text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Continúa Gira contra la pena de muerte

      
La Gira contra la pena de muerte que organiza la Comisión de Derechos Civiles (CDC) con la participación de Juan Meléndez, el hombre que permaneció por más de 17 años en el corredor de la muerte por un crimen que no cometió, continúa hoy con la visita al Teatro del Recinto Metropolitano de la Universidad Interamericana de Puerto Rico, a las 10:00 de la mañana.

Asimismo, a las 5:30 de la tarde, se presentará en la Sala de Facultad de la Universidad del Sagrado Corazón.

Meléndez será el orador principal de la Gira contra la pena de muerte, que celebrará la CDC en diferentes instituciones académicas alrededor de toda a Isla, durante esta semana.

"La visita de Juan Meléndez a nuestra Isla cobra mayor relevancia en momentos en que nuestro gobierno insiste en extraditar al señor Juan Martínez Cruz a Filadelfia, Pensilvania sin condicionar su extradición a que no se le aplique la pena de muerte de ser encontrado culpable por el delito que se le imputa en dicha jurisdicción. La trágica experiencia vivida por Juan Meléndez es suficiente para oponerse tenazmente a que cualquier otro ser humano corra el mismo riesgo, sea donde sea", señaló Osvaldo Burgos Pérez, director ejecutivo del organismo.

"Esperamos que esta visita de Juan Meléndez y su testimonio le sirva a nuestro gobierno para recapacitar en su determinación de apelar la sabia y valiente determinación del Tribunal de Apelaciones que sostuvo que la extradición de Juan Martínez Cruz debe estar condicionada a la no aplicación de la pena de muerte en caso de ser encontrado culpable por el delito que se le imputa en Filadelfia", agregó.

Nacido en Brooklyn y criado en Puerto Rico, Juan Meléndez fue condenado en el 1984 a la pena de muerte. Estuvo 17 años, ocho meses y un día en el corredor de la muerte del estado de Florida sin evidencia física que lo vinculara con el crimen imputado. Al ser condenado no sabía inglés y no tenía un abogado. Su sentencia a muerte fue basada sólo en el testimonio de dos testigos cuestionables.

En tres ocasiones la Corte Suprema de Florida confirmó su condena durante los procesos de apelación. Sin embargo, en septiembre del 2000, 16 años después de su condena se descubrió una trascripción de una confesión grabada del verdadero culpable del crimen quien había declarado su responsabilidad en este hecho a por lo menos dieciséis personas, una prueba definitiva que nunca fue utilizada en el proceso.

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.