text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Préstamos estudiantiles: todo lo que necesitas saber

      
<p>Obtener una educación universitaria <a title=Estudiar aumenta la posibilidad de obtener mejores ingresos, según encuesta href=https://noticias.universia.pr/educacion/noticia/2015/09/24/1131578/estudiar-aumenta-posibilidad-obtener-mejores-ingresos-segun-encuesta.html>abre muchas puertas laborales</a> y constituye una invalorable herramienta de crecimiento profesional y personal. No obstante, puede llegar a ser un proceso costoso que escapa de las posibilidades de muchas familias, sobre todo en la situación económica que atraviesa la Isla en la actualidad. Aquí es donde entran en juego los <strong>préstamos estudiantiles</strong>, sumas de dinero otorgadas por el gobierno federal o instituciones privadas con el fin de solventar los costos de una carrera universitaria; que luego el estudiante debe pagar con intereses.</p><p> </p><p><span style=color: #ff0000;><strong>Lee también</strong></span><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=10 claves para asegurar el éxito en tus calificaciones href=https://noticias.universia.pr/educacion/noticia/2015/10/15/1132387/10-claves-asegurar-exito-calificaciones.html>» <strong>10 claves para asegurar el éxito en tus calificaciones</strong></a><br/><a style=color: #666565; text-decoration: none; title=Estudiar aumenta la posibilidad de obtener mejores ingresos, según encuesta href=https://noticias.universia.pr/educacion/noticia/2015/09/24/1131578/estudiar-aumenta-posibilidad-obtener-mejores-ingresos-segun-encuesta.html>» <strong>Estudiar aumenta la posibilidad de obtener mejores ingresos, según encuesta</strong></a></p><p> </p><p>Universia Puerto Rico conversó con <strong>Jessica E. Méndez Colberg</strong>, abogada del <a title=Bufete Emmanuelli href=https://www.bufete-emmanuelli.com/Bienvenidos_al_Bufete_Emmanuelli_787-848-0666.html target=_blank>Bufete Emmanuelli</a>, quien explicó todo lo que debe saber un estudiante antes de contratar este tipo de créditos.</p><p><strong> </strong></p><p><strong>Tipos de préstamo</strong></p><p>Al momento de pedir un préstamo<strong>, tienes dos opciones</strong> a las que recurrir, un organismo <strong>público</strong>, el Departamento de Educación Federal, o una <strong>institución privada</strong> como un banco u otra entidad financiera. Para Méndez Colberg, acudir al gobierno federal es lo más conveniente para los estudiantes, ya que este ofrece “alternativas variadas de planes de pago, beneficios de perdón de la deuda y programas de consolidación y rehabilitación de préstamos, que están amparados en legislación federal”.</p><p>En cambio, las instituciones privadas carecen de estos beneficios, por lo que el deudor queda sujeto a lo que la entidad esté dispuesta a ofrecer en términos de planes de pago: “si la institución privada no está dispuesta a conceder un plan de pago distinto al ya establecido, no están en la obligación de así hacerlo”. </p><p>Otra característica que diferencia a los préstamos entre sí es si se tratan de préstamos para el <strong>año académico regular</strong> o para períodos de verano, invierno o para períodos posteriores a la graduación. Debes tener esto en cuenta antes de contraer el préstamo, ya que el período de gracia –tiempo que tienes antes de comenzar a pagar­–“no necesariamente es el mismo para un préstamo regular que para otro tipo de préstamo”, así como sus tasas de interés y “el tiempo desde que se comienzan a acumular los intereses”, indica Méndez Colberg. Generalmente,  el préstamo es exigible a partir de seis meses luego de la graduación.</p><p> </p><p><strong>Antes de pedir el préstamo</strong></p><p>Antes de comprometerse con un préstamo estudiantil, la abogada recomienda, además de siempre elegir un préstamo federal, “evitar a toda costa”  aquellos que <strong>demanden la firma de un co-deudor</strong>, de tus padres u otros encargados legales, ya que estos préstamos “no gozan de los mismos beneficios de plan de pago que los préstamos regulares, por lo que las alternativas para modificar los pagos son bien limitadas”. La experta afirma que “como regla general, para un préstamo estudiantil no se requiere verificación de crédito, ni tampoco la firma de un codeudor”.</p><p> </p><p><strong>¿Qué ocurre si contraes un préstamo y luego no puedes pagarlo?</strong></p><p>Según la experiencia de Méndez Colberg, muchos estudiantes no logran cumplir con sus pagos por falta de empleo: “a muchas personas les toma más de 6 meses conseguir un trabajo” y en otras “el ingreso recibido no es suficiente” para cubrir las cuotas y además sufragar el mantenimiento personal.</p><p>No cumplir con las cuotas mensuales puede traer diversas consecuencias para el deudor. Si el estudiante deja pasar las fechas límites de pago, el préstamo <strong>entra en delincuencia</strong> (delinquency), mientras que si transcurren más de 270 días sin realizarse ningún pago, esté <strong>entra en incumplimiento</strong> (default).  </p><p>Apenas el préstamo cae en delincuencia, esto queda <strong>reflejado negativamente en el crédito del deudor</strong>, lo que puede impedir o perjudicar su posibilidad de solicitar tarjetas de crédito, préstamos hipotecarios y cualquier otra solicitud de financiamiento. Luego, si el préstamo cae en incumplimiento, una agencia de cobros pasará a encargarse de hacer todo lo posible para recibir los pagos correspondientes: “realizan llamadas incesantes, tanto al deudor, como a sus familiares, contactos de referencia y lugares de empleo. Las cartas de notificación sobre el incumplimiento y de gestiones de cobro también son incesantes”, advierte la abogada.</p><p>La consecuencia más grave del incumplimiento sería el embargo de bienes inmuebles o muebles. Es decir, si no cumples con el préstamo, el Gobierno Federal puede retener tu casa, tu automóvil e incluso tu cuenta bancaria o tu salario “sin necesidad de una orden judicial”. Además, quedas impedido de volver a solicitar otros préstamos estudiantiles, entre otras complicaciones. No obstante, según afirma Méndez Colberg, “existen muchas alternativas para evitar que el préstamo estudiantil caiga en incumplimiento, y ese debe ser siempre el objetivo del deudor”.</p><blockquote style=text-align: center;>“Existen muchas alternativas para evitar que el préstamo estudiantil caiga en incumplimiento, y ese debe ser siempre el objetivo del deudor”</blockquote><p> </p><p><strong>Cómo evitar caer en incumplimiento</strong></p><p>Según la experta, muchas personas “desconocen la posibilidad de establecer planes de pago más cómodos que el plan de pago que se establece de manera estándar una vez el préstamo es exigible” y por esta razón no pueden evitar caer en el incumplimiento.</p><p>En lugar de explorar alternativas de pago, algunos deudores se limitan a solicitar prórrogas, una tras otra, lo que hace que los intereses se acumulen y la deuda termine siendo mayor.</p><p>Si luego de solicitar un préstamo tienes dificultades para cumplir con tus pagos, Méndez Colberg recomienda asesorarse con un abogado o un profesional conocedor de la materia, ya que a menudo las compañías que administran los préstamos “no necesariamente tienen el personal disponible, el entusiasmo, incentivos o el tiempo para orientar a los deudores”.</p>
Fuente: Shutterstock

