Wednesday :: 17 / 09 / 2014

AdemásBeevozMAPA DEL SITIO

Noticia

Ciencias Médicas exhorta a firma Directriz Anticipada sobre servicios de tratamientos de salud


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

El Programa de Adiestramiento en Geriatría de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico se convierte en promotor, por primera vez en la Isla, del Día Nacional de la Directriz Anticipada. Esto, con el fin de establecer acuerdos colaborativos entre el gobierno, las organizaciones académicas y de base comunitaria para educar a los adultos con capacidad de tomar decisiones informadas, sobre cómo indicar su voluntad a cerca de los servicios de salud que quiere recibir antes de que se convierta en paciente.

Directriz anticipada es un documento legal en el que la persona deja establecido qué opciones de servicios de salud desea en caso de sufrir de una enfermedad terminal y no poder hablar por sí mismo. "Este documento es bien importante. Es esencial hacer el trámite de antemano expresándoselo al doctor, cuando la persona está saludable, así dejar claro cuáles son sus intereses con respecto a los servicios médicos, en caso de que el paciente adquiera una condición de salud que no lo deje expresarse con claridad física o mentalmente", sostuvo la doctora Ivonne Z. Jiménez Velázquez, directora del Programa de Adiestramiento en Geriatría del RCM y precursora de esta iniciativa en la Isla.

La directriz anticipada es una decisión que se establece por escrito para que otras personas respeten la voluntad del paciente. Se conforma de dos maneras; ante un notario o ante un médico y dos testigos que éstos no estén a cargo directamente de los cuidados médicos ni sean beneficiarios de la muerte del paciente.

El internista y neumólogo de la Escuela de Medicina del RCM y experto en el tema de directrices anticipadas, José Ramírez Rivera, posee un modelo de directriz anticipada a tono con la ley local, Ley 160 de 2001 de Declaración previa de voluntad sobre tratamiento médico en caso de sufrir una condición de salud terminal o de estado vegetativo persistente, que publicará en el próximo número Boletín de la Asociación Médica de Puerto Rico. Este modelo incluye definir quién será el proxy o representante del individuo, si está dispuesto a donar órganos, si desea estar conectado a una máquina y por cuánto tiempo, entre otras cosas.

El doctor Ramírez Rivera, también presidente de la Federación de Bioética de Puerto Rico, añadió que "cualquier persona después que sea adulto puede firmar una directriz anticipada". Manifestó que "es bien importante que esas directrices estén a la mano. La persona las debe tener siempre consigo, en la cartera. No es un documento para mantenerlo en la caja fuerte, sino consigo como la licencia de conducir".

A pesar que en Estados Unidos existe esta ley desde el 1990, en Puerto Rico no hay datos suficientes. Son pocos los que han llenado sus directrices anticipadas. El rector del RCM, el neurólogo José Carlo, sostuvo que "tomar decisiones acerca de los cuidados de salud es tarea difícil aun en la mejor de las circunstancias y cuando tenemos que tomar decisiones a favor de otra persona es aún más complicado. Cada uno de nosotros tiene el derecho de dirigir nuestros proveedores de servicios de salud y familiares sobre qué es lo que queremos. Las directrices anticipadas nos dan la habilidad de documentar los tipos de servicios que deseamos o no y de nombrar a una persona que pueda hablar en nuestra representación en caso de que no podamos. Tener una directriz anticipada puede ser muy valioso para todos los adultos, independientemente de la edad o estado de salud actual".

El 16 de abril del año pasado en Estados Unidos se celebró este evento por primera vez, es una actividad reconocida por el Congreso de Estados Unidos. Como resultado, más de 250,000 personas firmaron su documento de directrices anticipadas y dejaron saber su decisión. Sin embargo, según los líderes de la National Health Care Decision Day, aun así quedan millones de personas que no lo han hecho.

En el 1990, con la ley de Auto Determinación del Paciente, el Congreso de Estados Unidos afirmó el derecho de cada ciudadano a establecer sus deseos por escrito al utilizar las directrices anticipadas. A pesar de esa ley, se estima que menos del 25% de las personas han hecho lo propio y aun no han manifestado cual es su voluntad y deseo con respecto a los servicios de salud.

Para más información sobre el 16 de abril Día Nacional de la Directriz Anticipada para decidir, discutir y hacer valer su deseo, comuníquese a la siguiente dirección electrónica www.nationalhealthcaredecisionsday.org o con el Programa de Adiestramiento en Geriatría de la Escuela de Medicina del RCM al 787 758-2525 la extensión 1184.

Fuente: Oficina de prensa y comunicaciones, Recinto de Ciencias Médicas, Universidad de Puerto Rico





Tags:

Perfil:

Área de la ciencia:



RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad