text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Es posible aprender a dormir poco?

      
Toma nota de la hora a la que te levantes
Toma nota de la hora a la que te levantes  |  Fuente: istock

Numerosos estudios han hecho hincapié en los efectos que genera la falta de sueño en el organismo. No dormir lo suficiente tiene sus consecuencias, puede aumentar nuestro grado de ansiedad y preocupación lo que nos hace pasibles de sufrir insomnio, podemos volvernos más egocéntricos y afectar nuestras relaciones sociales,  pudiendo incluso tener un riesgo mayor de sufrir un infarto. A corto plazo no dormir afecta la concentración y causa mayor confusión y angustia, mientras que a largo plazo la falta de sueño puede generar problemas de obesidad, diabetes y presión alta.

Sin embargo, muchos declaran no tener el tiempo suficiente para desempeñar las actividades que desean en el día y desearían tener más horas para hacerlo. Hay personas que incluso lo logran sin el menor esfuerzo. ¿A qué se debe esto?

¿La falta de sueño es genética?

Es verdad que existen individuos que son capaces de dormir pocas horas y no experimentar los efectos adversos mencionados previamente. A ellos se les conoce como la “élite del sueño”. Sin embargo, no es algo a lo que el cuerpo se acostumbre, sino que se relaciona con la genética.

Una investigación realizada por la Universidad de California, San Francisco (UCSF) estudió los hábitos de sueño de madre e hija, tras notar que ambas se acostaban muy tarde y eran capaces igualmente de madrugar. Increíblemente, ambas mujeres no sentían el desgaste propio de quienes no duermen lo suficiente y tampoco sentían la necesidad de recuperar horas de sueño en el fin de semana.

El equipo liderado por el genetista Ying-Hui Fu descubrió que las dos mujeres habían sufrido una mutación del gen hDEC2. Tras modificar el gen en ratones e insectos, los investigadores descubrieron que éstos también comenzaron a dormir menos, e incluso cuando no les permitían dormir, las horas de sueño que necesitaban para reponerse eran menos que las que normalmente tomaría a un individuo sin la mutación

Aprenda a dormir poco

Si bien no existe un método comprobado para disminuir el número de horas que dormimos, un estudio del Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed, en Washington sostiene que si puedes “ahorrar” sueño a través de una correcta planificación.

Tras indicar a un grupo de voluntarios que se acostaran unas horas antes de lo que normalmente lo hacían, los científicos notaron que al depravárseles más adelante de sueño, no sufrían tanto que quienes se habían dormido más tarde, sin haber “ahorrado” sueño. Es una tarea ardua, pero posible si realmente lo quieres. Simplemente debes saber cuánta cantidad de horas de sueño necesitas e intentar ajustarse a ello.

Considera acostarte todas las noches a la misma hora por dos semanas y toma nota de la hora a la que te levantes.  En un principio estarás recuperando descanso, pero luego el horario será similar y allí sabrás cuánto deberás dormir idealmente. Es probable que sean más de 6 horas, pero recuerda que el cuerpo lo necesita para funcionar correctamente.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.