text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista

"Muchas personas con vasta experiencia laboral quedan desempleadas y al margen de toda suerte de problemáticas socioeconómicas", señaló Mariveliz Cabán-Montalvo

      

Mariveliz Cabán-Montalvo

Decana Asociada de Ciencias Sociales en la Escuela de Ciencias Sociales, Humanidades y Comunicaciones de la Universidad Metropolitana. Posee un Doctorado en Filosofía con especialidad en Psicología de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras y una Maestría en Artes de la misma institución. 

En los últimos años las condiciones laborales de países como México, Chile, Colombia, España y Portugal han sufrido cambios negativos en las nuevas formas de contratación, flexibilidad laboral y salarios, según el documento Panorama de empleo 2015, publicado por la OCDE.Además, a nivel iberoamericano, diferentes estudios han denunciado la rigidez existente actualmente en materia de flexibilidad laboral.

 

  • ¿Cuáles cree que han sido los factores que han llevado al actual escenario de las condiciones laborales y cuál ha sido su impacto en la sociedad?

Pensar en las condiciones laborales hoy día supone un entramado de cuestionamientos. Desde las Ciencias Sociales y la Psicología, podemos encontrar múltiples dimensiones que dan cuenta de la centralidad del trabajo para la especie humana; estos van desde el papel del trabajo en el desarrollo de la especie humana, hasta el rol del trabajo en el devenir de las identidades y subjetividades.

Al hablar sobre los factores particulares que inciden en el escenario de las condiciones laborales actuales, ciertamente la globalización o mundialización de la economía se perfila como uno de los cimientos fundamentales. Parte de este proceso ha sido la multiplicación de los procesos mecanizados y automatizados en todos los sectores de la manufactura, así como el desarrollo vertiginoso en el panorama laboral ha sido la reestructuración de los procesos de manufacturoso en las tecnologías de comunicación e informática.  Una de las consecuencias de los cambios, así como en los sectores de servicio, lo que a su vez ha conllevado una reducción significativa en la fuerza laboral. Con el desplazamiento y expulsión de capital humano –entiéndase, ‘mano de obra’-, las condiciones socioeconómicas han tomado un giro negativo. 

 

  • En Puerto Rico, ¿cuáles son las principales diferencias entre las formas de contratación actual con las de hace 10 años?

El desempleo es un factor muy presente en la actualidad. Las cifras oficiales en Puerto Rico, giran alrededor del 14%; pero la tasa de participación laboral gira alrededor del 39%, –según los últimos datos del informe del Banco Gubernamental de Fomento Económico–, una tasa de empleo muy baja. 

Muchas personas con vasta experiencia laboral quedan desempleadas y al margen de toda suerte de problemáticas socioeconómicas, lo que a su vez incide en el desarrollo y exacerbación de problemas familiares, de salud –incluso, la falta o pérdida de su seguro médico–, salud mental, y hasta posible marginación social.  En Puerto Rico, por décadas la migración hacia los Estados Unidos de América ha fungido como una válvula de escape ante la incertidumbre laboral y estrechez económica. Miles de puertorriqueños y puertorriqueñas, jóvenes universitarios recién graduados, así como familias enteras, han migrado en búsqueda de empleo y condiciones económicas más favorables. Lamentablemente, los nuestros que se van dejan un vacío; no solo emocional en las familias que se tienen que separar por la migración, sino también por una disminución poblacional en la fuerza productiva, que es el motor de una sociedad en búsqueda de un pleno desarrollo.

 

  • ¿A quién le corresponde mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, a la empresa o al gobierno?

Los retos que tenemos son múltiples y complejos. Por un lado, tenemos una deuda pública de proporciones colosales; una merma en la población (tanto por la migración como por la reducción en la tasa de natalidad); la disminución del mercado de empleo (tanto en el sector gubernamental por la reestructuración del gobierno, como por la propia dinámica reduccionista del mercado); así como una fuerte dependencia a múltiples niveles como el económico, político, psicológico, por la realidad colonial, o neocolonial, a las políticas y condiciones económicas de Estados Unidos.

 

  • ¿Qué pueden o deben hacer los jóvenes para mejorar las condiciones laborales a las que se enfrentan?

Ante la pregunta, ¿cómo nuestros jóvenes pueden hacer frente ante estos retos considerables? Primero que nada, no podemos perder la esperanza.  Debemos apostar a la capacidad creativa y creadora, el ingenio de nuestros niños y jóvenes.  Claro está, es necesario fomentarlo mediante la enseñanza de nuevas prácticas educativas que promuevan el pensamiento crítico, la conciencia social, la conciencia ambiental y el desarrollo de destrezas interpersonales (negociación, cooperación y manejo efectivo de conflicto).

 

  • En este contexto, ¿será posible el desarrollo de un esquema que permita tener, de manera clara y efectiva, un equilibrio entre la vida laboral y personal?

A nivel macro, debemos fomentar el desarrollo de modelos económicos sustentables tales como el cooperativismo, la autogestión y cogestión, así como incentivar la creación de los pequeños y medianos comercios, incluyendo iniciativas de emprendimiento social y autosustentable. Finalmente, debemos promover la participación ciudadana, una mayor fiscalización de las prácticas y políticas gubernamentales; un aumento justo a las tasas de impuesto a las empresas extranjeras; estrategias que faciliten la creación de empleo en diversidad de sectores, hacia una economía plural, sostenible y de un fuerte incentivo local.

Tenemos el capital humano, una población educada y un espacio geográfico rico en recursos naturales y de biodiversidad. Debemos apostar en nuestra capacidad de reinventarnos, aunar esfuerzos y ejercer nuestra voluntad ciudadana.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.