Noticias

¿Cómo serán los espacios educativos del futuro?

      
En algunos puntos, estos serán opuestos a las aulas actuales
En algunos puntos, estos serán opuestos a las aulas actuales  |  Fuente: Shutterstock
  • Los entornos de formación inciden de forma directa en la calidad de la misma.
  • Responsables de centros educativos y docentes deben ajustar sus prácticas a los requerimientos de la formación para el futuro.
  • Los espacios para el trabajo en equipo y la libre circulación se imponen como tendencias a nivel universitario.

De acuerdo a la concepción tradicional, una Universidad se constituye como un espacio con un determinado número de aulas de clase y espacios que contribuyen al aprendizaje. Laboratorios, bibliotecas y salas de conferencia se presentan como los clásicos componentes de este tipo de instituciones.

En dicha concepción, el aula se organiza de forma en que el docente pueda colocarse de frente a los alumnos, quienes sentados en pupitres ubicados de forma paralela escuchan la lección. Es decir, el mobiliario y su orientación contribuyen al modelo de enseñanza tradicional en el que el docente se presenta como el emisor de la información y el estudiante como un simple receptor.

Con la llegada de las nuevas tecnologías, sus posibilidades en la educación y el surgimiento de diversas tendencias educativas motivadas por las TIC, esta concepción ha recibido fuertes cuestionamientos. A causa de ello, expertos de todas las nacionalidades señalan al cambio en la organización de los espacios como una consecuencia necesaria del cambio de mentalidad.

De hecho, una serie de investigaciones han apoyado la idea de que el ambiente de aprendizaje impacta directamente en la forma en que este estudia y, por tanto, en su rendimiento académico.

Universidades de todo el mundo han comenzado a trabajar en torno a esta idea, adaptando sus espacios formativos. Del análisis de dichos cambios surgen algunas tendencias marcadas que establecen cómo serán los campus, aulas y edificios del futuro.

Espacios colaborativos

En los que tanto el mobiliario como el espacio permitan el trabajo en equipo, necesario en la nueva economía colaborativa hacia la que avanzan las sociedades modernas. Estos pueden encontrarse dentro de las aulas y también de manera independiente.

Una de las principales ventajas de dichos espacios es su capacidad para promover actividades colectivas como el emprendimiento.

Espacios privados

Áreas en las que los docentes puedan comunicarse con sus alumnos de forma directa, ofreciendo así una evaluación personalizada sobre su desempeño.

Aulas tecnológicas

Equipadas con dispositivos de Realidad Virtual que permitan un aprendizaje inmersivo, proyectores y pantallas en las que compartir información multimedia. De este modo, se fomenta la autonomía de los estudiantes.

Además, a nivel internacional se presenta una creciente tendencia a fomentar la inclusión en las aulas, tanto para alumnos con discapacidades físicas como para aquellos que poseen discapacidades intelectuales. Así, se incrementan los espacios accesibles mediante rampas y ascensores adecuados, y el uso de la tecnología de asistencia.

Este tipo de tendencias comienzan a evidenciarse con mayor rapidez en las universidades de mayor poder adquisitivo y concurrencia de estudiantes. Sin embargo, poco a poco comenzarán a extenderse a centros formativos de todo el mundo.

 

3 formas en las que la Universidad contribuye al Medio Ambiente

Infografía: 3 formas en las que la Universidad contribuye al Medio Ambiente

La investigación y la docencia convierten a la Universidad es un actor importante en la búsqueda del desarrollo sostenible, pero no son sus únicas herramientas.

Regístrate y descubre la importancia de la Universidad en la sociedad



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.