text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Mujeres que inician su doctorado después de los 45 años, un retrato narrativo

      

Basado en entrevistas y reflexiones escritas de las participantes, el artículo “Retrato narrativo de las experiencias, retos y motivaciones de la mujer adulta estudiante del Programa Doctoral en Educación” da cuenta de las conductas, opiniones y motivaciones de tres mujeres que luego de cumplir los 45 años deciden iniciar o retomar sus estudios doctorales, así como las dificultades –externas e internas– a las que se enfrentan.

Lee también
» Representaciones sociales de los estudiantes y de las instituciones de educación superior en Iberoamérica

 

Este trabajo, publicado en la Revista Iberoamericana de Educación Superior, es obra de Gildrette Morales Román, Doctora en Educación especializada en Liderazgo en Organizaciones Educativas y y Asistente de Cátedra e Investigación en el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

Para realizar su estudio, la investigadora se basa en entrevistas en profundidad a Irma, Marla y Diana, mujeres y madres de más de 50 años, quienes luego de los 45 decidieron volver a la universidad para cursar sus estudios doctorales en Educación, para lo que debieron encontrar un balance entre sus actividades académicas y sus responsabilidades como madres, esposas, trabajadoras, etc., así como a las expectativas y estereotipos que la sociedad tiene de las mujeres de esa edad, y enfrentarse a los retos que ello conlleva.

Actualmente, se puede ver que el número de mujeres matriculadas en estudios doctorales se incrementa cada año e incluso supera a la cuota masculina. Según estadísticas citadas por la autora, en 2009-2010 el 51.7% de los grados doctorales fueron conferidos a mujeres en Estados Unidos, situación que estima similar a la que ocurre en Puerto Rico. En la UPR en Río Piedras, según datos de 2012-2013, el 63.8% de las matrículas en este nivel educativo fueron adjudicadas al género femenino.  

Pese a esta realidad, las mujeres no ven como tarea sencilla el avanzar con sus estudios, ya que deben sopesar sus aspiraciones académicas con lo que la sociedad espera de las mujeres: que prioricen el cuidado de su familia y el servicio a los demás. Las tres mujeres entrevistadas por Morales Román tienen en común el haber pospuesto sus estudios superiores por esta razón. El que sus hijos alcanzaran la madurez fue un importante factor a la hora de decidir volver a clases. Según la autora, se trata una “transformación de su función social de servir y cuidar a otros hacia una función profesional”. 

Finalmente, la investigadora destaca la determinación y la entereza con las que estas mujeres lograron alcanzar sus metas, así como plantea ciertas recomendaciones para que las universidades  puedan acompañar sus procesos: “es significativo el papel que debe asumir la facultad para identificar estrategias dirigidas a atender con empatía las necesidades de esta creciente población de mujeres adultas que ingresan al programa en busca de obtener un grado de doctor”, afirma en el artículo.

El artículo completo está disponible para su descarga en el sitio de la revista RIES, publicación cuatrimestral desarrollada por la Universidad Nacional de México (UNAM), el Instituto de Investigaciones sobre la Universidad y la Educación (IISUE) y Universia.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.