Friday :: 24 / 10 / 2014

AdemásBeevozMAPA DEL SITIO

Noticia : formación

Universitario: precaución con las instituciones que no están acreditadas

Nuestros estudios y futura carrera profesional son muy importantes. Cerciorémonos de que la universidad a la cual solicitamos sea una institución legítima de educación superior. Invertir en una educación universitaria siempre vale la pena; y en esta economía es aún más crucial.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Cuando uno invierte en un título universitario debe asegurarse de que será reconocido por los futuros empleadores

Cuando uno invierte en un título universitario debe asegurarse de que será reconocido por los futuros empleadores

Jim Montoya: "Cuando uno invierte en un título universitario, uno debe asegurarse de que será reconocido por los futuros empleadores. La acreditación es su garantía de calidad. Es lo que le hace saber al público que una universidad cumple con los estándares establecidos"

Durante su vida laboral, el trabajador promedio con un título universitario de cuatro años gana sobre 60 por ciento más que un trabajador que sólo tiene un diploma de secundaria. Cuando invertimos en algo tan importante como lo es una carrera universitaria, debemos asegurarnos de que la inversión amerite el tiempo y el dinero que se va a otorgar. Una manera de hacerlo es cerciorándose de que la universidad y el programa seleccionados estén acreditados.

 
En los Estados Unidos, a diferencia de otros países, el Departamento de Educación no acredita directamente a las universidades y los programas específicos si no que el gobierno reconoce a entidades educativas privadas, ya sean regionales o nacionales, para evaluar a los centros de enseñanza y acreditar a aquellos que ofrecen programas educativos sólidos. Hoy día, hay más de 2,100 universidades de cuatro años y más de 1,600 universidades de dos años acreditadas en los Estados Unidos.
 
“Cuando uno invierte en un título universitario, uno debe asegurarse de que será reconocido por los futuros empleadores. La acreditación es su garantía de calidad. Es lo que le hace saber al público que una universidad cumple con los estándares establecidos”, dice Jim Montoya, vicepresidente de educación superior para la organización College Board. Las agencias acreditadoras evalúan los programas académicos, la condición financiera, las instalaciones y los procedimientos administrativos de las universidades.
 
La acreditación significa:
 
• que el título que se recibirá será reconocido como un credencial académico válido por los empleadores, las facultades de posgrado y las juntas de certificación profesional;
• que se puede solicitar ayuda económica federal, pues sólo las universidades acreditadas pueden darles ayuda financiera federal a sus estudiantes;
• que sus costos de matrícula podrán calificar para deducciones y/o créditos de impuesto federal, si uno cumple con los demás requisitos;
• que los créditos universitarios recibidos podrán transferirse a otra universidad acreditada;
• que la universidad tiene un estado financiero solvente y los medios para seguir operando a la hora de darle a uno su título.
 
El futuro de un estudiante vale oro; es brillante y prometedor. Entonces, hemos visto que lo primero que debemos verificar al seleccionar una universidad es su acreditación. Si no podemos estar plenamente seguros de que el título a recibir será aceptado como un credencial válido, debemos buscar otra institución de educación superior.
 
No es difícil encontrar universidades acreditadas. Todas las que aparecen en el College Handbook de esta organización o en el buscador por internet de universidades del College Board han sido aprobadas por entidades acreditadoras regionales o nacionales y reconocidas por el Departamento de Educación de los Estados Unidos.

Edición de Pabsi González Irizarry






RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad