Noticias

Cómo gestionar los conflictos en el trabajo

           Autor: Agustina Ciancio
Fuente: Shutterstock

Le gestión empresarial debe resolver eficazmente los conflictos que surjan en el ambiente laboral, ya que afectan el rendimiento de los empleados y la fluidez del ritmo de trabajo, lo que puede perjudicar los objetivos de la compañía. Es inevitable que la presión y las diferencias personales generen conflictos entre compañeros de trabajo o hacia una tarea en particular, por lo cual te ofrecemos una guía práctica para promover una cultura corporativa de autogestión y eficiencia.

¿Y tú? ¿Eres empático o no?

Descúbrelo con este test gratuito

Causas del conflicto laboral

  • Escasez de recursos.
  • Desorganización.
  • Ruptura de un acuerdo.
  • Malentendido por desinformación.
  • Falta de habilidades.
  • Ambiciones personales.
  • Inestabilidad mental.
  • Discriminación.

 

Soluciones al conflicto en el trabajo

1. Desarrollar talleres

Crear espacios para resolver conflictos es una manera de capacitar al personal en el enfrentamiento de inconvenientes que surgen cotidianamente, manteniendo la continuidad del negocio que puede perjudicarse con las interrupciones. Es conveniente que durante los talleres se traten temas como negociación, mediación, prevención del bullying y grupos de gestión.


2. Agregar talleres al sistema formal

Los talleres serán una instancia más en la jornada laboral, como cualquier reunión de capacitación que efectúa la empresa. Volverlos parte del sistema formal hace que el proceso se desarrolle naturalmente y los empleados adquieran las habilidades como si se tratara de cualquier otra competencia necesaria en el mercado laboral. Además, es una manera de alentar y exigir a los trabajadores en conflicto que participen de los talleres destinados a enseñarles cómo gestionar estas asperezas.


3. Enseñar técnicas de resolución

Los empleados deben conocer las implicaciones de su rol para comprender cuáles son sus responsabilidades y apegarse a ellas, evitando que se produzcan conflictos por malentendidos o carencias de habilidades específicas. Junto a sus tareas, el trabajador debe contar con técnicas que lo ayuden a gestionar potenciales problemas que pueda tener en su trabajo. Es imprescindible nombrar a una persona para que desempeñe la función de coach en la empresa, transmitiendo buenas prácticas para lograr una fluidez en el ritmo de trabajo.


4. Centrar esfuerzos en el conflicto

La clave es focalizarse en el problema, no en las personas que generaron esta situación. Es una manera de poder analizarlo con mayor objetividad y velar por el bien de la empresa. El conflicto promueve la competencia por lo cual tendrás que ofrecer un marco positivo de resolución para aplacar las diferencias. Otro punto crucial es explorar a fondo los intereses de cada parte para determinar cómo proceder y qué camino recorrer para truncar el nacimiento de posibles situaciones adversas.


5. Ofrecer feedback

Obviar indicaciones sobre cómo alguien puede mejorar su trabajo, conduce a la frustración, el aburrimiento y la desmotivación laboral. Del mismo modo que ahorrarse las felicitaciones cuando una tarea está bien hecha, ya que conocer lo que se hace bien es un incentivo para seguir por el mismo camino.

Por otro lado, la retroalimentación negativa o vacía es incluso más infructífera que la inexistente porque crea un conflicto destructivo en el ambiente laboral. La retroalimentación adecuada permite la formulación de preguntas, las contesta, se mantiene positiva, detalla acciones y describe estados de ánimo respecto a tareas específicas o situaciones puntuales.


6. Completar registros

En toda compañía se debe completar un registro de actividades para adelantarse a los malentendidos por desinformación. Los empleados tendrán acceso a bases de datos y documentos compartidos con las indicaciones pertinentes y un panorama general de lo que se viene haciendo. Los registros requieren mantenimiento para asegurar un desempeño eficaz que permita autogestionar algunas dudas que puedan surgir.



Aspectos para tener en cuenta en la resolución de conflictos laborales

Rapidez: acciones inmediatas que eviten la propagación del conflicto.

Aviso: las partes involucradas deben ser consultadas.

Transparencia: el procedimiento de resolución será claro para todas las partes.

Sensibilidad: en el caso de disputas en un grupo de trabajadores, es importante que se resuelvan confidencialmente para no exponerlos frente a personas ajenas a al conflicto.




Tags:
Agustina Ciancio

Agustina Ciancio

Licenciada en Ciencias de la Comunicación, inclinada hacia la búsqueda de oportunidades para fomentar la ciudadanía informada.

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.