Noticias

Trabajos universitarios: cuál es la estructura de un texto académico

           Autor: Agustina Ciancio
Fuente: Shutterstock

Los textos académicos son abordajes formales de temáticas específicas que se redactan a partir de una investigación. Su objetivo es difundir un nuevo conocimiento que se obtuvo a partir del análisis de la información utilizada. Frecuentemente se solicitan en la universidad como parte de las tareas de los estudiantes, ya sea en forma de monografías, tesis, informes o ensayos. En este artículo te enseñamos a estructurar un texto académico atendiendo a su presentación, cuerpo y cierre para que elabores un documento exitoso.


1. Presentación

Objetivo

Acaparar al destinatario dándole la impresión de que merece la pena leerlo.


Componentes

  • Título.
  • Autor/es.
  • Asignatura, grupo, facultad, universidad y fecha de entrega.
  • Índice.
  • Resumen.
  • Capítulo introductorio.
  • Agradecimientos.


El título debe ser corto, claro y generar interés en su simpleza. A continuación se proporcionan los datos sobre los autores, la asignatura para la cual se elabora el trabajo, el grupo, la facultad, la universidad correspondiente y la fecha asignada para su entrega. Por otra parte, el índice presenta el punteo de los apartados y subdivisiones que se desarrollarán.

El resumen es una síntesis concreta de todo el texto, ateniendo a los temas tratados y las conclusiones expresadas de forma clara con una extensión aproximada de media carilla. Tanto el título como el índice y el resumen otorgan una idea rápida sobre el tema que se tratará en el trabajo.

Les sigue el capítulo introductorio que puntualiza el orden de los temas, anticipando el contenido del documento. Tanto el resumen como el capítulo introductorio son las últimas partes que se redactan de todo el trabajo, porque requieren de una visión holística para cumplir su cometido.

 


2. Cuerpo

Objetivo

Reunir la información y argumentación del trabajo, siendo el elemento sustancial.

Componentes

  • Problema.
  • Objetivos generales y específicos.
  • Justificación.
  • Antecedentes.
  • Marco teórico.
  • Problema.
  • Metodología.


En primera instancia explicarás cuál es el problema que desarrollarásy los objetivos, que serán los puntos que quieres despejar yendo de los más generales a los específicos. La motivación que impulsó la elección del tema, serán razones por las cuales te inclinaste por esa opción entre todas las existentes.

Debido a que todo discurso parte de uno anterior, brindarás los antecedentes correspondientes a investigaciones anteriores, datos científicos o material relacionado a partir del cual afloró la idea de escribir sobre un tema en particular.

Es fundamental distinguir los antecedentes del marco teórico, pues este último explica la relación entre los conceptos que tomarás de los antecedentes para elaborar una hipótesis. Dicha hipótesis será una suposición sobre el tema que analizarás de manera sistematizada y objetiva para reforzarla o refutarla en las conclusiones, siguiendo una lógica de argumentación.

Los datos e ideas provistas serán analizados en distintos capítulos, siguiendo la línea de un tema por cada uno de ellos. Asimismo, es recomendable organizar los capítulos en apartados que faciliten la legibilidad del texto, ayuden a su comprensión y mantengan el leit motiv. Al final de cada capítulo o incluso en cada página, puedes poner notas al pie con estudios citados o aclaraciones que obstaculizan la lectura si se contemplaran en el texto central pero que son necesarias de realizar.

La metodología a su vez, se compone de diferentes partes que deberás especificar. La población seleccionada y características de la muestra son imprescindibles para determinar el alcance del estudio, así como los materiales utilizados, el análisis estadístico de los datos recabados y su cruzamiento.

Puedes intercalar figuras y tablas que faciliten la comprensión, siempre que sean esenciales. De lo contrario, las agregarás en los anexos en la última parte de la investigación. Recuerda agregar las fechas de cierre en cada etapa para mostrar cuándo las cumpliste y con qué fluidez se realizó el trabajo.

 


3. Cierre

Objetivo

Presentar los resultados del trabajo.

Componentes

  • Conclusiones.
  • Anexos.
  • Bibliografía.

 

Las conclusiones son recursos para organizar los documentos y expresar claramente cuáles fueron los resultados que reforzarán o refutarán la hipótesis planteada. Se redactan de manera breve, esquemática y señalan los principales hallazgos del tópico analizado. A su vez, permiten la formulación de nuevas hipótesis, abriendo las puertas para realizar otros trabajos a partir del documento final.

Los anexos presentan información complementaria que añade nuevos aspectos a la idea planteada pero que es innecesario agregar en el cuerpo, porque su falta no impide la comprensión del texto. Puede tratarse de ideas escritas, pero también material fotográfico, gráficas, planos, glosarios, figuras, tablas y otros elementos que agregan valor.

Finalmente, las fuentes incluyen la bibliografía, sitios web, artículos de prensa y otros materiales consultados para elaborar el trabajo. Se presentan como una lista alfabética o cronológica que exponen los datos completos de cada material.


Descarga gratis - Cómo elaborar un buen trabajo universitario (ebook)

Manual de normas básicas para elaborar diferentes trabajos académicos.

Ebook - Guía para presentar un buen trabajo universitario


Te puede interesar también
9 consejos para lograr una defensa de tesis exitosa
Cómo hacer una tesis (guía para descargar)



Tags:
Agustina Ciancio

Agustina Ciancio

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, inclinada hacia la búsqueda de oportunidades para fomentar la ciudadanía informada.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.