Noticias

Cómo tomar apuntes en clase con el método Cornell

      
Fuente: Shutterstock

El método Cornell es una técnica de estudio para tomar apuntes en clase de manera que facilite la adquisición de datos para rendir un examen. Aunque no existe una mejor forma de tomar notas, el método Cornell permite obtener resultados inmediato cuando estudias, porque sistematiza la nueva información bajo parámetros fáciles de recordar, digerir y reproducir. Conoce cómo funciona su lógica de documentar, releer, autoevaluar, sumariar, recitar y revisar para tener éxito en tu próximo examen.



Lee también
Harvard: 6 tips para escribir mejor
3 consejos con base científica para aprender más
9 consejos para estudiar de forma eficiente




División de la hoja para tomar notas

Estudiar para un examen implica leer libros, escuchar audios, ver videos y repasar notas de clase. Es importante elegir un método de estudio o combinar varios y pegarse a ellos, de modo que los automatices y facilites el estudio previo a un examen.

La próxima vez que debas tomar nota de materiales de estudio o de lo que explican tus docentes, divide la hoja en secciones separadas por una letra i mayúscula gigante. La medida ideal de la i es de 8 pulgadas y media en un promedio de 11 pulgas de hoja en tu cuaderno, dejando 2 pulgadas y media sobre la línea superior y la misma distancia bajo la línea inferior.

Sobre la línea superior de la i mayúscula, escribirás el tema y la fecha en que viste el video, leíste un material o asististe a clase. El espacio mayor es para frases y dibujos y lo que queda bajo la línea inferior se utilizará para abreviaciones necesarias, de modo que cuando revises tus notas recuerdes qué significaban esas palabras sin sentido aparente.  

Aspectos más importantes a la hora de tomar apuntes

Antes de comenzar, mentalízate para escribir enunciados cortos, claros y precisos que eviten confusiones cuando repases tus apuntes. Estudiar sobre un material limpio, sin tachones o ideas mezcladas, es la base para incorporar la información. Recuerda dejar una línea en blanco entre enunciados para airear el texto y facilitar la lectura.

La columna izquierda en la división de tu hoja será la principal, pues allí especificarás ideas medulares, palabras claves entendidas como aquellas que con un solo vistazo te recuerdan conceptos más amplios y datos anexos; y por último, personalidades relevantes y fechas en sucedieron los acontecimientos.


Procedimiento para utilizar el método Cornell

Luego de documentar la información respetando las secciones de tu hoja, releerás tus notas de la columna derecha y agregarás ejemplos.  Focalízate en las preguntas o aspectos claves de la columna izquierda porque serán las más importantes a la hora de rendir una prueba, ya que conducirán el hilo del tema y contendrán la información más relevante. Al finalizar el video, libro, audio o clase, vuelve sobre tus notas y repasa con especial énfasis esta columna principal. Realízate preguntas sobre lo que escribiste, cuanto antes te autoevalúes, más sencillo será recordar lo importante después.

Utiliza el reverso de la página para realizar un sumario con enunciados cortos que simplifiquen la información de tu esquema. Analiza por qué un dato es relevante, cuál es su pertinencia y qué puntos conducen el leitmotiv del tópico, para recitarlo posteriormente. Apelar a la reflexión te traerá mayores beneficios que memorizar, porque las ideas se conectan entre sí y las dotarás de sentido.

El paso final es recitar en voz alta la información para adquirirla. Piensa en cómo se lo explicarías en pocas palabras a una persona que jamás escuchó hablar del tópico que estás estudiando, centrándote en las ideas principales y los detalles de apoyo que las enriquecen.


Importancia de revisar frecuentemente tus notas de clase

Idealmente, llegarás confiado al examen si cultivas el hábito de leer tus notas de clase durante diez minutos a la semana. Tu mente procesará la información que plasmaste con el método Cornell de manera sencilla, más aún cuando te acostumbres a emplearlo.

Si dispones de tiempo, puedes hacer un gran esquema a partir de todos los apuntes de clase para reducir y reemplazar datos por aquellos que realmente vale la pena esforzarse en retener. Tu último esquema compilará toda la información necesaria, de una manera práctica y amigable que te permitirá incorporarla para volcarla críticamente sobre tu examen.


Presta atención a este video que te explica cómo implementar el método Cornell.















¿Cómo fue tu experiencia utilizando el método Cornell? Cuéntanos abajo


Tags:
Agustina Ciancio

Agustina Ciancio

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, inclinada hacia la búsqueda de oportunidades para fomentar la ciudadanía informada.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.