text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Consejos para cuando descubres que no te gusta tu carrera

      
Antes que todo, intenta darle rumbo a tu vida. Explora tus intereses y toma la batuta para así comenzar una nueva etapa. Mientras buscas la solución perfecta a tu problema, sentirás frustración y tristeza, pero no por eso te dejes caer. Traza un nuevo camino y síguelo con firmeza. No pienses en el refrán, "mejor malo conocido que malo por conocer". Si te dejas llevar por ese pensamiento, no crecerás ni profesional ni personalmente; verás cómo la vida te pasa sin disfrutar y sentirte útil. Es necesario que destruyas las barreras del miedo y salgas adelante.

En este tiempo de reflexión, debes redescubrir tus pasiones, tomar tiempo para ti y volver a encontrarte con tu "yo interior". Puede que hasta descubras talentos escondidos. Retoma esa guitarra que olvidaste tan pronto cumpliste los dieciocho. Compra algunos lienzos y ve a pintar tu ciudad durante las tardes. Conviértete en voluntario de un hospital oncológico u ofrece clases de drama a niños durante algún verano. Quizá haciendo algo diferente identifiques lo que realmente te gusta, y así encuentres un empleo con el cual te sientas completamente a gusto y realizado como individuo.  

¡Vuelve a la universidad!. Prueba estudios en otra rama profesional que te llame la atención. Tal vez lo que siempre quisiste estudiar pero nunca hiciste -por la razón que fuera- sea la carrera que al final te llene de satisfacción y esa en la que labores hasta el día de tu retiro. Hay personas que, por ejemplo, tras terminar los estudios introductorios de Medicina reafirman que la música es realmente su gran pasión. Entonces, se dedican a componer y a tocar en tarimas, mientras realizan estudios subgraduados o graduados en Performance. Empezar de cero es cuesta arriba, pero a la larga trae consigo grandiosos resultados.

Quizá lo que necesita tu carrera es un cambio de ambiente y estilo de vida. Intenta una experiencia de vida en el extranjero. Puede que un internado resulte favorable, o puede que la mejor opción sea la movilidad estudiantil. No tengas miedo a trabajar en un lugar distinto, mucho menos a tomar cursos en una universidad extranjera. Comenzar una vida nueva en el extranjero es una experiencia enriquecedora. Si no estás feliz con lo que has logrado hasta el día de hoy, el cambio de ambiente y los recuerdos nuevos resultarán reveladores.

Cuando sientas que nada más ayudaría, entonces cambia de trabajo, no de carrera. Existe la posibilidad de que, a la larga, el problema no sea la carrera sino la empresa en la que laboras. En ocasiones las injusticias, los malos tratos, el horario adicional y el exceso de tareas no dirigidas a la profesión estudiada hacen que las personas se sientan agotados y lleguen a conclusiones erróneas. Es entonces cuando hay que buscar empleo nuevamente.

En fin: sácale el polvo a tu resumé, actualízalo y enamórate una vez más de tu carrera, pero en otro ambiente laboral.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.