Noticias

8 técnicas para potenciar tu memoria de cara a un examen

      
Para recordar bien se requiere prestar atención al estudiar
Para recordar bien se requiere prestar atención al estudiar  |  Fuente: Shutterstock
  • Prepararse para un examen requiere de tiempo de estudio.
  • Los estudiantes pueden utilizar técnicas y trucos con los que potenciar su memoria.
  • La memoria puede trabajarse mediante diferentes recursos para asegurar un mayor rendimiento.

El día llegó, y con él, la oportunidad de demostrar todo lo que aprendiste durante estas semanas de estudio. El día del examen es el momento ideal para dejarle saber a tu profesor que aprendiste  la lección, y para demostrarte a ti mismo que todo el esfuerzo no ha sido en vano.

A pesar de que llevas semanas preparándote, cuando el día llega los conocimientos no parecen querer salir de tu mente y plasmarse en la hoja. Todo lo que creías recordar ahora se desvanece y te deja con la mente en blanco.

¿Qué falló? ¿No estudiaste lo suficiente? Pero llevas varias semanas estudiando todos los apuntes y libros que tenías delante... ¿Por qué falla tu memoria justo cuando más la necesitas?

Probablemente, la respuesta será la técnica que utilizaste para estudiar. O mejor dicho, la falta de una técnica.

Gran parte de los estudiantes de todo el mundo preparan pruebas y exámenes sin una técnica en concreto. Simplemente se sientan delante de sus apuntes y leen tanto como pueden antes del día del examen, como si la cantidad de tiempo dedicado a leer lograra hacer una diferencia en la forma en que se recuerdan los conocimientos.

Lo cierto es que, esta ingesta masiva de conocimientos no es otra cosa que un gran error. Para estudiar correctamente se requiere de un sistema, de técnicas concretas y probadas científicamente para incentivar determinadas áreas del cerebro y así potenciar la memoria.

¿Tienes un examen por delante? Usa estas 8 técnicas con las que podrás potenciar tu memoria y asegurarte de no fallar al momento de recordar todo:

1) Organiza el espacio

No es necesario que seas un experto en feng shui para lograr crear un espacio de trabajo óptimo, pero debes saber que organizar el espacio es también una forma de organizar la mente.

En lugar de tener un escritorio desorganizado, lleno de notas por doquier, libros de todo tipo y apuntes sueltos, procura tener todo en orden. Lo mejor es separar los contenidos de tal modo en que puedas leerlos de forma progresiva.

2) Notas musicales

A todos nos resulta sencillo recordar letras de canciones, por lo que esta técnica  se enfoca precisamente en este tipo de elementos para potenciar la memoria.

Cuando una cadena de información es difícil de retener, una buena medida puede ser crear una canción o melodía que contemple esta información y sea fácil de retener. Cantándola una y otra vez los conceptos pueden fijarse, y de este modo, se los recordará casi sin darse cuenta.

3)  Asociación con fotografías

La memoria fotográfica puede ser innata, pero al mismo tiempo, puede ejercitarse asociando imágenes con conceptos e intentando recordar los segundos mediante las primeras.

¿No sabes qué estudiar?

Encuentra la carrera adecuada para ti

4) Conceptos mnemónicos

El concepto de mnemónico en Informática se utiliza para sustituir una palabra o función con un código de operación. Al usarse para retener información, los conceptos mnemónicos emplean el mismo sistema.

Mediante esta técnica se traduce la información que se desea recordar a un lenguaje alternativo que sea más fácil de recordar. Por ejemplo, usar las primeras letras de las palabras que se quiere recordar y con ellas crear una frase original y más sencilla, que se pueda descomponer durante el examen y dar lugar al concepto que se deseaba recordar.

5) Rimas

Esta técnica es similar a la anterior, pero algo más sencilla y entretenida. Consiste, simplemente, en utilizar conceptos y frases breves para crear una rima que luego se memoriza y de este modo facilita el aprendizaje de conceptos y a su vez la asociación que estos tienen.

6) Método de loci

Este método es usado para poder memorizar grandes cantidades de información centrándose en la imaginación.

Para aplicarlo se debe imaginar un edificio de forma detallada, repasando mentalmente los elementos de cada habitación. A cada elemento imaginario se debe asociar uno de los conceptos que se desea estudiar, y luego dedicar un tiempo prudencial a recordar esa asociación de objeto o detalle con información.

En el momento del examen, recordar los elementos de dicho edificio generará el recuerdo de los conceptos memorizados.

7) Crear una historia

Las historias son poderosas porque presentan una encadenación de acontecimientos que se hace difícil de olvidar. Aprovechar esta realidad puede ser un verdadero beneficio para los estudiantes, pues prácticamente toda información puede convertirse en una historia.

Deja que tu imaginación vuele y asocia conceptos a personajes ficticios para luego unirlos entre sí en torno a una serie de acontecimientos.

8) Experimenta

No te quedes simplemente con lo que lees, busca experimentarlo o vivirlo de alguna forma para que el recuerdo sea más latente y claro.

Esto no quiere decir que debas recrear una guerra para aprender historia, pero puedes ir a un museo, ver películas que la recreen, observar fotografías del hecho en cuestión, recurrir a vídeos y todo tipo de recursos multimedia que te hagan sentir más cerca del hecho. Lo importante, a fin de cuentas, es que rompas esa distancia que te separa de lo que estudias.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.