text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Los boricuas y una preocupación global por mayor autonomía

      
Imagen relacionada
Puerto rico no ha llegado todavía a realizar un referéndum sobre el estatus. Foto: Banco de imágenes.
Escocia prepara un referéndum independentista para 2014, el número de vascos y catalanas por la escisión de España crece, los flamencos en Bélgica claman por desprenderse del resto del país habitado por los francófonos valones. Puerto Rico, desde hace un buen tiempo, piensa y repiensa el estatus de Estado Libre Asociado con Estados Unidos. Una figura híbrida que hace que la isla pertenezca a este país pero no forme parte de él.

En una reciente encuesta de Stanford Klapper/Ibope Inteligencia, el 73% de los boricuas asegura que hay que resolver el problema del estatus y solucionar la indefinición política a la mayor brevedad posible. El mayor apoyo para la resolución del status se encuentra entre los jóvenes de 18 a 34 años (82%) y la mayor resistencia proviene de los electores mayores de 50 años (30%).

Sin embargo, la encuestadora dejó entrever que pese a que entre el pueblo existe voluntad para resolver el tema, no hay una profunda convicción para ello. Políticamente, los puertorriqueños se sienten incómodos, pero económicamente les conviene mantenerse cerca de Estados Unidos.

Los escoceses también podrían sufrir por el lado económico si se despegan de Inglaterra y el Reino Unido. En  una reivindicación histórica, y en un claro desafío a Londres, el ministro principal de Escocia Alex Salmond presentó a fines de enero su plan para la celebración de un referéndum independentista, que se celebrará en 2014.  La consulta popular planteará la sencilla pregunta: “¿Está de acuerdo en que Escocia sea un país independiente?”

Salmond, incluso, quiere incluir una segunda interpelación sobre la permanencia en el Reino Unido pero con mayor autonomía. El gobierno británico, que ve con muy malos ojos el referéndum, busca que por lo menos se realice una sola pregunta al electorado escocés.

Mientras tanto, en España se vive una perenne tirantez entre algunas comunidades autónomas y el gobierno de Madrid. Los vascos por un lado, que han visto mancillar su causa por culpa de ETA, y los catalanes por otro, que se animan cada vez más a pedir la independencia. De hecho, han celebrado consultas populares simbólicas.

Bélgica es otro ejemplo de irresolución política y social. Pasó más de un año y medio sin formar gobierno, en un récord que superó a países como Irak y Camboya, fruto de las desavenencias entre los partidos flamencos y los valones. Las diferencias comunitarias e idiomáticas son patentes. Los flamencos piden, por lo menos, no tener que trabajar más que el resto del país.

Para Puerto Rico no sería dividir su país, sino definir una situación muy particular frente a una nación poderosa. En todo caso sería fraccionar Estados Unidos.
 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.