Noticias

WhatsApp para fines educativos: recomendaciones para docentes y estudiantes

      
Fuente: Shutterstock

WhatsApp es una aplicación prácticamente irremplazable en la vida cotidiana de las personas en gran parte del mundo, debido a su sencillez y sus posibilidades comunicativas, las cuales pueden trasladarse al campo de la educación. Tanto si eres estudiante como docente, elaboramos una guía que te ayudará a estudiar con WhatsApp y salvar todos tus exámenes, o implementar la app para generar contenidos de aula y facilitar la comunicación con alumnos, así como incluir a sus padres. Busca tu lugar en estos consejos y ¡empléalos!


Lee también 
Docentes: cómo utilizar Pokemon Go para captar la atención de los estudiantes
Las 6 aplicaciones que facilitan la vida del estudiante
Docentes: 6 consejos para una educación efectiva



Recomendaciones para estudiantes

Aprovechar la tecnología para estudiar dependerá de tu conducta: ¿eres capaz de mantenerte concentrado o te dispersarás con el primer mensaje que haga vibrar tu teléfono? Lo primero que necesitas es priorizar tus objetivos, silenciando las conversaciones de WhatsApp que tengan más repercusión en tu lista de chat o mentalizándote para ignorarlas hasta que finalices tus horas de estudio.

Tratándose de una app de mensajería, WhatsApp no es un generador de conocimiento en sí mismo, pero puede convertirse en tu mejor aliado para coordinar equipos de estudio, aclarar dudas y guiarte como un tutor virtual. Para lograrlo, deberás crear uno o varios grupos de WhatsApp que se ajuste a ciertas características expuestas por el blog Universidades Costa Rica.

Consideraciones a la hora de crear un grupo de estudio en WhatsApp 

1. Define el grado de formalidad

Es distinto hacer un grupo de estudio con amigos o compañeros conocidos que incluir docentes o personas a quienes tratas con poca frecuencia. El lenguaje empleado variará e incluso la manera de compartir conocimiento será diferente. La importancia de definir qué tipo de grupo será, radica en los malentendidos o incomodidades que puedan surgir a raíz de un grupo cuyos términos de uso no se establecieron.

2. Selecciona a sus integrantes

La aplicación permite agregar a cualquier persona que forme parte de tu lista de contactos. Sin embargo, no todos los contactos relacionados con el examen que rendirás o el trabajo que presentarás estarán dispuestos a participar. Piensa a quiénes les interesaría ser miembros de tu grupo y qué le aportarían al resto, de esta manera se conservará la finalidad inicial: estudiar.

3. Menos es más

La participación es clave para que el grupo cumpla su cometido, sin embargo, una cantidad exagerada de integrantes desviará la atención del tópico principal. Es conveniente incluir a personas comprometidas que realmente aporten al grupo y estén estrechamente ligadas con el tema que se trata.

4. Mantén el leitmotiv

Un grupo de estudio no funciona si cada integrante cuenta qué hizo el fin de semana o cuántas materias está preparando al mismo tiempo. Procura que cada miembro realice intervenciones precisas sobre la duda o el aporte que desea compartir con el resto. Evitarás generar confusión en la lectura del mensaje, todos podrán comprenderlo e incorporarlo y los datos importantes no se perderán en una conversación eterna sobre temas poco o nada vinculados con el grupo de estudio.

5. Utiliza distintos recursos

WhatsApp permite la divulgación de textos, pero también de imágenes, videos, sonido y artículos de internet enlazados. Aprovecha estas facilidades para enriquecer el grupo con materiales en diferentes formatos que complementen una pregunta o respuesta. Los audios por ejemplo, ahorran tiempo de escritura así como espacio de conversación para buscar mensajes anteriores. Cuántos más recursos empleen, mayores serán los beneficios para todos.

6. Envía mensajes cortos

La mensajería instantánea se creó para comunicar de manera rápida y directa, por lo que si escribes extensamente, grabas un audio interminable o mandas un video largo, el resto del grupo no llegará al final del mensaje, incluso puede suceder que su móvil no acepte el peso de los archivos enviados. En el caso de la escritura, ocuparás un importante espacio físico en la pantalla que dispersará el contenido publicado anteriormente.


