolector de ondas de radio en la banda de centímetros y abarca cerca de tres veces más área que todos los otros radiotelescopios de la Fundación Nacional de las Ciencias.

Misión e historia del Observatorio

El Observatorio de Arecibo es parte del Centro Nacional de Astronomía e Ionosfera (NAIC, pos sus siglas en inglés), un centro de investigación nacional, operado por la Universidad de Cornell, en acuerdo cooperativo con la Fundación Nacional de Ciencias (NSF).

La NSF es una agencia federal independiente, cuyo objetivo es promover el progreso de la ciencia y la ingeniería en los Estados Unidos. NSF da apoyo económico para la investigación y la educación en la mayoría de los campos de la ciencia y la ingeniería. La Administración Estadounidense de la Aeronáutica y el Espacio (NASA, pos su siglas en inglés), provee apoyo adicional.

El Observatorio opera en una base continua, 24 horas todos los días, proveyendo tiempo para observar, la electrónica, computadoras, viajes y apoyo logístico a los científicos de todo el mundo.

Todos los resultados de investigación son publicados en la literatura científica accesible al público. Como el radiotelescopio de un solo plato más grande del mundo, el Observatorio es reconocido como uno de los centros de investigación más importantes en el área de la radioastronomía, astronomía planetaria y de estudios atmosféricos.

Las facilidades del Observatorio de Arecibo están disponibles para su uso, en una base de igualdad competitiva para los científicos de todas las partes del mundo.

El tiempo de observación es concedido basado en las investigaciones más prometedoras; aprobadas por un panel de evaluadores independientes que revisan las propuestas que se envían al Observatorio por los científicos que interesan usarlo.

Cada año, cerca de 200 científicos visitan las facilidades del Observatorio para llevar a cabo sus proyectos de investigación y un número grande de estudiantes, realizan observaciones como parte de sus tesis de maestría y doctorado.

El Observatorio tuvo sus orígenes en una idea del profesor William E. Gordon, de la Universidad de Cornell, interesado en el estudio de la Ionosfera. Las investigaciones de Gordon durante los años cincuenta, lo condujeron a la idea de hacer estudios de radar de la Ionosfera.

La persistencia de Gordon, culminó en la construcción del Observatorio de Arecibo, la cual comenzó en el verano del año 1960. Tres años mas tarde, el Observatorio Ionosférico de Arecibo (AIO), estaba en operaciones, bajo la dirección de Gordon. La ceremonia de apertura oficial, tuvo lugar el 1 de noviembre de 1963.

Desde sus comienzos hubo ciertos requisitos para el lugar. Este tenía que estar cerca del ecuador, de modo que el radar, capaz de estudiar la Ionosfera, podría ser usado para estudiar planetas cercanos.

Su localización en Arecibo ofreció la ventaja de un terreno cársico, con grandes sumideros de piedra caliza; los cuales proveyeron una geometría natural para la construcción del reflector de 305 m.

El Observatorio emplea alrededor de 140 personas, proveyendo a estas, comida y todo lo necesario para apoyar su operación. Un equipo de cerca de 16 científicos, dividen su tiempo entre la investigación científica y la atención de los científicos visitantes. Ingenieros, técnicos y expertos en computadoras, diseñan y construyen nuevos instrumentos y los mantienen operando.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad