text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

5 pasos para saber si tu idea de negocios es buena

      
<p>Si la idea de convertirte en emprendedor te resulta tentadora, en esta nota te comentamos qué debes tener en cuenta antes de determinar si tu idea de negocios vale la pena.</p><p>Recuerda que <strong>Santander Universidades lanzará mañana las inscripciones para participar en el</strong>  <a href=https://www.universia.pr/elegibilidad/iv-premio-santander-innovacion-empresarial/at/1130224>IV Premio Santander a la Innovación Empresarial</a>, un concurso que te brindará la <strong>oportunidad de recibir $10,000</strong> para invertir en tu idea y llevarla a la realidad. Las iniciativas que se presenten deben ser viables económicamente y presentar una proyección de crecimiento en el mercado internacional.</p><blockquote style=text-align: center;>Del 12 de enero al 25 de marzo de 2016 podrás inscribirte <a href=https://www.universia.pr/iv-premio-santander-innovacion-empresarial/sect/1130222>aquí</a>, en la nueva edición del Premio Santander a la Innovación Empresarial </blockquote><p> </p><p><strong>1. Escríbela</strong></p><p>Si tu idea solamente habita en tu cabeza, entonces el primer paso es ponerla por escrito. No es necesario que elabores un plan de negocios detallado, sino que te tomes el tiempo de redactar de qué se trata el producto o servicio que te gustaría ofrecer, cuáles son sus pros y contras y todo lo que se te ocurra a partir de ello. De esta manera, si hay algo inconcluso, contradictorio o inviable te percatarás de ello con mayor facilidad. A su vez, una vez que comienzas a escribir, es mucho más probable que surjan nuevas ideas y posibilidades. Te sorprenderás. Si aún luego de hacer este ejercicio te sientes cómodo con tu idea, continúa por el segundo paso.</p><p> </p><p><strong>2. Determina si resuelve un problema</strong></p><p>Antes de comenzar tu emprendimiento debes plantearte, de forma sincera y objetiva, si tu idea <strong>resuelve un problema o satisface una necesidad común</strong>. No tiene por qué ser una necesidad que todo el mundo posea, pero sí debe tratarse de una dificultad o problema que enfrenta cierto grupo social, ya sea una determinada profesión, un grupo etario, quienes practican un hobby en especial, etc.</p><p>Si has logrado identificar esta necesidad, debes pensar <strong>si la solución planteada es lo suficientemente atractiva</strong> y, sobre todo, realizable. Si tu respuesta a este problema es una solución demasiado cara o complicada, es posible que los usuarios consideren que es peor el remedio que la enfermedad.</p><p>Para responder a esta pregunta, es necesario que te pongas a trabajar y realices una pequeña investigación de mercado, lo que lleva al tercer paso:</p><p> </p><p><strong>3. Determina si la gente pagará por ella</strong></p><p>Este es quizás <strong>uno de los puntos clave a la hora de comenzar un negocio</strong>: debes ofrecer un producto o servicio que atraiga clientes. Habla con personas de confianza que te digan, sinceramente, si pagarían por aquello que ofreces. Luego, consulta a desconocidos. Simplemente explícales tu idea y pregúntales si estarían dispuestos a pagar por ello. Si obtienes respuestas genuinas y positivas, es más probable que estés yendo por el buen camino.</p><p>Una buena opción es crear un producto o servicio menos ambicioso que tu idea original pero lo suficientemente viable como para empezar a ofrecerlo de inmediato. De esta manera, podrás tener un indicio acerca de si tu idea será rentable o no.</p><p> </p><p><strong>4. Investiga para saber si atraerá suficientes clientes</strong></p><p>Que a un grupo de vecinos les gusten tus sándwiches no quiere decir que sea suficiente para abrir tu propio restaurante. Es que por más que algunas personas estén dispuestas a pagar por tu producto o servicio, es necesario determinar si esta clientela será la suficiente para generar un negocio sustentable. Es en este punto donde es necesario<strong> investigar cuidadosamente el tamaño y potencial de crecimiento de tu público objetivo</strong>.</p><p> </p><p><strong>5. Reflexiona acerca de tu pasión y compromiso con la idea</strong></p><p>Ningún emprendimiento, o al menos muy pocos, alcanzan un éxito instantáneo. Por esta razón, debes ser consciente de que, si decides lanzarte por este emprendimiento, tendrás que renunciar a muchas comodidades, horas de sueño y actividades sociales para que poner en marcha tu idea. Si no amas tu idea y no estás dispuesto a cambiar tu estilo de vida, deberías pensarlo dos veces.</p><p> </p><p><span style=color: #ff0000;><strong>Lee también</strong></span><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Ser emprendedor en tiempos de crisis económica no es tarea sencilla href=https://noticias.universia.pr/cultura/noticia/2015/12/11/1134656/emprendedor-tiempos-crisis-economica-tarea-sencilla.html>» <strong>Ser emprendedor en tiempos de crisis económica no es tarea sencilla</strong></a></p>
Fuente: Shutterstock

Si la idea de convertirte en emprendedor te resulta tentadora, en esta nota te comentamos qué debes tener en cuenta antes de determinar si tu idea de negocios vale la pena.

Recuerda que Santander Universidades lanzará mañana las inscripciones para participar en el  IV Premio Santander a la Innovación Empresarial, un concurso que te brindará la oportunidad de recibir $10,000 para invertir en tu idea y llevarla a la realidad. Las iniciativas que se presenten deben ser viables económicamente y presentar una proyección de crecimiento en el mercado internacional.

Del 12 de enero al 25 de marzo de 2016 podrás inscribirte aquí, en la nueva edición del Premio Santander a la Innovación Empresarial 

 

1. Escríbela

Si tu idea solamente habita en tu cabeza, entonces el primer paso es ponerla por escrito. No es necesario que elabores un plan de negocios detallado, sino que te tomes el tiempo de redactar de qué se trata el producto o servicio que te gustaría ofrecer, cuáles son sus pros y contras y todo lo que se te ocurra a partir de ello. De esta manera, si hay algo inconcluso, contradictorio o inviable te percatarás de ello con mayor facilidad. A su vez, una vez que comienzas a escribir, es mucho más probable que surjan nuevas ideas y posibilidades. Te sorprenderás. Si aún luego de hacer este ejercicio te sientes cómodo con tu idea, continúa por el segundo paso.

 

2. Determina si resuelve un problema

Antes de comenzar tu emprendimiento debes plantearte, de forma sincera y objetiva, si tu idea resuelve un problema o satisface una necesidad común. No tiene por qué ser una necesidad que todo el mundo posea, pero sí debe tratarse de una dificultad o problema que enfrenta cierto grupo social, ya sea una determinada profesión, un grupo etario, quienes practican un hobby en especial, etc.

Si has logrado identificar esta necesidad, debes pensar si la solución planteada es lo suficientemente atractiva y, sobre todo, realizable. Si tu respuesta a este problema es una solución demasiado cara o complicada, es posible que los usuarios consideren que es peor el remedio que la enfermedad.

Para responder a esta pregunta, es necesario que te pongas a trabajar y realices una pequeña investigación de mercado, lo que lleva al tercer paso:

 

3. Determina si la gente pagará por ella

Este es quizás uno de los puntos clave a la hora de comenzar un negocio: debes ofrecer un producto o servicio que atraiga clientes. Habla con personas de confianza que te digan, sinceramente, si pagarían por aquello que ofreces. Luego, consulta a desconocidos. Simplemente explícales tu idea y pregúntales si estarían dispuestos a pagar por ello. Si obtienes respuestas genuinas y positivas, es más probable que estés yendo por el buen camino.

Una buena opción es crear un producto o servicio menos ambicioso que tu idea original pero lo suficientemente viable como para empezar a ofrecerlo de inmediato. De esta manera, podrás tener un indicio acerca de si tu idea será rentable o no.

 

4. Investiga para saber si atraerá suficientes clientes

Que a un grupo de vecinos les gusten tus sándwiches no quiere decir que sea suficiente para abrir tu propio restaurante. Es que por más que algunas personas estén dispuestas a pagar por tu producto o servicio, es necesario determinar si esta clientela será la suficiente para generar un negocio sustentable. Es en este punto donde es necesario investigar cuidadosamente el tamaño y potencial de crecimiento de tu público objetivo.

 

5. Reflexiona acerca de tu pasión y compromiso con la idea

Ningún emprendimiento, o al menos muy pocos, alcanzan un éxito instantáneo. Por esta razón, debes ser consciente de que, si decides lanzarte por este emprendimiento, tendrás que renunciar a muchas comodidades, horas de sueño y actividades sociales para que poner en marcha tu idea. Si no amas tu idea y no estás dispuesto a cambiar tu estilo de vida, deberías pensarlo dos veces.

 

Lee también
» Ser emprendedor en tiempos de crisis económica no es tarea sencilla


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.