7. Aprovecha WhatsApp Web

Aprovecha la comodidad de WhatsApp Web para trabajar desde tu computadora y enviar capturas de pantalla, documentos y compartir enlace.



Recomendaciones para docentes

WhatsApp es una de las pocas apps que brinda el control total al usuario, ya que se trata de un sistema de mensajería basado en la comunicación humana mediante diferentes vías: imágenes, videos, enlaces, documentos, sonidos y textos. Válete de su capacidad para manejar distintos formatos que se ordenan según tus indicaciones y mejora la comunicación con tus estudiantes y sus familias.

Incentivarás un vínculo diario de comunicaciónque genere sentido de pertenencia en tu pequeña comunidad educativa. Acompañar el proceso de enseñanza-aprendizaje con las nuevas tecnologías es una forma de captar la atención e interés de los estudiantes, que se verán fácilmente involucrados con las actividades que propongas mediante esta vía, según establece el sitio WhatsAppfor.org.

Cómo aplicar WhatsApp en el aula

1. Crea grupos de estudio

Funcionarán como consultas virtuales para los estudiantes. Cada uno expresará sus dudas escribiendo al grupo o contestará la pregunta de un compañero, retroalimentándose de manera tal que una misma respuesta aclare la confusión de varios. Si se trata de una duda recurrente, podrán releer la contestación textual. Para conseguir una amplia participación en el grupo, innova enviado un par de interrogantes por esta vía que deberán resolver entre todos a modo de foro.

2. Perpetúa el contacto con los estudiantes

El proceso enseñanza-aprendizaje es constante y nos acompaña toda la vida. Visibilízalo manteniendo el contacto con los estudiantes cuando hayan abandonado el aula. Los grupos de estudio serán un referente al cual acudir para desarrollar las tareas domiciliarias, encontrar tips útiles para estudiar o simplemente comentar una situación que sucedió en clase. Una buena idea es crear distintos grupos según tema o finalidad para mantener la coherencia en cada uno.

3. Elabora lecciones de audio

Graba una lección original o una versión propuesta en el libro de estudio para que llegue a todos los estudiantes. Podrán escucharla cuantas veces deseen para retener los detalles y hasta resolverla mediante otro audio, si la naturaleza del ejercicio lo admite. Los estudiantes escucharán las contestaciones de sus compañeros, obligándose a ser originales para no repetir las intervenciones del resto, que están disponibles para escuchar reiteradamente. Intercambiarán ideas y hasta puedes premiar a los primeros que cumplan con la propuesta eficientemente.

4. Emplea recursos visuales

En la sociedad del conocimiento y la imagen, es trascendental emplear videos, gráficas y fotos que ilustren un concepto abstracto o aporten información sobre un tema. Los niños y adolescentes son fuertemente incentivados a relacionarse mediante imágenes creadas con las nuevas tecnologías, así que intervenciones de este tipo serán bien recibidas. Los datos que se aprecian visualmente son más fáciles de digerir, aprovecha la situación para acompañar los mensajes gráficos con propuestas didácticas.

5. Expande las fuentes

La implementación de recursos en distintos formatos es una manera de extender las fuentes de información, como también lo es un listado de enlaces bibliográficos enviados por este medio. Los estudiantes solo deberán ingresar a cada enlace para obtener datos de un artículo o incluso descargar un libro. De esta manera, te asegurarás de que todos accedan a los materiales necesarios para participar activamente en las horas de clase.

6. Permanece en comunicación con los padres

Cuando se trata con niños y adolescentes, es fundamental conocer el entorno familiar para comprender las actitudes de los estudiantes y apoyarlos en su proceso educativo de forma personalizada. Muchas veces los horarios de trabajo de los padres impiden su presencia en los colegios, pero un mensaje de WhastApp puede responderse fácilmente desde cualquier lugar del mundo. Utilízalo para dialogar con los padres sobre un comportamiento extraño que tuvo el alumno en clase o comunicarles que no está realizando las tareas domiciliarias asignadas, así como para alagar una intervención interesante de su hijo o una buena actitud hacia otro compañero. Generarás un vínculo de confianza que te permitirá atender mejor a los requerimientos de cada estudiante.




Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.