text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Docentes explican por qué a los jóvenes les cuesta conseguir empleo

      
Fuente: Universia

La problemática del desempleo juvenil no es ajena para Puerto Rico, que en el año 2013 ocupó el puesto número 26 entre los países con mayores tasas de jóvenes sin trabajo. Los jóvenes graduandos boricuas a menudo hallan extremadamente difícil encontrar un trabajo digno, es decir, con buenas condiciones laborales, acorde a lo que estudiaron y que brinden las prestaciones adecuadas. Esta situación, además de generar ansiedad y frustración en el individuo, representa un problema para la sociedad entera.

Lee también
» OIT demostró que 21.8 millones de jóvenes latinoamericanos no estudian ni trabajan
» Puerto Rico es una de las regiones con la mayor tasa de desempleo
» Cómo conseguir empleo utilizando portales digitales 

Yolanda Cordero, PhD y especialista en Administración Pública y docente de la Universidad de Puerto Rico, afirma que este desafío es en parte consecuencia de una disminución en la oferta de trabajos existente en la Isla, sobre todo de aquellos relacionados con la tecnología y farmacéutica. Además, la experta opina que dentro de la población más joven predomina la creencia de que los empleos de oficina son los únicos que valen la pena. Muchos jóvenes estudian lo mismo y luego aspiran al mismo tipo de trabajo.

La inclinación mayoritaria a los empleos de escritorio hace que la oferta en este campo sea cada vez más escasa, a la vez que se dejan de aprovechar el potencial de otros sectores como el de los oficios técnicos u otras áreas que Cordero considera que brindan grandes posibilidades de crecimiento en Puerto Rico, como el sector de cuidados a personas mayores, desarrollo de aplicaciones móviles, los profesionales de la salud y las ciencias aplicadas.

¿Buscas trabajo? Regístrate en nuestra bolsa de empleo y conoce las ofertas laborales disponibles. 

Desperdicio de talento

Cuando la búsqueda de un trabajo adecuado carece de éxito, los jóvenes se ven obligados a tomar diversos caminos. Según explica a Universia el Dr. Andrés Arias Astray, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, el recurso más frecuente es el de conformarse con empleos con salarios que no son compatibles con una vida independiente de los padres, otros pasan “directamente por la emigración a otros países en donde las condiciones laborales todavía son aceptables para personas con estudios universitarios.” Para Cordero, “se desperdicia talento que pudo haberse encaminado a otros trabajos que le podrían ofrecer mayores posibilidades de ingresos y de establecer sus negocios propios.”

Ante una problemática importante, es común preguntarse a quién se le debe atribuir la responsabilidad por este mal. Para Henry Bradford, Rector del Colegio de Estudios Superiores de Administración de Colombia, son los gobiernos los que deben “velar por promover la educación orientada a las necesidades laborales y destinar recursos a su mejoramiento”, así como “promover en las empresas la contratación de jóvenes en sus organizaciones, por medio de medidas que hagan atractivos estos procesos, ya sea en términos de reducción de costos y de flexibilización de condiciones laborales.”

Por el contrario, el Lic. Alfredo Bernádez, especialista en Recursos Humanos de la Universidad Iberoamericana de México, considera que “El mismo joven es el principal responsable de abrirse campo en el ambiente laboral, lo que el haga por sí mismo nadie lo va a hacer. Deberemos olvidar la figura de “Papá Gobierno” como el responsable de abrir brechas, los jóvenes pueden y deben abrirse camino por sí mismos, tienen las competencias y las agallas que son necesarias.”

 

¿Qué pueden hacer los jóvenes frente a esta situación?

Tanto para Arias como para Cordero, los estudios post-universitarios son una valiosa manera de destacarse y obtener una formación que los capacite para una diversidad de empleos y fomente su crecimiento profesional y personal. La catedrática boricua recomienda no optar por maestrías en la misma disciplina que el bachillerato estudiado, sino también considerar otras opciones relacionadas que amplíen la caja de herramientas del estudiante para una mayor elegibilidad.

Esto no quiere decir elegir una carrera únicamente porque se cree que esta brindará posibilidades laborales en el futuro: “Los jóvenes deben estudiar carreras acordes a sus intereses y competencias, debido a que solo así se garantiza una realización personal y se logra desarrollar una pasión en lo que se hace”, afirma Bradford.

Otro factor que puede ser determinante a la hora de hallar un trabajo digno y atractivo es la red de contactos personales con la que cuente el estudiante. Bernádez recomienda que todo estudiante debe “tener muy claro cuáles son sus competencias, fortalecerlas y hacerse experto en manejo de redes sociales como por ejemplo Linkedin.” De esta manera, el joven puede “empezar a tejer una red de referencias con amigos, conocidos e internautas”.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.