text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El cambio climático y la Reserva Natural de Humacao

      
Reserva Natural de Humacao; Imagen: suministrada
Reserva Natural de Humacao; Imagen: suministrada
Muchas veces el cambio climático suele discutirse desde un punto de vista global. La realidad es que éste tendrá un impacto en los ecosistemas de Puerto Rico. Algunos científicos locales dedican su tiempo a estudiar la magnitud de este impacto. Un ejemplo lo es el joven Ricardo Colón Rivera, estudiante doctoral de Ecología y Manejo de Ecosistemas en la Universidad A&M de Texas.
 
Egresado del programa de bachillerato en Biología Marina Costanera de la Universidad de Puerto Rico en Humacao, Colón Rivera actualmente estudia el efecto del cambio climático en los humedales costeros de Puerto Rico, sobre todo en la Reserva Natural de Humacao.
 
Los humedales costeros de Puerto Rico incluyen manglares, pantanos y herbazales de agua dulce. Estos son ecosistemas muy importantes ya que son el refugio de especies importantes en las pesquerías de Puerto Rico. Además, los humedales reducen el impacto de los huracanes al proteger la costa de la marejada ciclónica y de inundaciones repentinas en zonas bajas. Debido a la siembra de azúcar y al desarrollo costero, los humedales se han reducido a una fracción de la cobertura que tenían en la Isla hace 100 años.
 
La Reserva Natural de Humacao está compuesta en su totalidad por ecosistemas costeros, de los cuales la gran mayoría son humedales. Entre estos se encuentra un pantano donde dominan árboles de la especie Pterocarpus officinalis, conocida comúnmente como el árbol "palo de pollo". La palabra pterocarpus viene del latín y significa "semillas con alas", ya que sus semillas están cubiertas con una membrana plana que ayuda en su dispersión.
 
Los árboles que estudia Ricardo son un barómetro que mide la salud del ecosistema del humedal ya que son árboles de agua dulce sensibles a la presencia de salinidad en el agua o en el suelo. Esto los expone grandemente a la amenaza de un aumento en el nivel promedio del mar, uno de los efectos más inevitables del cambio climático en Puerto Rico.
 
Por ejemplo, los modelos más conservadores indican que en el Caribe, el nivel promedio del mar va a aumentar por lo menos tres pies en los próximos 100 años. La amenaza del aumento en el nivel del mar para los humedales costeros de agua dulce es mayor aún ya que el agua salada entraría a los humedales costeros de agua dulce, cambiando los ciclos hidrológicos de los estuarios.
 
Otro efecto del cambio climático en la Reserva Natural de Humacao, según el científico, son los cambios en la frecuencia y distribución de lluvia. Un aumento en la cantidad de lluvia en los humedales costeros puede ayudarlos a reducir el impacto de la intrusión de agua salada, pero puede traer problemas como un cambio en los períodos de inundación naturales del humedal.  Por otro lado, una disminución en la lluvia crearía una sequía que también afectaría la hidrología del pantano, y por ende, sus procesos ecológicos.
 
El trabajo de investigación de Colón Rivera tiene como meta conocer los procesos hidrológicos naturales del pantano, sobre todo cuánto tiempo está inundado el humedal, cuánto tiempo le toma a un pulso de agua (como el de una tormenta) pasar por el pantano y llegar hasta el mar, y cuánto varía la intrusión de agua salada en diferentes meses del año. Sus herramientas para recolectar datos incluyen análisis de diferentes tipos de átomos en el agua y medidores de marea, salinidad, y elevación del terreno.
 
No sólo Ricardo está haciendo un trabajo científico de vanguardia en la Reserva Natural de Humacao, sino que es mentor de Natalia López, Carlos Zayas Santiago y Alejandro Santana, tres estudiantes de bachillerato del Recinto de Humacao de la UPR. Cada estudiante es el líder de su propio proyecto de investigación, los cuales incluyen estudios químicos, de bioluminiscencia y de biodiversidad de anfibios.
 
Resultados preliminares de los proyectos científicos sugieren que, contradictoriamente, cuando llueve el agua salada entra más al humedal ya que el aumento en el nivel del agua facilita que las lagunas de agua dulce se conecten con el mar. Además, notaron que los pescadores a veces abren una zanja en la arena para conectar el humedal y el mar para aumentar la presencia y diversidad de peces en el estuario. El problema con esta práctica es que el agua salada mata los árboles del bosque de Pterocarpus más cercanos al río.

Debido a su proximidad al mar, la Reserva Natural de Humacao podría ser una de las primeras víctimas del cambio climático global. La información que están obteniendo Ricardo y sus estudiantes definitivamente va a ayudar a crear modelos e hipótesis que aporten a entender qué va a ocurrir con los humedales costeros en Puerto Rico en lo que queda del siglo.

Para más información, puede acceder a www.cienciapr.org.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.