Obtener una educación universitaria abre muchas puertas laborales y constituye una invalorable herramienta de crecimiento profesional y personal. No obstante, puede llegar a ser un proceso costoso que escapa de las posibilidades de muchas familias, sobre todo en la situación económica que atraviesa la Isla en la actualidad. Aquí es donde entran en juego los préstamos estudiantiles, sumas de dinero otorgadas por el gobierno federal o instituciones privadas con el fin de solventar los costos de una carrera universitaria; que luego el estudiante debe pagar con intereses.

 

Lee también
» 10 claves para asegurar el éxito en tus calificaciones
» Estudiar aumenta la posibilidad de obtener mejores ingresos, según encuesta

 

Universia Puerto Rico conversó con Jessica E. Méndez Colberg, abogada del Bufete Emmanuelli, quien explicó todo lo que debe saber un estudiante antes de contratar este tipo de créditos.

 

Tipos de préstamo

Al momento de pedir un préstamo, tienes dos opciones a las que recurrir, un organismo público, el Departamento de Educación Federal, o una institución privada como un banco u otra entidad financiera. Para Méndez Colberg, acudir al gobierno federal es lo más conveniente para los estudiantes, ya que este ofrece “alternativas variadas de planes de pago, beneficios de perdón de la deuda y programas de consolidación y rehabilitación de préstamos, que están amparados en legislación federal”.

