text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista

¿Por qué resulta difícil para los jóvenes ingresar al mercado laboral?

      
¿Por qué resulta difícil para los jóvenes ingresar al mercado laboral?

Yolanda Cordero

Especialista en Administración Pública. Cuenta con un PhD en Psicología Industrial Organizacional de la Universidad de Puerto Rico y una Maestría en Sociología de la Universidad de Chicago. Catedrática Asociada, ofrece cursos de recursos humanos, diseño de organizaciones, y gobierno electrónico.

1. ¿Por qué es cada vez más difícil para los jóvenes conseguir un empleo digno? (Que sea acorde a lo que estudiaron, con condiciones laborales justas, seguridad social, prestaciones, etc.)

Pienso que hay dos asuntos relacionados a la pregunta. Por un lado, los empleos en Puerto Rico se han reducido. Además, en esa reducción, uno de los renglones más afectados ha sido el de los empleos altamente especializados que ofrecía la manufactura (farmacéuticas y tecnología). Los empleos que abundan son en el sector de servicios y muchos de ellos, en ventas al detal.

Por otro lado, por alguna razón en Puerto Rico en términos generales, hemos creado la noción de que un empleo digno es uno de oficina y asalariado. No se han ofrecido grandes incentivos ni orientación para el estudio de oficios (plomería, refrigeración, mecánica, electricidad, etc.) que le permitan a un grupo de nuestros jóvenes encaminarse al sector técnico vocacional y empresarial. De igual forma, tampoco se saca provecho del enorme potencial de la industria de servicios personales a una población que envejece. Entonces, la mayoría de los jóvenes que se gradúan de Escuela Superior aspiran a una carrera universitaria y a un tipo de empleo que es cada vez más escaso. De esta manera, se forma un grupo de jóvenes esencialmente con las mismas destrezas y conocimientos, compitiendo por el mismo tipo de trabajo.

 

2. ¿Qué alternativas han encontrado los jóvenes para emplearse?

Muchos han aceptado los empleos en ventas al detal como una alternativa temporal que cada vez se hace más duradera. Esto por un lado beneficia a las empresas que los emplean porque elevan la calidad del servicio al contar con jóvenes de altas cualificaciones académicas. Por el otro lado, se desperdicia talento que pudo haberse encaminado a otros trabajos que le podrían ofrecer mayores posibilidades de ingresos y de establecer sus negocios propios.

 

3. Qué pueden hacer los jóvenes para mejorar su situación laboral? ¿Cuál podría ser un primer paso?

En términos académicos, los estudios graduados siempre son una buena opción para sobresalir entre un grupo numeroso de candidatos a empleo donde todos poseen bachillerato. Sin embargo, en lugar de optar por maestrías en las mismas disciplinas de sus bachilleratos, deben ser creativos y pensar en otras opciones que los hagan más atractivos a una diversidad de empleos. Por ejemplo, el estudiante de Ciencias Sociales y de Humanidades puede considerar áreas como Administración, Planificación, Demografía, entre otros programas. También pueden considerar certificarse como gerentes de proyectos. La idea es ampliar sus posibilidades de empleabilidad cubriendo una mayor y más diversa área de conocimientos. Los internados y prácticas también son una manera excelente de entrar al mundo laboral. A través de estos programas, los patronos tienen la oportunidad de ver y evaluar nuevos talentos y de retener a los mejores.

 

4. ¿Quién es el principal responsable de brindar las condiciones adecuadas para que los jóvenes puedan tener un empleo adecuado?

Los consejeros y orientadores de las Escuelas Superiores juegan un rol muy importante que a veces se subestima. Ellos son los llamados a proveer a los jóvenes el abanico de posibilidades de formación: académica, técnica o vocacional. Y de presentarles los atractivos y posibilidades que ofrece cada una. Por ejemplo, unas semanas atrás, la Secretaria de Agricultura describía al agricultor del Siglo XXI, no como el jibarito que trabaja a la intemperie, bajo agua sol y sereno, sino como un joven que conduce un tractor moderno, con cabina de aire acondicionado y unas buenas bocinas para escuchar su música favorita mientras el tractor hace el trabajo más difícil. Decía además que los ingresos de los agricultores exceden el salario mínimo federal y que muchos generan muy buenos ingresos. Entonces, es importante que el Orientador Escolar posea amplia información sobre la diversidad de posibilidades para que pueda contribuir a lograr una fuerza laboral más diversa y productiva y de paso ayude al estudiante a seleccionar una carrera u oficio gratificante que le permita vivir adecuadamente.

 

5. ¿Los jóvenes deben considerar estudiar una carrera a fin a sus intereses o una que responda a la industria en desarrollo y oferta laboral del país?

Esa es una pregunta difícil de contestar, particularmente en estos tiempos. Pero pienso que lo que debe determinar la decisión de qué carrera estudiar deben ser las habilidades y destrezas; los intereses; y luego la oferta laboral. Es importante ser bueno en lo que uno hace. Si uno alcanza la excelencia, es muy probable que aparezca una buena oportunidad aun en áreas que podrían parecer saturadas. Dicho de otro modo, siempre hay espacio para un candidato o candidata excelente, que se aparta del resto.

 

6. ¿Cuáles cree que son las carreras del futuro?

Los negocios de servicios personales relacionados con la población envejeciente; el desarrollo de aplicaciones móviles, las profesiones de la salud, y las ciencias aplicadas.

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.