text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Por qué no es conveniente que los niños realicen tareas domiciliarias, según la ciencia

      

Las tareas domiciliarias tienen sus beneficios, pero estos dependen de la edad del estudiante. Esta es la conclusión que se desprende de varios estudios analizados y compilados por el psicólogo social Harris Cooper, de la Universidad de Duke, Estados Unidos. Según informó la revista Salon, este investigador  examinó 180 estudios entre 1989 y 2006 y no encontró evidencia alguna de que las tareas domiciliarias tuvieran un impacto positivo en el rendimiento de los niños.

 

Lee también
5 claves para fomentar el aprendizaje social y emocional en la escuela 
30 aplicaciones ideales para docentes

 

No obstante, sí halló que esta carga extra de trabajo, por fuera de las horas que los alumnos pasan en clase, puede tener un impacto negativo en la actitud del niño hacia la escuela. Sacrificar las horas de juego y descanso que le corresponden a esta edad puede causar que el estudiante pierda el gusto por aprender y resienta a la institución y la vida académica, sugiere la investigación.   

Además, la clásica lucha que viven algunos padres porque sus hijos cumplan con las tareas domiciliarias, sumada al cansancio típico del final del día, puede provocar un desgaste en el vínculo familiar.

Es que al ser tan pequeños, los escolares no son propensos a lidiar con las tareas de forma independiente, y a menudo necesitan que sus referentes les recuerden –o insistan– que realicen sus deberes en tiempo y forma. Algunos padres toman por suya la tarea de ayudar con las tareas, otros directamente brindan las respuestas, lo que quita el factor “responsabilidad” de la ecuación.

 

Alternativas a las tareas

De acuerdo al artículo de Salon, una actividad que sí puede mejorar el desempeño académico y el desarrollo del niño en casa, y al mismo tiempo fortalecer el vínculo con los padres, es el de la lectura. Lo más importante es que sea disfrutable para el niño. Si está muy cansado, puede simplemente escuchar el cuento, mientras que si cuenta más energía puede leer en voz alta. Esto no quiere decir que los maestros no puedan enviar proyectos para realizar en casa, en equipo o junto a las familias, pero estos deberían ser ocasionales y opcionales.

De acuerdo a la investigación de la Universidad de Duke, el efecto positivo de las tareas domiciliarias recién comienza a verse en la educación secundaria, siempre que sea moderado y no sobrepase las dos horas diarias.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.