Noticias

5 características de un buen equipo docente

      
Fuente: Shutterstock

La calidad educativa de una institución depende en gran medida de que sus docentes puedan formar equipos de trabajo sólidos y eficaces. Esto se debe a que solo un grupo en el que los integrantes son capaces de motivarse e inspirarse entre ellos puede transformar verdaderamente la metodología o la estructura de una escuela o universidad. Además, pertenecer a un grupo humano positivo hace que el docente se sienta más motivado en el trabajo, y por ende pueda afrontar los desafíos con mayor ímpetu y optimismo.

 

Lee también 
» Por qué generar cursos online y gratuitos en las universidades 
» UNESCO presenta 10 consejos para motivar el acceso universal a la educación  

 

Según Elena Aguilar, experta en liderazgo y columnista del portal Edutopia, estos son los 5 aspectos que definen a un buen equipo docente.

 

1. Tiene una razón de ser

Es fundamental que el equipo docente tenga un propósito específico, una misión, y no que los una el simple hecho de ser docentes de determinado grado o disciplina. Aguilar propone el objetivo de “apoyarse mutuamente, aprender del otro e identificar estrategias para satisfacer las necesidades de los estudiantes”. Esta razón de ser debe ser explícita y clara, para que los miembros sepan por qué están asistiendo a las reuniones y no lo hagan solamente por obligación.

 

2. Ofrece un aprendizaje continuo

Una de las razones más valiosas para pertenecer a cualquier grupo humano es la de poder compartir experiencias y conocimientos en pos de un aprendizaje en conjunto. Esto es especialmente importante para quienes son educadores. Un buen equipo docente debe ser un espacio en el que los docentes puedan aprender entre ellos, plantear inquietudes y despejar sus dudas sin sentirse incómodos o amenazados.

 

3. Se favorece el debate y la discusión saludable

El conflicto es inherente a cualquier grupo de personas, en especial cuando se trata de un equipo de trabajo. Esto no quiere decir que sea algo negativo, siempre y cuando se mantenga dentro del ámbito de lo saludable y constructivo. Del desacuerdo entre dos ideas seguramente nacerá una mejor.

 

4. Existe confianza entre los miembros

Esto no quiere decir que los docentes deban ser mejores amigos y contarse sus penas y alegrías más íntimas, sino que existe el respeto mutuo suficiente para saber escucharse, interactuar y manejar los conflictos de una manera productiva y saludable.  Se incentiva que todos los miembros del equipo participen de forma equitativa y que las decisiones se tomen democráticamente.

 

5. Tiene un líder

Por más que las decisiones importantes se tomen en equipo, es fundamental que exista una figura mediadora que lidere el equipo. Este líder puede ser un individuo o un conjunto de personas, fijas o rotativas. Si no se establece un líder claro es difícil que el equipo funcione de la manera adecuada.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.