Thursday :: 24 / 04 / 2014

Además BLOGS | ENCUESTAS | REGISTRO | FOROS | TRADUCTOR | MAPA DEL SITIO

Noticia

La vigencia de la educación vocacional

Actualmente son muchos los estudiantes que optan por la enseñanza vocacional para dirigir su vida profesional, ya sea mientras cursan la escuela superior o posteriormente en algún instituto.


Imprimir Imprimir Enviar a un amigo Enviar PDF PDF Traducir Traducir

Por Penélope Castellanos
Practicante, Escuela de Comunicación
UPR Río Piedras

La educación vocacional, a diferencia de la educación superior que ofrece un bachillerato o educación destinada a obtener un grado universitario, consta de cursos que adiestran al estudiante en un oficio, habilitándolo para el mundo laboral. Con esta formación existen muchas posibilidades que van desde trabajar en una empresa hasta crear un negocio propio.

En nuestro País existen muchas dudas y mitos sobre esta enseñanza, de la cual se llega a pensar que no ofrece lo necesario para competir en un ambiente donde cada vez se exige más educación universitaria. Muchos se cuestionan a su vez, si tiene vigencia. Pero este no es el caso la mayoría de las veces, pues simplemente cada tipo de educación tiene su público.

Estos mitos contrastan cada vez más con la realidad, pues las agencias encargadas de regular las instituciones que imparten este tipo de educación como el Departamento de Educación (DE) y el Consejo General de Educación, se encuentran en una etapa de revisión del currículo para así atemperarse con las necesidades del mercado para complementar las destrezas académicas con las ocupacionales.

"La educación postsecundaria continuará sustituyendo la preparación básica de diploma de escuela superior como requisito mínimo para un empleo satisfactorio. Las carreras en el campo profesional, que requieren preparación en ocupaciones específicas, continuarán en movimiento ascendente", explicó la doctora Amalia Llabrés de Charneco, presidenta del Consejo General de Educación, en un artículo publicado recientemente en un rotativo del País.

Si bien es cierto que muchos de los estudiantes optan por esta preparación por falta de recursos económicos, algunos encuentran el ambiente y el estilo de estas instituciones más de su agrado y otros lo ven como una herramienta para luego cursar estudios superiores.

Este fue el caso de Lorelei Castellanos-Cruz quien se graduó de la Escuela Técnica Vocacional Carlos F Daniels de Carolina en 1996. Castellanos estudió Asistente de Contabilidad mientras cursaba la escuela superior para luego realizar su bachillerato en Contabilidad en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

"La escuela vocacional me ayudó mucho en mis estudios universitarios pues cuando llegué a la universidad ya tenía una base de lo que iba a estudiar y en cierto modo tenía esa ventaja sobre mis compañeros", expresó la egresada de la UPR desde el 2001.

Pero el caso de Lorelei no es la regla. Muchos de los que ingresan a los institutos o escuelas vocacionales lo hacen en su búsqueda de una manera rápida de conseguir ingresos sin tener que asistir a los "grandes" centros universitarios. Sin embargo esto no significa que la educación que reciban sea una de menos calidad.

El DE cuenta con cuatro institutos tecnológicos y postsecundarios que otorgan certificados ocupacionales con un porcentaje de reclutamiento de hasta 50 por ciento en áreas como Alta Tecnología. "Ahora mismo la Escuela Vocacional Miguel Such es la única autorizada por la FCA para impartir los cursos de Mecánica de Aviación y nuestros estudiantes realizan sus prácticas en las aerolíneas comerciales, en donde se les exige 300 horas de práctica. También, los alumnos de la escuela de Troquelaría y Herramentaje son bien solicitados por las compañías", comentó por su parte Carmen Migdalia González, ayudante del secretario del Programa de Educación Vocacional y Técnico del DE.

En Puerto Rico existen alrededor de 366 institutos vocacionales que ofrecen cursos de Agricultura, Educación Comercial, Economía Doméstica, ocupaciones relacionadas con la Salud, Distribución y Mercadeo y Educación Técnica, entre otros. Los mismos sirven a una matricula de aproximadamente 54,187 estudiantes.

"A estas instituciones mayormente vienen estudiantes de bajos ingresos que no pueden sufragar estudiar en una universidad", explicó Mario Durón, director administrativo de la Escuela Tecnológica y Vocacional de Carolina. "Cuentan a su vez con algunas ayudas económicas, en algunos casos con la Beca Pell o con becas de fondos municipales o consorcios", añadió.

La mayoría de estas instituciones ofrecen además servicios de orientación y búsqueda de empleo, lo que facilita la integración del graduado al mundo laboral. Al realizar sus prácticas, los estudiantes, entran en contacto con tecnologías que a lo mejor en la escuela no encuentran y así complementan su educación.

González añadió que a pesar de la limitación de fondos la educación vocacional en Puerto Rico está muy bien situada pues en comparación con otros países ". La oferta es más diversa y tenemos muchos tipos de instituciones en relación al tamaño de Puerto Rico, pero en comparación con Estados Unidos damos el máximo a pesar de la limitación de fondos".

La educación vocacional al adaptarse a las necesidades laborales y proporcionar al país con el recurso humano necesario en las destrezas ocupacionales "será lo que ayude a la economía de Puerto Rico en el futuro. Seguirá cambiando para satisfacer las necesidades del mercado de empleo" concluyó la portavoz del DE.







RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad