Noticias

¿Qué papel tiene el Design Thinking en la enseñanza superior?

      
Los docentes universitarios pueden incorporarlo al planificar sus clases
Los docentes universitarios pueden incorporarlo al planificar sus clases  |  Fuente: Shutterstock
  • La Pedagogía se nutre de saberes de otras áreas, en este caso, de un concepto propio del Marketing y la Publicidad.
  • Docentes y profesionales vinculados a la educación superior deben conocer los beneficios del pensamiento de diseño en el aula.
  • Si lo que se busca es impulsar la creatividad de los estudiantes, esta herramienta puede ser realmente eficiente.

En los últimos años, el enfoque educativo se ha enfocado en lo que los estudiantes necesitan aprender y lo que las empresas necesitan de estos. El modelo educativo tradicional se ha agotado, pues no permite formar a los profesionales y emprendedores creativos que requiere la era de la tecnología.

Para lograr esta renovación del sistema educativo, y especialmente del sistema educativo superior, existe una herramienta en la cual la Pedagogía puede apoyarse: el pensamiento de diseño o Design Thinking.

 

¿Qué es el Design Thinking?

Este anglicismo se usa para referir al pensamiento de diseño, una herramienta, metodología, técnica  o incluso filosofía surgida en la década de los 70 de la mano de la Universidad de Stanford y el profesor Tim Brown a partir de la publicación de un artículo elaborado por el docente en la Harvard Business Review.

Brown definió al pensamiento de diseño como "una disciplina que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocios puede convertir en valor para el cliente, así como en una gran oportunidad para el mercado".

Desde entonces, se lo ha implementado como un método para impulsar la innovación y la creatividad a partir de la observación de las necesidades del cliente. Sin embargo, su uso no se ha limitado a espacios empresariales o a la labor de Diseñadores.

 

Su uso en la educación superior

Los sistemas mnemotécnicos utilizados en instancias educativas limitan tanto la creatividad como la innovación de los estudiantes. Estos reciben el conocimiento pero no lo transforman y vuelven a reproducir, sino que lo absorben tal y como es brindado.

En un mundo que necesita crear emprendedores creativos, cambiar esta modalidad de enseñanza se hace vital. Llevando el Design Thinking a las aulas, no solo se puede generar innovación en las mismas sino que además es posible que los alumnos:

  • Controlen su proceso de aprendizaje.
  • Se comprometan con su estudio.
  • Se sientan más motivados a estudiar.
  • Se formen como solucionadores de problemas.
  • Empaticen con las necesidades de otras personas con mayor facilidad.
  • Aumenten su nivel de curiosidad.
  • Descubran formas eficientes de trabajar en equipo.

Por si fuera poco, más allá del propio espacio de clase, el uso de Design Thinking en la educación puede cambiar por completo la organización de instituciones académicas como por ejemplo la universidad. Gracias al mismo, dichos centros pueden adecuarse a las necesidades de la época contemporánea y brindar una formación más adecuada a las necesidades de cada uno de sus estudiantes.

 

Los beneficios del Design Thinking en el aula

Infografía: Los beneficios del Design Thinking en el aula

Descubre en qué consiste la metodología Design Thinking y por qué cada vez más universidades han comenzado a implementarla en sus clases.

Regístrate y descubre esta metodología innovadora


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.