text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La clave del éxito es escoger libremente una carrera profesional que te apasione

      
En ocasiones, los jóvenes comienzan a sentir inseguridad, pues no tienen idea de qué carrera elegir o qué acción tomar con miras al futuro.
En ocasiones, los jóvenes comienzan a sentir inseguridad, pues no tienen idea de qué carrera elegir o qué acción tomar con miras al futuro.

Lee también:

Empleos de mayor demanda en Puerto Rico: una mirada desde 2012

Conoce las carreras que serán rentables en el año 2030

Empleos del futuro con mucha demanda y buen salario

 

Cuando se acerca la fecha límite para solicitar la admisión a la universidad, las tensiones suben, no sólo en los estudiantes, sino también en los padres. Es el momento de escoger la universidad, seleccionar la carrera, tomar los exámenes de admisión, analizar el presupuesto y mentalizarse para un nuevo proceso en la vida. Todas estas experiencias llegan de repente en la vida de un joven que sólo cuenta con 16, 17 o 18 años. Y, hoy día, hay adolescentes que por la situación actual en la que vive la sociedad han tenido que trabajar y estudiar a la vez. Algunos hasta son padres cuando llega el tiempo de este proceso.

En ocasiones, los jóvenes comienzan a sentir inseguridad, pues no tienen idea de qué carrera elegir o qué acción tomar con miras al futuro. Según la consejera universitaria Maribel Torres Morales, del Departamento de Consejería para el Desarrollo Estudiantil (DCODE) de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras (UPR-RP), estas dudas surgen en los estudiantes porque “no se conocen a sí mismos; no saben cuáles sus intereses, destrezas ni habilidades”. 

Estas indecisiones provocan que algunos padres ejerzan presión sobre sus hijos a la hora de seleccionar una carrera. “Cuando el joven es menor de 21 años, los padres tienden a tomar el control, porque piensan que el estudiante no sabe lo que quiere en la vida”, comentó, por su parte, la  Dra. Luisa Álvarez, psicóloga clínica de la Facultad de Estudios General de la UPR- RP.

Para ambas profesionales, la influencia o presión que ejercen los padres puede ser tanto negativa como positiva. “La influencia no es ni buena ni mala, todo depende del impacto que tenga en la toma de decisiones del joven”, expresó la Dra. Álvarez, quien labora hace 15 años en la universidad, atendiendo estudiantes de nuevo ingreso.

La forma de crianza, los valores inculcados y la preparación académica de los padres siempre serán puntos de referencia en la vida de los estudiantes. Sin embargo, los padres deben evitar utilizar sus experiencias personales para obligar a sus hijos a elegir una profesión. Cabe destacar que el fracaso o el éxito de los padres, quizás no sea el mismo que tengan los hijos. 

“Los padres tienen miedo y estrés de que les pase lo mismo que les pasó a ellos. Pero es importante que los hijos pasen por ese proceso de selección para su desarrollo y crecimiento. Esas experiencias y la toma de decisiones no se pueden coartar. La toma de decisiones implica riesgos. Si fracasas, no eres un fracasado, sólo es un proceso de cambio”, mencionó Torres, quien posee una licencia en Consejería en Rehabilitación.

Como ejemplo de esto, vemos el caso de Mariluz Serrano, una joven de 24 años, quien deseaba convertirse en una maestra de Educación Comercial. Su mamá ejerció el magisterio por 31 años; y en la década de los 70 atravesó varias situaciones difíciles por su profesión. Tomando en cuenta su experiencia, la mamá de Mariluz deseaba que la joven estudiara Derecho o cualquier otra carrera, menos Educación. Sin embargo, Mariluz siguió sus intereses y obtuvo, en junio de 2012, su Bachillerato en Educación Comercial con concentración en Secretarial (a nivel superior). Sus cuatro hermanas se inclinaron por la Educación Especial, el Trabajo Social, la Contabilidad y la Justicia Criminal. 

“La familia no es el único recurso que existe para buscar orientación. Hay también profesionales expertos en este campo, que si saben utilizarlos al máximo, son excelentes herramientas”, afirmó la joven.

Buscando conocer el sentir de otros universitarios sobre este tema, Universia Puerto Rico lanzó por las redes sociales la pregunta: ¿Tus padres han sido una influencia en tu futuro profesional? ¿De qué forma, positiva o negativa? ¡Cuéntanos! Ante esta interrogante, elusuario de Facebook,Orlando Choli Batista, contestó: “Más o menos. Mi padre tiene la mentalidad de que tengo que estudiar leyes o medicina para ser exitoso, pero por lo menos mi madre me apoya en mi carrera como antropólogo”.

