Friday :: 01 / 08 / 2014

AdemásBLOGS | ENCUESTAS | REGISTRO | FOROS | TRADUCTOR | MAPA DEL SITIO

Noticia : Opinión

El origen de la homosexualidad

El autor es doctor en Psicología Clínica, graduado de la Universidad Carlos Albizu (UCA). Tuvo la oportunidad de recibir la beca del 150 aniversario de Banco Santander para sus estudios graduados y asistió en representación de Puerto Rico al II Encuentro Internacional de Becarios Santander en México. Esta es la quinta de una serie de 10 columnas preparadas por el autor sobre homosexualidad.

Desde las investigaciones de Kinsey en el 1948, se ha estudiado la homosexualidad y se ha intentado descubrir su origen. La etiología de la homosexualidad podría ser uno de los temas más investigados y menos claros en las ciencias. Según Toro (2007), "la orientación sexual ha sido uno de los fenómenos más estudiados en la última década y, posiblemente, el fenómeno menos comprendido por nuestra sociedad" (p.12). 


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

La mayoría de los investigadores concuerda con que las causas de la orientación sexual homosexual son multifactoriales

Sin embargo, existen vertientes predominantes en los estudios de la orientación sexual: la que atribuye la orientación sexual a factores biológicos como la genética o los cambios hormonales y aquella que la atribuye al ambiente y la construcción de la misma por medio de la vida y experiencia de la persona. Básicamente, se reduce a "determinismo biológico vs. elección voluntaria" (Ardila, 1998, p.32). Las investigaciones sobre este tema alcanzan desde los estudios con gemelos homocigóticos criados en el mismo ambiente, los gemelos homocigóticos criados en ambientes diferentes, con gemelos dicigóticos, con hermanos, el efecto del estrés materno sobre el infante, los factores endocrinos, los factores nutricionales, los síndromes clásicos detectados en la infancia y las estructuras del cerebro (Ardila, 1998).

En investigaciones sobre factores biológicos, los autores Bailey y Pillard (1991) y Neale y Agyei (1993) encontraron que la herencia genética sólo podía explicar del 30 al 70% de la varianza en la orientación sexual en varones y hembras. Además, el estudio de Hamer, Magnuson, Hu y Pattatucci (1993) arrojó resultados similares. Este investigador identificó la región Xq28 del cromosoma X como la que muy probablemente predispone a los varones a ser homosexuales o heterosexuales.  

Además, se ha encontrado que los niveles hormonales durante el desarrollo pueden afectar la orientación sexual en la vida adulta (Mondimore, 1998). Según Ardila (1998), las investigaciones sobre las hormonas no han resultado en encontrar una diferencia entre los niveles de testosterona entre homosexuales y heterosexuales. Este autor también indica, que ciertas investigaciones han encontrado que el funcionamiento de las hormonas en las lesbianas y los gay parece ser diferente al de los heterosexuales.  

En estudios neuroanatómicos, Mondimore (1998) indica que se ha encontrado diferencia en algunas regiones neuroanatómicas y se ha encontrado que en ciertas estructuras del cerebro del homosexual se parecen más en tamaño al de la mujer que a la del hombre heterosexual. Ardila (1998) concluye que estas diferencias influyen sobre el comportamiento pero a la misma vez podrían ser factores que correlacionan y no es evidencia de causa y efecto.        

En cuanto a conductas, los homosexuales en su infancia prefieren hacer actividades típicamente asociadas a féminas como el jugar con muñecas y prefieren la compañía de otras féminas, mientras que las lesbianas prefieren juegos rudos y prefieren la compañía de otros varones (Ardila, 1998). Según este autor, este hallazgo es más típico en homosexuales más afeminados en la adultez y las lesbianas más masculinas en la adultez; pero como quiera se evidencian conductas atípicas en los homosexuales no afeminados y lesbianas no masculinas. Green (1987) apoyó este hallazgo en los homosexuales varones, ya que encontró en su estudio longitudinal que los niños afeminados en su mayoría resultaron siendo gays o bisexuales en su adultez.  

La segunda vertiente de las investigaciones indica que los factores ambientales y de aprendizaje son responsables en parte por el desarrollo de una orientación sexual homosexual.  El aprendizaje influye de diversas maneras en las personas que luego se identifican como homosexuales (Ardila, 1998).  Este autor explica el concepto de "homosexualidad circunstancial" para ilustrar como el aprendizaje influye en la conducta homosexual. Este indica que la homosexualidad circunstancial se ve en el contexto de los marineros, los prisioneros y seminaristas porque estas personas no son capaces de tener contacto con el sexo opuesto y para recibir placer sexual recurren a conductas homosexuales. Sin embargo, estas conductas no parecen perpetuarse en la vida de estas personas ya que a diferencia de los homosexuales no parecen tener la carga genética y hormonal asociada a ellos y sólo fueron comportamientos de adaptación a su medio ambiente (Ardila, 1998).

Por otro lado, los varones que se desarrollen a la adolescencia más temprano que los demás (antes de los 13 años), tienen mayor probabilidad de que sus fantasías sexuales sean con personas de su mismo sexo. Esto, según Ardila (1998), se debe a que antes de los 13 años los grupos de juego y de pares suelen ser del mismo sexo y por asociación suceden estos deseos.   

En conclusión, la mayoría de los investigadores concuerda con que las causas de la orientación sexual homosexual son multifactoriales. Es decir, la mayoría concuerda con que la etiología de la homosexualidad recae entre una interacción entre el ambiente/comportamiento, las hormonas y las cargas genéticas (Tourney, 1980; Ardila, 1998; Mondimore, 1998; Toro, 2007).  "Los nuevos descubrimientos en el estudio de la conducta indican que es imposible separar lo <<innato>> de lo <<adquirido>> o los procesos <<psicológicos>> de los <<biológicos>>" (Mondimore, 1998, p.189).  Por último, este investigador concluye que: "La complejidad de estas interacciones y la infinita variación de las experiencias humanas explican también por qué nadie ha sido capaz de descubrir la <<causa>>" de la homosexualidad (p.190).

 

Colaboraciones previas: 

Primera colaboración: Erradicando la ignorancia: información científica sobre la homosexualidad

Segunda colaboración: Definamos los conceptos de la homosexualidad

Tercera colaboración: La historia clínica de la comunidad LGBT, a grandes rasgos

Cuarta colaboración: Recopilando la historia de la comunidad LGBT en Puerto Rico

 


Fuente: Dr. Miguel Vázquez Rivera, Psy.D.





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad