Noticias

31 formas de motivar a un equipo de trabajo

      
Fuente: Shutterstock

Las personas son el principal recurso de cualquier compañía, por lo que mantenerlas motivadas es clave para aumentar la productividad. Si eres líder de una empresa y tienes personal a tu cargo, es fundamental que apliques estos tips para motivar a un equipo de trabajo, logrando grandes resultados que beneficiarán directamente a la empresa.

Si buscas mejorar el desempeño de tu equipo, Universia ofrece charlas, talleres y seminarios de capacitación profesional para instituciones u organizaciones de todo tipo

1. Destinar un espacio físico adecuado

El espacio de trabajo debe ser cómodo, disponer de las herramientas necesarias para desarrollar las tareas con efectividad y en especial, debe estar limpio. Ningún empelado querrá trabajar en sitios donde las condiciones ambientales afectan su motivación y hasta su salud.

2. Lograr un buen ambiente

Muchos trabajadores priorizan el buen ambiente frente a la remuneración, porque la presión de trabajar diariamente en un lugar cargado de energía negativa, es intolerable para la mayoría cuando se extiende durante un tiempo. Mantén las relaciones cordiales y fomenta que suceda lo mismo entre el personal.

3. Crear un espíritu de equipo

Cada uno deberá sentirse parte de la empresa, asumiendo las responsabilidades que le competen y comprendiendo que la falla en una individualidad, representa el fracaso colectivo. De esta manera, se involucrarán con los objetivos de la firma pero también con sus propias actividades, cooperando y ayudándose mutuamente.

4. Explicar la visión corporativa

Procura que todos conozcan los objetivos de la empresa y cuáles son los medios más adecuados para cumplirlos. Lograrás fomentar la unión entre los empelados para alcanzar los cometidos de la firma.

5. Fijar metas claras

Es imprescindible que todos sepan los objetivos de una firma, pero más aún que conozcan la jerarquía. Toda compañía establece objetivos más relevantes que otros y es fundamental que los empleados sean conscientes de cuáles requieren mayor esfuerzo. De lo contrario, podrían invertir su energía en asuntos que no eran vitales y desatender otros que sí lo eran.

6. Pagar acorde a las responsabilidades

Si la fijación de salarios está en tu poder, investiga sobre el salario que ofrecen empresas de tu sector para los distintos cargos. La remuneración es trascendental para los empleados, especialmente aquellos con experiencia en su rubro. Los estudiantes o recién graduados pueden renunciar fácilmente si consiguen un empleo mejor pagado, así que no te arriesgues a perder buenos talentos.

7. Orientar al equipo

Incluso cuando las personas sean autodisciplinadas y posean la creatividad suficiente para resolver una amplia gama de problemas, ofrece tu apoyo para inspirarlos. Agradecerán contar con tu sostén para las tareas que desarrollan.

8. Evitar el aburrimiento

Un empleado aburrido es menos productivo que uno entretenido, la clave para mantener el entusiasmo es romper la rutina con desafíos interesantes. La exploración es fundamental para promover la motivación, así que permite a tus empleados crear sus propios retos.

9. Apreciar los logros

Generalmente el reconocimiento del potencial de los empleados resulta aún más bienvenido que las recompensas económicas. Expresar gratitud o halagar un trabajo que se ejecutó a la perfección, son maneras de entusiasmar al equipo.

10. Ofrecer oportunidades de crecimiento

Cuando las personas son conscientes de que todo será igual siempre, no apelarán a su máximo esfuerzo porque saben que no recibirán ventajas. Deben sentir que el trabajo bien realizado los proveerá de oportunidades para crecer a nivel personal y profesional. Si tienes la posibilidad de hacerlo, ofrece capacitación en las últimas tecnologías o cursos que profundicen en tu sector productivo. Probablemente estemos en el momento histórico que mayor valor otorgó a la formación permanente.

11. Conocer al equipo

Pasa tiempo con todos para obtener información sobre sus intereses y actitudes. Fomentarás la productividad si sabes con exactitud qué espera cada uno en relación a su trabajo, porque serás capaz de proponerles actividades ideales para sus características.

12. Identificar las cualidades personales

El crecimiento de cada uno surgirá de sus puntos fuertes, de modo que si uno de los empleados tiene una increíble habilidad para hablar en público y otro para escribir, ofréceles oportunidades para potenciar estas cualidades. Beneficiarás a la empresa con la seguridad de sus trabajadores.

13. Asistir la debilidad

Siempre habrá un área, herramienta o recurso que generen conflicto entre los trabajadores. Presta atención a las debilidades de cada uno para ayudarlos a superarlas, promoviendo actividades en las cuales puedan practicarlas hasta mejorarlas.

14. Aplicar la flexibilidad

Cada persona es distinta, por lo que necesitarán diferentes oportunidades para destacarse. Algunos brillarán individualmente y otros se potenciarán cuando trabajan en equipo, sobresaliendo o asumiendo roles de liderazgo. Sé flexible en las condiciones que brindas a unos y otros para garantizar su máximo esfuerzo.

15. Proponer tareas desafiantes

La rutina laboral puede terminar en una renuncia si se torna tediosa, monótona y limita los horizontes de lo que cada uno puede dar. El equipo estará agradecido si promueves la adquisición de nuevas habilidades mediante propuestas que desafíen sus conocimientos o competencias. Ten en cuenta que las propuestas deben ser accesibles e interesantes para cada miembro o lo vivirán como un castigo. Nunca sabrás de lo que es capaz el equipo si no empujas sus límites fuera de la zona de confort.

16. Propiciar el desarrollo de líderes

Algunos de los empleados tendrán la capacidad para liderar en el futuro cuando la marca crezca. Identifica estos talentos y ofréceles la oportunidad de tomar decisiones para probar su desempeño. Es un entrenamiento que potencia los recursos humanos.

17. Estimular el desarrollo personal

Además de los incentivos profesionales, es importante que el equipo participe de eventos o conferencias ligados con el sector productivo de tu compañía. Recibirán herramientas para desempeñar mejor sus tareas y sentirán que están aportando a su carrera. Bríndales recomendaciones por fuera de la empresa para enriquecerlos, se reflejará en su trabajo.

18. Realizar sesiones de brainstorming

El aporte de cada uno es relevante para mantener la cohesión del equipoy las nuevas ideas refrescan a la empresa. Las lluvias de ideas deben realizarse con frecuencia para incentivar la creación de metas y propiciar la innovación.

19. Omitir reuniones inútiles

La pertinencia de una reunión es directamente su razón de ser. Cuando un tema puede resolverse por otra vía, es innecesario convocar a un encuentro que entorpece el trabajo de todos. Las reuniones deben tener objetivos claros e importantes que no podrían solucionarse sin la participación de las personas solicitadas.


20. Mantener la comunicación con el equipo

Comunicarte con los empelados frecuentemente te ayudará a comprender sus dudas o preocupaciones para resolverlas y obtener un buen ambiente de trabajo que los incentive a dar lo mejor de sí. Pregunta, responde y soluciona todo lo que esté a tu alcance. No solo mantendrás contentos a tus empleados, sino que descubrirás nuevas maneras de organizar las labores.

21. Brindar apoyo

Evalúa las nuevas ideas para empoderar a los empleados, haciéndoles sentir que su opinión se tiene en cuenta. Adicionalmente, podrías ganar un beneficio para la compañía si la idea resultara rentable. La oportunidad de tomar la iniciativa es importante para los empleados que buscan crecimiento profesional. Sé amable incluso cuando no estés de acuerdo con una propuesta, la amabilidad es el arma del líder para impulsar al equipo.

22. Eliminar el micromanaging

Después de sentar las bases sobre nuevos objetivos que vayan surgiendo y que todos tengan claro su rol en el cumplimiento de los mismos, permite que los empleados realicen sus tareas sin estar sobre su hombro continuamente. La revisión constante transmitirá la sensación de desconfianza, generando incomodidad entre cada integrante.

23. Tomar los errores como lecciones

Castigar a quienes cometen errores honestos es un pésimo sistema de aprendizaje porque fomenta el miedo, la incertidumbre y la linealidad del trabajo, opacando la creatividad. En cambio, compartir el error con el empleado para comprenderlo, es una lección que lo incentivará tanto a resolverlo como volverlo a intentar cuando se presente la oportunidad.

24. Entender tu propósito

El peso de la compañía recae sobre los hombros de sus líderes, por eso es importante que tengas claro tu rol y objetivos. Inspirarás confianza en el equipo, quienes se contagiarán de tu seguridad y la implementarán en sus propias tareas.

25. Dar el ejemplo

El líder debe actuar tal y como espera que lo hagan sus empleados. Evita que tus actitudes o acciones estén por debajo del nivel que esperas, de modo que demuestres el comportamiento admitido en la compañía.

26. Hacer lo que dices

Una premisa básica que funciona a nivel familiar o educativo, pero también en el mundo corporativo. Nunca prometas lo que no podés cumplir, ni expreses opiniones que van en contra de tus acciones. El respeto hacia el líder se gana, la imposición autoritaria solo logrará que pierdas unos cuantos empleados con el correr del tiempo.

27. Utilizar el conocimiento

Puedes ser el líder con mejores calidades, pero si no demuestras conocimiento perderás credibilidad. Tus opiniones deben estar fundadas y las metas que propagas siempre se sustentarán en sabes específicos del campo para el cual trabajas.

28. Tomar decisiones

Si un negocio requiere un cambio que afecta el trabajo de un empleado o incluso al propio empelado, es imprescindible que estés a la altura de tomar una decisión que vele por los intereses corporativos. Será una decisión justa y a tiempo para que sea percibida como efectividad en el desempeño de tu cargo.

29. Ser transparente

El equipo debe conocer la realidad tanto si la empresa va por excelente camino como si se avecinan tiempos difíciles. Muestra los resultados de su trabajo, comenta el estado de cumplimiento de los objetivos y explica qué papel juega la empresa en el mercado. La información logra mejores desempeños, además de que la honestidad es bien valorada.

30. Admitir una falta de respuesta

Las personas no tienen contestaciones para todo y es humanamente entendible. Por lo tanto, cuando no sepas cómo responder, simplemente dilo. Mentir no te guiará por el camino adecuado, además puedes aprovechar la oportunidad para incentivar la cooperación en la búsqueda de una solución a la problemática inicial.

31. Manifestar emociones

Ante todo, un líder es una persona al igual que el resto del equipo. Mostrarte como un robot creará distancia con los trabajadores, porque se sentirán incómodos cuando necesiten conversar contigo. El buen humor es indispensable cuando se trabaja tantas horas en el mismo lugar físico que otras personas.

 

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.