En cambio, las instituciones privadas carecen de estos beneficios, por lo que el deudor queda sujeto a lo que la entidad esté dispuesta a ofrecer en términos de planes de pago: “si la institución privada no está dispuesta a conceder un plan de pago distinto al ya establecido, no están en la obligación de así hacerlo”. 

Otra característica que diferencia a los préstamos entre sí es si se tratan de préstamos para el año académico regular o para períodos de verano, invierno o para períodos posteriores a la graduación. Debes tener esto en cuenta antes de contraer el préstamo, ya que el período de gracia –tiempo que tienes antes de comenzar a pagar­–“no necesariamente es el mismo para un préstamo regular que para otro tipo de préstamo”, así como sus tasas de interés y “el tiempo desde que se comienzan a acumular los intereses”, indica Méndez Colberg. Generalmente,  el préstamo es exigible a partir de seis meses luego de la graduación.

 

Antes de pedir el préstamo

Antes de comprometerse con un préstamo estudiantil, la abogada recomienda, además de siempre elegir un préstamo federal, “evitar a toda costa”  aquellos que demanden la firma de un co-deudor, de tus padres u otros encargados legales, ya que estos préstamos “no gozan de los mismos beneficios de plan de pago que los préstamos regulares, por lo que las alternativas para modificar los pagos son bien limitadas”. La experta afirma que “como regla general, para un préstamo estudiantil no se requiere verificación de crédito, ni tampoco la firma de un codeudor”.

 

¿Qué ocurre si contraes un préstamo y luego no puedes pagarlo?

Según la experiencia de Méndez Colberg, muchos estudiantes no logran cumplir con sus pagos por falta de empleo: “a muchas personas les toma más de 6 meses conseguir un trabajo” y en otras “el ingreso recibido no es suficiente” para cubrir las cuotas y además sufragar el mantenimiento personal.

No cumplir con las cuotas mensuales puede traer diversas consecuencias para el deudor. Si el estudiante deja pasar las fechas límites de pago, el préstamo entra en delincuencia (delinquency), mientras que si transcurren más de 270 días sin realizarse ningún pago, esté entra en incumplimiento (default).  

Apenas el préstamo cae en delincuencia, esto queda reflejado negativamente en el crédito del deudor, lo que puede impedir o perjudicar su posibilidad de solicitar tarjetas de crédito, préstamos hipotecarios y cualquier otra solicitud de financiamiento. Luego, si el préstamo cae en incumplimiento, una agencia de cobros pasará a encargarse de hacer todo lo posible para recibir los pagos correspondientes: “realizan llamadas incesantes, tanto al deudor, como a sus familiares, contactos de referencia y lugares de empleo. Las cartas de notificación sobre el incumplimiento y de gestiones de cobro también son incesantes”, advierte la abogada.

La consecuencia más grave del incumplimiento sería el embargo de bienes inmuebles o muebles. Es decir, si no cumples con el préstamo, el Gobierno Federal puede retener tu casa, tu automóvil e incluso tu cuenta bancaria o tu salario “sin necesidad de una orden judicial”. Además, quedas impedido de volver a solicitar otros préstamos estudiantiles, entre otras complicaciones. No obstante, según afirma Méndez Colberg, “existen muchas alternativas para evitar que el préstamo estudiantil caiga en incumplimiento, y ese debe ser siempre el objetivo del deudor”.

“Existen muchas alternativas para evitar que el préstamo estudiantil caiga en incumplimiento, y ese debe ser siempre el objetivo del deudor”

 

Cómo evitar caer en incumplimiento

Según la experta, muchas personas “desconocen la posibilidad de establecer planes de pago más cómodos que el plan de pago que se establece de manera estándar una vez el préstamo es exigible” y por esta razón no pueden evitar caer en el incumplimiento.

En lugar de explorar alternativas de pago, algunos deudores se limitan a solicitar prórrogas, una tras otra, lo que hace que los intereses se acumulen y la deuda termine siendo mayor.

Si luego de solicitar un préstamo tienes dificultades para cumplir con tus pagos, Méndez Colberg recomienda asesorarse con un abogado o un profesional conocedor de la materia, ya que a menudo las compañías que administran los préstamos “no necesariamente tienen el personal disponible, el entusiasmo, incentivos o el tiempo para orientar a los deudores”.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.