text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Intérvalo provocador en el RUM

      
En sus obras, la artista invita a la reflexión, al debate, a la introspección; Imagen: por Carlos Díaz / Prensa RUM
En sus obras, la artista invita a la reflexión, al debate, a la introspección; Imagen: por Carlos Díaz / Prensa RUM
Para la artista Elizabeth Robles, es esencial que su obra llegue a espacios como el del Colegio, no sólo porque contribuye a la formación de los estudiantes de Arte, sino porque beneficia a los de otras concentraciones, sobre todo a la comunidad universitaria y a la región oeste. Por si fuera poco, celebra la feliz coincidencia de exhibir sus piezas el mismo mes que el RUM festeja su centenario.

La escultora, quien es también profesora de Historia y Apreciación del Arte en los recintos de Humacao y Carolina de la Universidad de Puerto Rico (UPR), explicó que la invitación surgió tras someter una propuesta que el Comité coordinador de la Galería evaluó y suscribió por la inmediatez, relevancia y por la sustancia de peso en su contenido.

Robles realizó su Bachillerato en Humanidades con concentración en Historia del Arte en el Recinto de Río Piedras. Luego, completó una Maestría en Medios y Cultura Contemporánea del Departamento de Comunicación en la Universidad del Sagrado Corazón, y más adelante cursó estudios de pintura, grabado, escultura y dibujo en Nueva York en la Universidad del Estado en Albany, en el Pratt Institute y en el Art Student's League. Asimismo, hizo lo propio en la Escuela de Artes Plásticas de San Juan y, nuevamente, en su alma máter, el recinto riopedrense de la UPR.

Luego de presentar sus obras este año en el Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico y en la Liga de Arte de San Juan, trajo esta muestra al Colegio, donde permanecerá hasta el 29 de septiembre.

"Intérvalo consta de sólo cuatro esculturas, que tienen una propuesta de soporte; tres en mesas y una en el piso. Bodegón, por ejemplo, es una pieza en encáustica en gran formato, que es una técnica milenaria que utiliza la cera de abejas y pigmentos naturales. Las esculturas requieren una estructura interna, así que en ocasiones ese soporte se logra con madera, acero inoxidable, tela con lino, fibra, algodón y la cera con los pigmentos naturales como lapis lazuli, madre perla, rubí y con mucho calor. La temperatura en el proceso de creación es alta y requiere perseverancia", precisó la artista camuyana.

Precisamente, en alusión directa al nombre de la muestra, las cuatro obras fluyen en el entorno de la Galería y parece que conversan en silencio por la profunda distancia entre una y otra. Es así como Bodegón, Doblez, Laberinto y Espiral se apropian del espacio e invitan al espectador a adentrarse en ellas. Sus títulos, según relató Robles, surgen luego de culminar el proceso creativo en el que "no hay una intención, ni un boceto previo", pero, sin duda, denota "una práctica del dibujo, un amor por el color, un interés por la textura".

La artífice de estas piezas "recién nacidas", como ella misma las describe, destacó que la superficie en la que descansan son parte imprescindible de su trabajo, ya que poseen características, personalidad, tienen una historia que contar o algo que preguntar. Así es el caso de la obra de mayor tamaño, Bodegón, que yace sobre una vieja mesa de madera.

"La mayor parte de las veces los títulos son una provocación, un guiño, un 'acércate y vamos a dialogar'. En este caso, sabemos que en el bodegón puede aparecer un cuerpo vivo o un cuerpo muerto, pueden aparecer tanto flores como un utensilio, una herramienta. Entonces por esta posibilidad que deja siempre abierta de lo que puede contener, pues le puse ese nombre a la pieza, en la que, sin duda, hay un interés por lo orgánico, por la fibra, por los tendones, por lo corpóreo, pero igual podría decir que hay un interés por el queso, por otras materias. Por eso, para mí, es tan importante la gente que viene, la ve e interacciona con ella", reveló.

Con un mes aproximado desde su apertura, la acogida que ha logrado su obra entre la comunidad es excelente, comentó agradecida la profesora, quien valora la controversia, las interrogantes y las respuestas que los propios espectadores han dado a su trabajo. De hecho, contó que los estudiantes, en específico, han expresado mucho interés por la técnica, por el proceso creativo y por el contenido.

El profesor Ramón López Colón, catedrático auxiliar de la sección de Artes Plásticas del Departamento de Humanidades y uno de los encargados la Galería, legitimó la aceptación que ha tenido Intérvalo.

"Las obras de ella tienen una característica particular similar a la que uno percibe con aquellas cosas que son un poquito morbosas porque a la vez que causan una sensación de impacto, de cierto desagrado, son atractivas y uno quiere ver qué es lo que hay allí. Es una relación de amor y odio que uno tiene con esas piezas que es fantástico, a los estudiantes les ha encantado el trabajo de ella", aseguró López Colón.

A juicio del catedrático, es crucial mantener estos espacios abiertos en primera instancia, por ser sede de un Departamento que ofrece Bachilleratos en Artes Plásticas y Teoría del Arte, pero además porque da la oportunidad a jóvenes de otras facultades a exponerse a este tipo de trabajo artístico. De igual forma, apuntó a la contribución que hace el RUM en términos de aportar foros que generen actividad cultural en el Oeste de la Isla.

Coincidió con él su colega y director interino de Humanidades, profesor Félix Zapata, quien reiteró el compromiso que tiene ese Departamento por mantener la divulgación del quehacer creativo e invitar artistas de la talla de Robles, de vanguardia y que contribuyen a las artes contemporáneas.

"Eso es lo que trae el balance a la educación universitaria, los estudiantes de aquí se caracterizan y se distinguen muy bien por esa educación tecnológica, pero este tipo de trabajo creativo trae un balance, por eso es que esto se conoce como una Universidad, por la variedad de campos de la enseñanza que cubre hoy día", apuntó.

Por su parte, Robles agradeció la oportunidad de exhibir en el Recinto sus obras, especialmente en la coyuntura de la celebración de sus 100 años de fundación.

"Es maravilloso porque la UPR es pionera en empezar a coleccionar arte para poder educar, para que llegue no solamente a los estudiantes y académicos, sino a la comunidad y eso está evidenciado en los distintos museos y colecciones que tiene. Aquí en el Recinto tienen, por ejemplo, distintas esculturas de las que los estudiantes se benefician. Hace 100 años que están llevando arte y proveyendo oportunidades de desarrollo en las artes a nuestro estudiantado, no importa del área de estudio que sean", puntualizó.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.