text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista

"Muchos padres y maestros no saben identificar los síntomas, e ignoran las señales que está enviando el joven"

      

Alfonso Martínez-Taboas

Ph.D., Catedrático en la Universidad Carlos Albizu. Fue Presidente de la Asociación de Psicología de Puerto Rico y es autor de ocho libros sobre psicoterapia y psicopatología. Adicional, ha recibido 13 premios y reconocimientos nacionales e internacionales, por su peritaje en trauma, abuso y disociación.

  • ¿Cuáles son las características de la población joven más vulnerable a la depresión?

Innumerables estudios internacionales indican que hay unos factores de riesgo que predisponen a algunos jóvenes a desarrollar depresión mental. Estos factores son eminentemente de tipo interpersonal. Ejemplos son: ser víctima de maltrato físico/emocional/sexual; conflictos serios y frecuentes con los padres; discusiones frecuentes con la novia o novio; un divorcio de sus padres; y no ser aceptado por los pares de su edad. Estos conflictos interpersonales suelen lesionar marcadamente la autoestima de los adolescentes y su confianza en sí mismo de sobreponerse a las adversidades. De ahí estamos a un paso para que el joven o la joven desarrolle estados depresivos.

 

  • ¿Cuáles son los tipos y síntomas de depresión más comunes en ellos?

Los síntomas de la depresión en adolescentes y adultos son bastante similares: llanto, tristeza profunda, pérdida de energía, sentirse inútil y perder el placer a las actividades que antes evocaban felicidad. Es importante hacer notar que como casi todos los adolescentes están bajo la tutela de sus padres, una manera de demostrar su infelicidad o desacuerdos es a través de intentos suicidas. De hecho, el periodo de edad donde más intentos suicidas hay es en la adolescencia, muy particularmente llevado a cabo por las féminas. Muchos clínicos han notado que estos intentos son un grito de ayuda o de protesta, de situaciones que los/as adolescentes entienden que son injustas o represivas. Por lo tanto, todo adolescente a ser evaluado por depresión debe ser indagado sobre ideas o planes suicidas.

 

  • ¿Cuáles son los riesgos de no tratar una depresión en esta etapa?

Se sabe que si la depresión mental comienza temprano en la vida, esto constituye un riesgo adicional de tener otros episodios recurrentes más adelante en la vida. Por lo tanto, una meta importante es intervenir y ofrecer tratamiento inmediato a estos jóvenes, cuestión de evitar que su estado depresivo se convierta en estados crónicos. Adicional, el no tratar a tiempo la depresión puede traer consigo que la ejecución del joven se deteriore en múltiples escenarios, tales como el académico, el familiar y el social.

 

  • ¿Cuál es la reacción que tiene el entorno (familia, amigos, escuela, etc.) de un joven deprimido? 

Las reacciones son muy diversas. En ocasiones muchos padres y maestros no saben identificar los síntomas de depresión, por lo que ignoran las señales que está enviando el joven de que se siente triste y miserable. Esto explica por qué en muchos estudios pasan varios años antes de que estos jóvenes reciban la ayuda especializada que necesitan de parte de un especialista de salud mental. En otros casos, la reacción es una preocupación. En situaciones así, los padres o maestros identifican correctamente los síntomas depresivos, y canalizan las ayudas apropiadas. En otros casos, son los mismos familiares los que han contribuido a la depresión del joven, muchas veces por su estilo abusivo y punitivo. En situaciones así, lo típico es que la familia no busque ayuda y minimicen los síntomas de depresión.

 

  • En su opinión ¿quiénes y cómo deben actuar para evitar los trastornos depresivos en los jóvenes, así como sus consecuencias? 

Hoy día existen innumerables programas de prevención de depresión para niños y adolescentes. Se identifican en la comunidad o escuela aquellos jóvenes que tienen varios factores de riesgo (maltrato, divorcios difíciles, acoso escolar) y se les ayuda a lidiar de manera más adaptada y exitosa con estos factores. Por lo tanto es una responsabilidad compartida por las familias, maestros, y amistades. Así, por ejemplo, si un joven ha pasado por una experiencia dolorosa y traumática, es prudente monitorear cómo el joven maneja dicha situación. Si vemos poca resiliencia y mucho malestar emocional, es momento de buscar asesoría y ayuda, antes de que se desarrolle todo un cuadro clínico complejo de depresión mayor.

 

  • ¿Cuál es la perspectiva de la depresión en jóvenes dentro de cinco años en este país?

No es fácil hacer con certeza una predicción, pero en una nota optimista uno esperaría una proliferación de servicios preventivos para atender la salud mental de nuestros jóvenes. La ventaja que tienen los programas y servicios preventivos es que tienen el potencial de estabilizar al joven antes de que caiga en una depresión mayor. Pero para esto, el Gobierno debe invertir recursos y toda una infraestructura que agilice la efectividad de estos programas. Por otro lado, hay que admitir que aún existen muchos tóxicos sociales, difíciles de atajar, como lo son las cifras altas de abuso de menores, violencia comunitaria, y desestabilización económica. Esperamos que estos factores tóxicos vayan siendo atendidos con efectividad dentro de una visión amplia de multi-niveles, en donde se ataquen estos problemas sociales desde lo macro a lo micro.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.