• ¿Quién eres?

Noticias

¿Cómo afrontar el favoritismo en la oficina?

      
Debe primar tu capacidad para trabajar en equipo y tratar a todos tus compañeros por igual
Debe primar tu capacidad para trabajar en equipo y tratar a todos tus compañeros por igual
  • El favoritismo por parte de los jefes puede provocar que los empleados desarrollen su trabajo en un ambiente laboral tóxico y algo insano.
  • Es difícil enfrentarse a esta situación, pero te damos algunos consejos profesionales para que aprendas a lidiar con ello.
  • Recuerda que tanto si estás a la cola, como si eres el favorito, la situación puede cambiar y lo importante es tratar a todos, como te gustarían que te trataran a ti.

A lo largo de nuestra carrera profesional, sobre todo si cambiamos de puesto de trabajo y empresa en más de una ocasión, nos enfrentaremos a ambientes laborales, compañeros y jefes muy diferentes.

Estas experiencias son muy enriquecedoras en el plano personal y profesional, pero también pueden llevarnos a vivir situaciones algo peculiares o tener que enfrentarnos a políticas empresariales algo insanas o poco éticas.

Es el caso de vernos en la situación de tener un trabajo, donde el jefe aplique favoritismos entre sus empleados y haga claras diferencias de trato entre los diversos compañeros.

¿Cómo debemos de actuar ante el favoritismo en el trabajo?

Hay ocasiones, en el que los jefes pueden mostrar cierto trato de favor hacia ciertos empleados, ya sea porque perciben que estos obtienen mayor rendimiento o porque les une cierta afinidad.

Es importante saber por qué alguien es considerado como el favorito del jefe, si puede afectar a nuestro trabajo y si es un factor determinante para acceder a un ascenso o evolucionar en la empresa.

De lo que no cabe duda, es que este tipo de comportamientos pueden enrarecer el ambiente laboral y causar ciertos conflictos o competencias insanas entre los compañeros.

Es una situación que te viene dada y, por tanto, es difícil de cambiar. Pero sí que puedes aprender a comportarte en ese ambiente y, ante todo, saber actuar con profesionalidad y respeto.

Si tú eres el favorito

Enhorabuena, has conseguido una situación privilegiada frente al resto, pero no te confíes.

Si has logrado el puesto por tu profesionalidad y buenos resultados, no temas defender tu puesto y demostrar que te lo mereces.

Esto tampoco debe convertirte en una persona altiva frente a tus compañeros, sino todo lo contrario, muéstrate abierto a ayudarles y a compartir tu visión.

Recuerda que la competencia es buena, mientras sea sana. Y si el favoritismo se basa en los logros, puedes perder tu privilegio en cualquier momento y debes de esforzarte por seguir en cabeza.

¿Conoces cuáles serán las profesiones del futuro?

Encuéntralas en un solo lugar

Si no eres el favorito

No te lo tomes como algo personal y observa a tu compañero de cerca.

Intenta aprender de su trabajo e identificar por qué su trabajo está mejor valorado o cómo consigue mejores resultados.

Es sano que tengas ambición por ser el favorito, pero no debes de actuar con recelo o envidia ante el compañero privilegiado.

Cuando se trata de factores subjetivos

Si las razones del favoritismo no se atañen a hechos profesionales y a logros en el trabajo, la situación puede ser más complicada.

Si recibes un trato de favor, no te aproveches de ello, ni te lo tomes como una manera de abusar de tus compañeros o de librarte de ciertas tareas. Sé empático, respetuoso y profesional.

Si eres del montón, aprende a trabajar en un ambiente laboral poco profesional, pero no dejes que afecte a tu trabajo. Mantén una actitud positiva y conciliadora y estudia el buscar nuevos proyectos, donde te sientas más valorado y satisfecho.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.