Estos dos ejemplos nos dan una idea de las disciplinas que algunos padres consideran como las más remuneradas o efectivas. “Los padres tienden a dirigir las decisiones de sus hijos hacia carreras donde siempre puedan conseguir empleo y ganen dinero como: Ingeniera, Medicina, Derecho, Administración de Empresas y Ciencias de Computadoras”, mencionó la consejera universitaria, quien está encargada hace 12 años de la Sala de Carreras del DCODE.

Por otro lado, como mencionamos anteriormente, la influencia de los padres también puede ser positiva. Estos pueden ayudar a sus hijos a analizar programas académicos, a conocer sus destrezas, a participar de internados y a contactarlos con una orientadora para que les realice una evaluación de carrera.  

“El pariente debe fungir como facilitador los primeros dos años de universidad; ayudando al estudiante en la búsqueda de información y en la identificación de sus destrezas. Deben ser líderes participativos en la carrera del estudiante, pero no de manera autoritaria”, comentó, por su parte, la Dra. Zaida Berdecía, catedrática auxiliar de la UPR en Río Piedras y asesora académica en carreras en el área de negocios.


Influencia negativa = condiciones físicas graves

Como comentábamos al inicio del artículo, estos nuevos cambios con los que tiene que lidiar el adolescente, provocan tensiones y a veces condiciones emocionales y físicas que debemos atender a tiempo, antes de que sea demasiado tarde. “Los estudiantes que llegan a mi oficina son referidos por profesores o consejeros universitarios. Estos vienen con problemas de adaptación a la vida universitaria, depresión, timidez y problemas con las relaciones interpersonales, entre otras cosas”, dijo la Dra. Luisa Álvarez.

La presión que ejercen los padres puede llegar a ser tan fuerte que los jóvenes experimenten frustración, depresión, presión alta, baja autoestima, insomnio, inseguridad, ansiedad y, en el peor de los casos, intentos de suicidio.

“Tuve un alumno que había sido obligado a estudiar Medicina. Llegó a la Facultad de Administración de Empresas con depresión y a punto de morir. No quería hablar con los padres por miedo a que le quitaran el sustento económico. Sugerí que dialogara sinceramente con su mamá. Negoció con los padres. Se cambió de concentración. Obtuvo calificaciones excelentes; y fue líder de organizaciones estudiantiles. Recientemente, culminó su Bachillerato en Finanzas”, narró, por su parte, la Dra. Zaida Berdecía.

Cuando llegan este tipo de casos a las oficinas de las orientadoras o psicólogas de la universidad, los profesionales primero dialogan con el estudiante y luego citan a los padres para lograr un acuerdo entre ambas partes.

En resumen, para escoger una carrera universitaria debe estar el elemento pasión. Como dice la Dra. Álvarez, es importante que “la decisión final responda a lo que el estudiante quiere”. Los jóvenes deben mantenerse en un proceso constante de autoevaluación, para poder reinventarse a lo largo de su vida.

“Una persona que no sea feliz, dudo mucho que sea exitoso. El éxito es vivir responsablemente. Eso marca la ruta de sus metas”, concluyó la Dra. Berdecía.

A continuación te ofrecemos unas recomendaciones, tanto para padres como para hijos, que los ayudarán a manejar el proceso de selección de carrera de manera efectiva:



Padres:


•         Estimulen a sus hijos a conocerse a sí mismos
•         Ayuden a sus hijos a identificar sus destrezas, habilidades e intereses
•         Promuevan en sus hijos una toma de decisiones autónoma
•         Sirvan de facilitadores los primeros dos años de universidad
•         Intégrense a la comunidad educativa
•         Busquen una orientadora universitaria que le haga a sus hijos una evaluación de carrera
•         Dejen a un lado el rol de proveedor y padre autoritario
•         Analicen con sus hijos los programas académicos
•         Busquen reportes y cifras recientes sobre el mercado laboral en el país
•         Eviten la imposición de criterios
•         Eviten sabotear las metas de sus hijos



Hijos:


•         Identifiquen sus intereses, destrezas y habilidades
•         Analicen el nivel de apoyo con el que cuentan
•         Hablen con sus padres con sinceridad
•         Busquen orientación o consejería psicológica, de necesitar ayuda
•         Analicen detalladamente los programas académicos
•         Sean autodidactas
•         Aprendan de las experiencias de los mayores

Si estás indeciso sobre qué carrera profesional elegir, te exhortamos a realizar el Test Orienta() de Universia, una plataforma en línea de orientación vocacional.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.