Noticias

Qué hacer si te arrepientes de la carrera elegida

      
Fuente: Shutterstock

Si estás cursando una carrera que no colma tus expectativas es probable que consideres cambiarte de programa, pero llevas mucho dinero invertido, meses o años de tu vida dedicados y hasta una mudanza, lo que produce frustración. Te aterra explicarles a tus amigos y familiares que no quieres pasar el resto de tu vida trabajando de lo que estudias y quizá hasta te sientas solo en esta confusión. Sin embargo, una encuesta de Which? University demostró que es una situación frecuente entre estudiantes universitarios. Te invitamos a descubrir las razones más comunes a la hora de arrepentirse sobre la elección de una carrera y los aspectos que debes tener en cuenta antes tomar una decisión.


Lee también

12 recomendaciones para facilitar el pasaje de la secundaria a la universidad
Qué estudiar: claves para elegir una carrera universitaria
¿No sabes qué estudiar? Averígualo con nuestro Test de Orientación Profesional



Resultados de encuesta sobre arrepentimientos en la elección de una carrera universitaria

Una investigación del portal Which? University arrojó que el 26% de los millenials en una muestra de 1000 estudiantes ingleses, cambió de carrera dentro de los primeros cinco años posteriores a egresar de la educación secundaria. El 41% de los estudiantes avanzados desearían haber obtenido más información de las materias de su nivel y el 28% directamente se arrepiente de su elección.  Por otra parte, el 30% se siente decepcionado de los consejos que tomaron antes de iniciar la carrera porque no contenían información completa.


Fallos en la elección de una carrera

Aunque pueda resultar curiosa la elevada cifra de estudiantes desconformes con sus carreras habiendo tantas posibilidades de elección, la clave está en la falta de involucramiento o desconocimiento de las implicaciones de un programa determinado. Inscribirse en ingeniería porque te gustaban las matemáticas en secundaria o porque su salario es alto, no son argumentos suficientes para concluir que es tu vocación.

Frecuentemente se confunde la vocación con un hobby, cuando este último es algo que haces en tu tiempo libre para divertirte pero no esperas una remuneración a cambio porque perdería su función principal: distenderte. La presión familiar para estudiar un determinado programa es otro motivo de abandono – según dijo a Universia Argentina la psicóloga de la Universidad de Belgrano, Stella Maris Mencucci Kunica-, porque se están cumpliendo expectativas ajenas y no propias.

Por otra parte, las asignaturas que se eligen en los últimos semestres son las decisiones más importantes porque pueden afectar la percepción sobre la totalidad de la carrera. Es necesario entender claramente a qué te enfrentas cuando seleccionas una materia para evitar arrepentimientos posteriores.

En la misma nota publicada en Universia Argentina sobre los errores más comunes que cometen los jóvenes a la hora de elegir qué estudiar, la directora de Admisiones de la Universidad Torcuato Di Tella de de ese país, Laura Viglierchio, aseguró que la baja tolerancia a la frustración, la impaciencia de querer alcanzar las materias avanzadas para la que se requiere un conocimiento básico, la administración del tiempo de ocio y problemas con el hábito de estudiar, son características típicas en estudiantes que desean cambiar de carrera.


Aspectos que debes considerar antes de cambiarte de carrera

1. Posibilidades económicas

Céntrate en tu vida actual para decidir si conviene abandonar una carrera cuya matrícula ya empezaste a pagar por otra que debes empezar desde cero y sin garantías. Analiza qué tan dispuesto estás a tener que conseguir dos empleos para enfrentar tus compromisos financieros del mes, especialmente cuando debes trabajar para pagar tus estudios.

En caso de que prefieras sacrificar tu estabilidad económica para iniciar una carrera que se ajusta mejor a tus expectativas, apela a tu creatividad para financiar tus estudios universitarios. Existen muchos sitios de Internet diseñados con el objetivo de aportar dinero a estudiantes y convocatorias de becas que te ayudarán a llenar los vacíos.


2. Pros y contras

La regla máxima es continuar con tu carrera actual hasta que te involucres lo suficiente con el nuevo programa y estés seguro de apostar por el cambio. Prueba conversar con estudiantes avanzados de la opción que estás considerando, lee todo lo que esté disponible sobre la carrera, anótate en voluntariado de fin de semana en el área que deseas incursionar o utiliza las actividades extracurriculares de tu actual carrera para acercarte a la nueva.

Evalúa las ventajas y desventajas del campo antes de lanzarte, porque es sencillo idealizar algo que apenas conoces. Es fundamental entender a qué te enfrentas antes de abandonar lo que has conseguido hasta ahora: financiamiento para tu actual carrera, horas de estudio, mudanzas y las otras implicaciones de cursar una carrera.


3. Opciones en tu carrera actual

La carrera que estás cursando puede agradarte pero no te sientes completo o hay algunas asignaturas en particular que te producen rechazo. Puede que no necesites cambiarte de programa sino averiguar más sobre tus estudios actuales, las diversificaciones posibles en los últimos años, las especializaciones que puedes cursar después de graduarte o si buscas un efecto más inmediato, averigua con el coordinador qué actividades extracurriculares están disponibles.

Quizá te guste escribir pero estás inmerso en hojas de cálculo, entonces puedes ofrecerte para contribuir al boletín de tu carrera o empresa que se dedica a tu área. Existen muchas maneras de moldear tus conocimientos específicos a otro campo que también te apasiona, así que utiliza tu imaginación para encontrar esas actividades que aplican a tu área y llenan el vacío que experimentas.


La decisión de cambiar tu carrera

Recién cuando consigas formas de financiar tus nuevos estudios, estés completamente involucrado con el programa, convencido de sus ventajas y no encuentres la manera de aliviar el peso de tu actual carrera, entonces no esperes más para inscribirte y hacer lo que realmente te apasiona. Recuerda que eres tú quien trabajará en ese sector y convivirá con la carrera durante toda su vida. Es normal elegir una carrera entorno a los 18 años que no te satisfaga a los 25, pero siempre hay tiempo de remediarlo si amplías tu panorama.  

Lo más aconsejable es consultar en la universidad o centro de estudios a un psicólogo especializado en orientación para analizar cuál es la mejor opción.



Tags:
Agustina Ciancio

Agustina Ciancio

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, inclinada hacia la búsqueda de oportunidades para fomentar la ciudadanía informada.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.