text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Agente de igualdad: una profesión con futuro

      
Agente de igualdad: una profesión con futuro
Agente de igualdad: una profesión con futuro  |  Fuente: Shutterstock

Agente de igualdad: funciones y salidas profesionales

Quien es agente de igualdad debe garantizar con su trabajo la igualdad de oportunidades para las personas que forman parte de alguna manera de cada organización. Esto es, velar por la igualdad de oportunidades y despliegue de recursos sin importar el género, la raza, la religión, raza, edad o capacidades físicas o psíquicas, aunque existe una gran brecha de género que ocupa gran parte de su tiempo.

Y es que si solo nos fijamos en la brecha salarial, observamos que las mujeres ganan, de media, 6.000€ menos al año que los hombres por realizar los mismos trabajos. En este caso, un agente de igualdad controlaría que las empresas mantuvieran los sueldos igualitarios entre hombres y mujeres por una misma tarea.

Los departamentos de recursos humanos, comunicación o de administración son los más habituales con los que los agentes de igualdad pueden tener que colaborar. Si bien es una profesión que aún resulta novedosa, es comprensible la necesidad de esta figura en la sociedad: 

  • La figura del agente de igualdad se encarga de realizar un seguimiento regular de los casos que se presenten en una organización de cualquier tipo a nivel laboral. 

  • Se requiere personal profesional para poder velar por correcto el cumplimiento de las políticas y medidas que se deban aplicar individualmente y de esta manera garantizar la pluralidad en todos los ámbitos.

  • Es la vía de comunicación intermedia con el resto del engranaje de la empresas: asesora y ofrece ayuda si es necesario y resulta un apoyo imprescindible para garantizar la normalización de cualquier tipo de irregularidad que pueda surgir y encontrar soluciones claras y obtenidas desde la objetividad.

  • Se encarga de realizar las formaciones necesarias para desarrollar políticas de igualdad en las empresas.

Teniendo en cuenta estas tareas, la persona que se quiera dedicar a ser agente de igualdad y género debe tener:

  • empatía

  • flexibilidad

  • diplomacia

  • imparcialidad

  • proactividad

  • capacidad para motivar a los demás

  • habilidades sociales

  • dotes comunicativas

  • capacidad para trabajar en equipo

  • perseverancia

  • paciencia

Formación de la figura del agente de igualdad

Para poder convertirte en agente de igualdad y género puedes formarte a través de diferentes tipos de cursos, de ciclos formativos o de la carrera universitaria.

Actualmente, lo que hace competente a un profesional es la formación a lo largo de toda la vida, por lo que debes considerar también la posibilidad de realizar formaciones más específicas dependiendo de los proyectos para los que trabajes y para destacar sobre el resto de profesionales en el caso de que quieras especializarte en alguna de las tareas más específicas del perfil.

Las personas interesadas o profesionalizadas en el ámbito social, en la legislación, en derechos humanos y en intermediación cultural son los ámbitos de actuación más comunes de las personas que escogen estudiar y trabajar como agente de igualdad. Puede ser una gran oportunidad para desarrollar tu carrera profesional si te interesa involucrarte en estos ámbitos ¡y así participar de manera activa en el desarrollo igualitario de la sociedad!


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.