Noticias

Prepárate para la búsqueda de hospedaje

      
Fuente: Shutterstock

Ante el comienzo de un nuevo semestre universitario, los estudiantes encaran diferentes retos: seleccionar cursos, comprar materiales y libros, y a otros, se les suma la búsqueda de hospedaje

Este proceso suele ser complejo, y si no se tiene un punto de partida, puede ser hasta fastidioso. Pero no hay que alarmarse, aquí te brindamos unos consejos para hacer de esta odisea una más llevadera. 

Lo primero que debes hacer es precisar el presupuesto para esta nueva etapa; tomando en consideración los gastos básicos de renta, comida y servicios de agua, luz e Internet. Una vez establecida la cantidad, podrás continuar con el siguiente paso: identificar si deseas o te conviene compartir la nueva vivienda con un roommate. 

Esa decisión traerá consigo una serie de ventajas y retos, que discutiremos más adelante. Pero es pertinente entender antes de seguir que si acoges la idea, las próximas decisiones deberán ser consultadas por todos los miembros. 

Hay varias alternativas al momento de buscar el espacio ideal: estudios, apartamentos, pisos compartidos y residencias universitarias (dependiendo de la institución). En esta fase debes explorar varias cosas: la comodidad y el tamaño; el costo; las políticas del contrato; si está amueblado y con enseres; si posee estacionamiento y la cercanía a la institución universitaria y el lugar de trabajo

Mientras eres estudiante universitario, el tiempo es limitado, así que calcula cuánto tardarías en llegar de un lugar a otro, con o sin tráfico, y los servicios de transporte públicos disponibles. Recuerda que tener un vehículo propio conlleva gastos adicionales de gasolina, mantenimiento y estacionamiento. Como alternativa, te recomendamos el uso de bicicletas como medio de transporte, por sus beneficios a la salud y el ahorro económico que representa. 

Retomemos el tema de los roommates. Para muchos, compartir el hospedaje resulta en una buena experiencia, de la cual surgen amistades para toda la vida. Mientras que para otros, mejor ni hablemos de eso. Pero no seamos pesimistas, llegar a unos acuerdos que beneficien a todos y todas por igual minimizará los malentendidos. 

 

Aquí te damos 8 consejos para lograr una buena convivencia:

1. Escoge un roommate responsable

No escojas a la primera persona que aparezca; también recuerda que un familiar o amigo no es siempre la mejor opción, evalúa tus alternativas.

2. Paga a tiempo

Quedar mal al momento de pagarpuede traer problemas entre los residentes y el dueño del hogar, evítalo.

3. Espacio personal

Vivir bajo el mismo techo no significa estar todo el tiempo juntos, dense un respiro.

4. Privacidad

No traspases la línea de confianza, ni tomes nada sin permiso, pregunta siempre.

5. Limpieza

Establezcan desde el primer día cómo se dividirán las labores de limpieza, y llévenlas a cabo; pueden ser flexibles, pero no desconsiderados.

6. Respeta los horarios

No interrumpan los periodos de sueño y estudio, comuníquense.

7. Visitas

Coordinen horarios de visitas o comunique que hay otra persona.

8. Comida

Compra tus propios alimentos o realicen la compra juntos. Regla básica: si uno cocina para ambos, el otro friega.

 

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.