text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¡Vive María Zambrano!

      
Con un recuento de los lugares en América en los que residió María Zambrano durante su exilio, la Facultad de Humanidades del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico, abrió ayer el V Encuentro María Zambrano, celebrado anteriormente en ciudades como La Habana, Cuba; Morelia, México; en Roma, Italia; y Santiago de Chile.

La conferencia inaugural, a cargo de José Luis Abellán, catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense de España y presidente del Ateneo de Madrid encabezó la primera jornada, con la conferencia titulada "Las patrias americanas: Puerto Rico", en la que repasó sobre la trayectoria de Zambrano por América.

De esta forma, Abellán enfatizó que Zambrano "hizo una vida y obra con independencia y enfrentada a la academia porque ella tenía un norte que llevaba dentro". Agregó que su exilio, luego del fracaso de la Segunda República y la Guerra Civil, supuso una experiencia para ella dolorosa.

"De destierro en destierro, en cada uno de ellos, el exiliado va muriendo", citó a Zambrano, mientras destacó la importancia para ella de pasar parte de su exilio en Cuba y en Puerto Rico. "En esas dos islas se sintió empatriada", acotó.

"María Zambrano se sentía portadora de un legado propio. En las islas se encontró un sustrato acorde con ese legado porque como dijo: "todas las islas tienen algo de sagrado", argumentó. A pesar de ese sentimiento por las islas caribeñas, indicó Abellán, la filósofa fue marcada de forma profunda cuando los nazis tomaron París, el 13 de junio de 1940; "no pudo romper el cordón umbilical con Europa y regresó al viejo continente para exiliarse en Italia y luego en Bélgica".

Por su parte, la doctora Matilde Albert Robatto, directora del Departamento de Estudios Hispánicos de la UPR-RP analizó el tema del impacto del exilio en la también educadora, en su conferencia "El exilio interior: María Zambrano y Edelmira Gonzalez Maldonado".

Al señalar que "María Zambrano nunca se puede despegar de su exilio", Albert Robatto inició su ponencia indicando que "la vida del exiliado y sobre todo en los primeros años, transcurre por un camino incierto, para unos, no siempre seguro para otros, pues el riesgo y el cambio, pueden aparecer sin previo aviso".

Enfatizó que el exilio enmarcó el desarrollo de la magistral obra de Zambrano.

"Debemos recordar que la escritora pensó y escribió su gran obra en los diferentes espacios del exilio. El pensamiento de la autora creció y se expandió al contacto con otras culturas que le ofrecieron otras perspectivas y por eso afirma que este período de su vida es irrenunciable", apuntó.

"Sin duda la relación del exiliado con el país de acogida, por momentos se torna problemática, al percibir las diferencias con su país, que tuvo que dejar por una brutal imposición. En ocasiones se genera un extraño vínculo de amor-odio, que o bien puede transformarse con el tiempo en una integración estable, o bien puede reaparecer en diferentes ocasiones por motivos incluso desconocidos en el ver consciente de la propia persona", manifestó Albert Robatto.

La profesora concluyó que para Zambrano, no debió haber sido fácil su exilio, no obstante "esto se compensaba con la producción de su obra. Ella estaba satisfecha con lo que hacía".

Durante la primera jornada, además se presentaron los doctores Juan Fernando Ortega, catedrático de filosofía de la Universidad de Málaga en España, y Mario Casañas del Departamento de Estudios Hispánicos, de la UPR-RP, quienes desarrollaron, respectivamente, los siguientes temas: "El nuevo paradigma de la Filosofía en María Zambrano" y "Pitágoras, Aristóteles y María Zambrano según la interpretación de Agustín Andreu".

Del mismo modo, José Ramón Andérica Frías, patrono fundador de la Fundación María Zambrano, presentó los libros de "Actas del Congreso Internacional sobre la vida y obra de María Zambrano.

El encuentro reúne a alrededor de 13 expertos, quienes dictarán conferencias sobre la filósofa.

Traído por la Fundación María Zambrano, y, gracias a la colaboración del departamento de Estudios Hispánicos de la Facultad de Humanidades de la UPR en Río Piedras, este quinto encuentro internacional sobre la vida y obra de María Zambrano promete ser un óptimo foro de debate e intercambio de ideas entre todos los seguidores de la obra de Zambrano, en particular sus aportaciones a la filosofía contemporánea en general.

Desde 1996, la Fundación María Zambrano celebra encuentros de estudiosos y amigos de su obra, a fin de fomentar el conocimiento sobre la humanista, en los países donde residió durante su exilio. La fundación ha celebrado encuentros en La Habana, Cuba, (noviembre de 1996; en Morelia, México (febrero de 1998); en Roma (septiembre de 2000); y en Chile (octubre de 2002).

A través de la celebración de estos encuentros internacionales, la organización busca la difusión de la cultura española en diferentes países. Del mismo modo, procura fomentar las relaciones culturales entre España y otros países, mediante la recuperación de vivencias de intelectuales que estuvieron en contacto con la también alumna de Ortega y Gasset, en los lugares donde desarrolló su actividad ensayística, filosófica y literaria.

El evento se celebra en Puerto Rico hasta mañana jueves.

Foto 1:La profesora Albert Robatto analizó el exilio de María Zambrano.
Foto 2: Primer plano de María Zambrano y logo de la fundación que lleva su nombre.
Foto 3: José Ramón Andérica de la Fundación María Zambrano presentó las "Actas del Congreso Internacional sobre la vida y obra de María Zambrano".

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.