text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Eres lo que comes

      
Fueron tantas las veces que lo escuché y nunca le presté atención. Hasta ese día, que durante una visita médica, a mi entender, se trataba de algo de rutina. Grande fue mi sorpresa cuando me dieron a conocer el diagnóstico. De ahí, el porqué del título de este artículo.

Para el 20 de agosto de 2001, tuve que ser admitida en el Hospital Himma de Caguas, diagnosticada con Tromboflebitis Aguda en la pierna derecha. ¡Sí, suena grave y lo es! Gracias a mi condición física y a la ayuda de Dios pude sobrevivir las complejidades de este diagnóstico. Muchos, incluyendo mi familia, no entendían el por qué de esta condición.

Luego de una dura y extensa recuperación, caí en el rincón de las excusas y por completo descuidé la poca salud que me quedaba. Excusas tales como: no tengo tiempo, estoy muy cansada, cómo empiezo, no me gustan las dietas, empiezo el lunes, eran sólo algunos de los pretextos que utilizaba para justificar tanta inacción de mi parte. Al igual que a mí, sé que a muchos les pasa, anteponen evasivas para no tomar las riendas de su salud; triste pero cierto. No podemos ser ingenuos en pensar que es fácil. La profesión de agentes de ley y el orden exige mucho tiempo, esfuerzo físico, largas horas de trabajo, pobre alimentación y descanso.  Estos factores nos hacen el proceso mucho más difícil.

Es por ello, que deseo darte unos consejos que te podrían ser útiles, de forma que puedas retomar tu salud y tu condición física:
  1. El primer paso es reconocer nuestra condición física y por sobre todo nuestra salud.
  2. Buscar ayuda de un profesional de la salud, al igual que apoyo familiar y de las amistades.
  3. Hacer pequeños cambios en los hábitos de alimentación, no lo veas como una dieta. Este concepto está mal fundamentado, son cambios de alimentación saludable.
  4. Ingerir mayor cantidad de agua, reducir la ingesta de refrescos carbonatados inclusive los de "DIETA", estos no aportan valor nutricional ninguno, más añaden calorías vacías.
  5. Prefiera los jugos 100% naturales, sin aditivos.
  6. Reduzca la ingesta de dulces, azúcar refinada (bizcochos, pasteles, donas, etc.) las harinas procesadas, el pan blanco, las pastas procesadas.
  7. Incorpore más frutas y vegetales a sus comidas, realice tres (3) meriendas que no excedan de las 150 calorías. Incorpore nueces, frutas secas a sus meriendas estas tienen un gran valor nutricional.
  8. No salte las comidas, especialmente el desayuno, este debe ser el alimento principal.
  9. Dependiendo de su condición y salud puede ingerir algún suplemento vitamínico, primero consulte a su médico.
  10. Aprenda a interpretar las tablas de factores nutricionales de los alimentos, actualmente todos los alimentos tienen una tabla nutricional donde indica: el tamaño de la porción, las calorías, el total de carbohidratos, la cantidad de fibra adecuada, las proteínas, las vitaminas y minerales, cuanta grasa contiene, cuanta grasa saturada, cantidad de colesterol, sodio y el valor nutricional diario.
  11. Por último y no menos importante, realice actividad física de acuerdo a su condición. Tenga presente que una alimentación adecuada nos lleva a una mejor calidad de vida. 
 
Estas recomendaciones son una guía, consulte a su médico y elabore su propio plan de mejoramiento integral. Recuerde que un buen desempeño diario va acompañado de una buena salud. ¡Salud es vida!.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.