text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Historiador comenta los sucesos históricos de la lucha entre Trujillo y Muñoz Marín

      
Tras más de cuarenta años de la muerte del que fuera dictador de la República Dominicana, Rafael Leonidas Trujillo, un historiador de la Universidad de Puerto Rico, el doctor Jorge Rodríguez Beruff, ha hecho una investigación minuciosa sobre la relación de este personaje caribeño con el exgobernador Luis Muñoz Marín, a quien se dice que tuvo la intención de asesinar.

Rodríguez Beruff, quien dirige el Departamento de Ciencias Sociales de la Facultad de Estudios Generales de la UPR en Río Piedras, dijo en el programa La Voz del Centro que en los papeles del FBI que se han hecho públicos, se nota una preocupación de Muñoz con su seguridad personal. De hecho, él pidió una escolta para ir a la toma de posesión de José Figueres en 1953 pero el FBI se la negó.

Indicó que después del asesinato de Trujillo, en 1961, cuando llega Ramfis Trujillo al poder, el gobierno de Puerto Rico pide una investigación sobre una alegada conjura de un equipo preparado por el Servicio de Inteligencia Militar (SIM) que supuestamente había venido a Puerto Rico para matar a Muñoz. " Logran identificar a un empleado en la Autoridad de Energía Eléctrica, que había sido entrenado en ese grupo para asesinar gente fuera de la República Dominica. El FBI investigó y supuestamente entrevistó a mucha gente en Puerto Rico y en Nueva York. Se llegó a la conclusión de que no había base para pensar de que hubo tal conjura. Pero sí hubo esa preocupación."

Según Rodríguez Beruff, Muñoz adoptó desde bien temprano en su carrera política una actitud en contra de los dictadores en América Latina. El ex gobernador relata en sus memorias que en 1923 estuvo involucrado en un movimiento contra el dictador de Venezuela, Juan Vicente Gómez y fue en esa época justamente cuando Rómulo Betancourt, siendo estudiante, comenzó a emerger como líder en Venezuela.

Por otra parte, Rodríguez Beruff señaló que Puerto Rico jugó un papel bien importante desde el principio para el exilio dominicano, que con motivo de la dictadura de Trujillo comenzó a formarse en 1930, luego de que el líder militar diera un golpe de estado en las elecciones que se celebraron ese año. Dicho exilio fue muy activo y alguna gente de ese grupo que salió en el ?30, llegó a ser cercana a Munoz Marín.

" Hay documentación bien clara de una comunicación bastante fluida entre los exilados dominicanos, sobre todo los sectores vinculados al Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y gente allegada a Muñoz, como por ejemplo, Vicente Géigel Polanco y Jaime Benítez, ya desde 1950", dijo Rodríguez Beruff, enfatizando que Muñoz tiene claramente una postura anti-trujillista, que la mantiene hasta la muerte de Trujillo y que después se convierte en una postura anti-balaguerista. Muñoz se oponía muy fuertemente a que Ramfis Trujillo y Joaquín Balaguer hicieran la transición a la democracia.

El exilio dominicano consideraba a Muñoz una persona clave y siempre hubo una comunicación bien estrecha entre ambos, con la participación de figuras como Arturo Morales Carrión, Jaime Benítez y Roberto Sánchez Vilella, expresó el historiador en La Voz del Centro. Agregó que el PRD se comenzó a fundar en el Ateneo Puertorriqueño en una reunión entre Juan Isidro Jiménez Gruñón, Enrique Cotubanamá Henríquez y Juan Bosch. Luego terminaron de fundarlo en La Habana.

"En los ?40, después que se funda el PRD, de una manera deliberada, deciden cultivar las relaciones con Muñoz, y ya para más adelante, para fines de los ?40 le dicen al exgobernador Muñoz que ellos quieren que él sea el mediador con la administración Truman, y le escriben un documento pidiéndole esa mediación", declaró textualmente el investigador.

Indicó sin embargo, que contraria a la posición de Muñoz, fue la de otro puertorriqueno, Félix Benítez Rexach, a quien se le consideró uno de los hombres de Trujillo, lo cual lo hizo una figura muy controvertida, toda vez que su familia, era opositora al régimen del dictador dominicano.

"Trujillo era una persona muy sagaz, que buscaba rodearse de profesionales capaces. Ciertamente los colocaba en una situación de subordinación por todo su estilo de manejo del poder, por el uso de la violencia, por la corrupción, a veces los humillaba, pero los trataba de integrar a su gobierno, y él reclutó a varios profesionales puertorriqueños", declaró en La Voz del Centro.

Agregó que Benítez Rexach era una de las únicas dos o tres personas que podía entrar enfangada al despacho de Trujillo, pero que posteriormente lo mandó a matar porque se le ocurrió la osadía de decirle que ya era hora de que renunciara.

Benítez Rexach jugó un papel político anti-muñocista en Puerto Rico, vinculado al independentismo, y se convirtió en una especie de agente del dictador haciendo gestiones a su favor, dijo Rodríguez Beruff. Se ha encontrado documentación de que cuando se constituyó en Puerto Rico el Comité Pro-Democracia Dominicana, hizo gestiones para que se desafiliaran los independentistas que estaban en dicho comité, en particular Gilberto Concepción de Gracia y el licenciado Toro Nazario.

No obstante, Trujillo tenía gente en todos los movimientos en Puerto Rico, con contactos por ejemplo, con el Alcalde de Ponce Andrés Grillasca quien en los informes del cónsul aparece como amigo del consulado, dijo el historiador. Agregó que Trujillo tenía un aparato de política exterior grande en Puerto Rico vinculado con la prensa. Se identifican una serie de periodistas en cada uno de los medios que eran favorables a Trujillo, y el consulado, de una manera deliberada, cada vez que el exilio trataba de publicar un manifiesto o una noticia, bloqueaba la información.

En el Programa La Voz del Centro también se dio a conocer sobre el presupuesto que destinaba Trujillo a las relaciones públicas y la forma en que Oleg Cassini, que tenía una columna social publicada en muchos diarios de Estados Unidos, resaltaba la figura de Trujillo y de la gente que lo rodeaba, como por ejemplo Porfirio Rubirosa. De hecho, fueron estas columnas de Oleg Cassini las que popularizaron el concepto de había unos polvos de una planta en la República Dominicana, Mama Juana, que le daban potencia sexual a los hombres. La venta de Mama Juana se convirtió en una industria en la República Dominicana.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.