text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La nueva era del libro: el auge de las letras en bits

      

Todo comenzó a mediados de la primera década que amaneció tras el Y2K, pero gracias a la comercialización y mercado para la masa, pareciera como si con la llegada de este nuevo decenio del siglo XXI se hubiera transformado el mundo de la literatura. El año pasado, la compañía Apple lanzó el tan esperado iPad; Amazon, por su parte, bajó drásticamente el precio de su revolucionaria y pionera máquina Kindle; Sony, por último, mejoró su producto Reader mediante la adición de la tecnología touchscreen. Todos estos aparatos tienen como fin el mismo objetivo: llevar el libro impreso a un plano más futurístico, al mundo de los gadgets y la lectura a través de bits.

Los pros y los contra del libro electrónico


La invención de la imprenta mantuvo vigente e inalterable las formas tradicionales de lectura por poco más de 450 años. No obstante, en menos de 10 años, el mundo de los libros cambió drásticamente con el nacimiento de los libros en formato electrónico. Este tipo de libro es lo que ha creado la revolución literaria actual.

Hay tres adjetivos que los describen: económicos, convenientes y ultra modernos. Además, los soportes de literatura electrónica son increíblemente prácticos: tienen la capacidad de almacenar cientos de libros en la memoria, son livianos, fáciles de cargar, aseguran pilas de larga duración, algunos tienen la capacidad de leer más de un formato electrónico y, por supuesto, todos vienen con una serie de gadgets adicionales, gratuitos o a bajo costo, y acceso wi-fi a la internet. En resumidas, hacen la vida de cualquier estudiante y profesional mucho más sencilla.

Algunos profesores han moldeado sus cursos de acuerdo al ritmo del mundo contemporáneo. El salón de clase ya no se queda en cuatro paredes, en ocasiones hay incluso un componente en línea mediante el cual los estudiantes deben realizar debates a través de plataformas como Blackboard. Estos profesores a la vanguardia envían también lecturas por correo electrónico. Antes, estas lecturas se realizaban a través de la pantalla del ordenador; hoy la historia es otra, pues la mayoría de los lectores de libros electrónicos están preparados para leer tanto formatos usuales y como aquellos poco convencionales de literatura; si no poseen tal preparación, existen programas en la red de código abierto que realizan conversiones de un formato a otro, que sea compatible con cualquiera de los lectores preferido.

La aparición de los libros en bits promete, además, un mejor ambiente ya que se disminuye la talla de árboles. No obstante, debemos recordar que el proceso de creación de los soportes literarios emiten polución y el consumo de energía para su uso cotidiano será mayor. Junto a esos “defectos”, hay que añadir el hecho de que no todas las personas tienen acceso a la misma tecnología, es decir: servicios de energía eléctrica, computadora o internet.


Amor hacia los libros en papel, algo que no cambiará

Quienes han crecido con los libros impresos experimentan cierto fetichismo por el libro tradicional. Se puede decir que literalmente aman el olor peculiar de los libros, pasar las páginas, marcar pasajes, escribir en los márgenes. Sostener un libro en las manos y colocarlo en un estante se ha vuelto, incluso, un placer. Y aunque para algunos ya la imprenta tradicional es sólo cuestión del ayer, pues el libro electrónico es sinónimo de progreso hacia un mundo mejor -en muchos sentidos vinculados al consumo de materiales-, toda emoción y todo sentimiento que transmite un libro impreso a lo tradicional no va a ser reemplazado tan fácilmente por la nueva tecnología.

El concepto de biblioteca, además, está destinado a cambiar: cada vez habrá menos libros en los estantes y, en su lugar, se divisarán lectores electrónicos, tal y como sucede en el nuevo espacio estilo commons, el Centro de Aprendizaje y Desarrollo Profesional, que inaguró el mes pasado la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Los libros tradicionales cobrarán valor, por supuesto, mas quedarán relegados ante el avance drástico de los nuevos formatos.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.