Noticias

Cómo identificar y evitar a un colega tóxico

      
Fuente: Shutterstock

Puede que hayas tenido un día excelente, que tu jefe te haya felicitado por tu buen desempeño y que parezca que todo marcha bien, pero una sola actitud o comentario de un colega puede opacar tu buen humor. Esto se debe a que la personalidad de los individuos con quienes compartes varias horas al día tiene más repercusiones en tu estado de ánimo y en tu productividad de las que te puedes imaginar, sobre todo cuando se trata de ambientes en los que es primordial el trabajo en equipo.

 

Lee también
» 9 consejos para obtener un ascenso
» 4 expresiones que subestiman tu inteligencia y tu autoridad 

 

¿Cómo identificar a un empleado tóxico?

Los colegas tóxicos son aquellos que tienen actitudes negativas de manera constante, a diferencia de quienes puedan tener mal humor en alguna ocasión puntual y por una causa determinada. Busca algunos de estos indicios para determinar si quien tienes al lado es una persona tóxica:

 

1. No soportan los desafíos

Para un empleado tóxico, cualquier iniciativa, cambio o proyecto nuevo será recibido con la misma alegría que un huracán o un desalojo. No pueden concebir el emprender un desafío con optimismo ni encontrar la solución a un problema. Le temen tanto al fracaso que piensan que cualquier modificación no hará más que empeorar lo que ya de por sí estaba pésimo.

 

2. Dicen lo primero que se les ocurre

Estas personas son incapaces de filtrar lo que dicen de acuerdo a la ocasión. Al amparo de un “sin ofender” o un “te digo esto porque soy sincero” no tienen reparo en lanzar comentarios los comentarios más hirientes e inoportunos. Lo peor es que su “sinceridad” no les impide hablar mal de sus colegas o jefes a sus espaldas.

 

3. Se quejan sin parar

La persona tóxica no descansará hasta que toda la oficina se entere de que siente demasiado frío o calor, que su silla es incómoda, que tiene mucho trabajo o que tiene muy poco que hacer y se aburre. Sus quejas permanentes son capaces de agriar el buen humor de hasta el más optimista.

 

4.Son muy inseguros…

…y por lo tanto no paran de compararse con los demás. Ya sea enalteciendo sus pequeños logros o recalcando las fallas de los demás, el individuo con altos niveles de toxicidad no hace sino generar un ambiente negativo.

 

5.Son víctimas

Las personas tóxicas gustan de considerar que sus fracasos son consecuencia directa de que todo el mundo está en su contra y confabulando para verlos caer. De esta manera, no tienen necesidad de tomar responsabilidad por su mediocridad ni su falta de éxito.

 

6.Nunca aceptarán una crítica

Unidas a su condición de víctimas e inseguridad viene una marcada arrogancia, lo que hará que cualquier crítica constructiva sea vista por estas personas como un ataque personal, del cual sí o sí tendrán que salir airosos. No pararán hasta convencerse e intentar convencer al resto de que tienen la razón.

 

¿Reconoces a alguno de tus colegas? Pues la mejor manera de evitarlos es muy simple: no te dejes caer en sus redes. Si ya has tratado de hacerle ver lo nocivo de su situación y lo reconoces como un caso perdido, deja de gastar tu energía.

No discutas con esta persona, no escuches sus chismes ni le prestes atención a sus comentarios venenosos. De lo contrario, su efecto acabará desgastando tu motivación laboral y hasta tus niveles de estrés y buen humor.

En la medida de lo posible, evita cualquier tipo de interacción fuera de la estrictamente necesaria para el adecuado funcionamiento de la oficina.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.