text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo prevenir lesiones con juguetes en Navidad

      
Dra. Chiara Biaggi, residente del Departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas; Imagen: suministrada
Dra. Chiara Biaggi, residente del Departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina del Recinto de Ciencias Médicas; Imagen: suministrada

Con el fin de garantizar la calidad de vida de nuestros niños y prevenir las lesiones no intencionales, ocasionadas por los juguetes, profesionales del Programa de Emergencias Médicas Pediátricas (EMP) y del Instituto de Deficiencias en el Desarrollo, ambos y residentes del Departamento de Pediatría del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) de la Universidad de Puerto Rico, orientaron a la comunidad sobre los juguetes seguros.

La Comisión para la Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos (CPSC, por sus siglas en inglés), reportó que durante el 2010 ocurrieron 17 muertes en menores de 15 años vinculadas al uso de juguetes. Casi la mitad de estos decesos están relacionados con atragantamiento con globos, pelotas pequeñas y pelotas de goma.


Para este mismo año, se reportaron 181,500 casos en menores de 15 años que recibieron atención médica de emergencia en instituciones hospitalarias en Estados Unidos, a causa de lesiones relacionadas con juguetes. Las scooters no motorizadas constituyen el juguete asociado al mayor número de lesiones. Los traumatismos incluyen laceraciones, contusiones y abrasiones de la cabeza y el rostro.


"En la Unidad de Intensivo del Hospital Pediátrico de Centro Médico recibimos constantemente pacientes con traumas severos y múltiples lesiones como consecuencia de la ausencia de equipo protector al correr bicicleta", explicó la pediatra y directora de Emergencias Médicas Pediátricas, Milagros Martín de Pumarejo.


"Es sumamente importante tener en cuenta la seguridad de los niños al regalar para evitar las lesiones no intencionales y las fatalidades que ocurren por obsequiar juguetes inadecuados", añadió la también catedrática del RCM.


La doctora Martín de Pumarejo recalcó la importancia de pensar en GRANDE. "Todas las piezas de los juguetes deben ser más grandes que la boca del niño para evitar atragantamiento. Como referencia puede tomar el diámetro del cilindro de cartón del papel higiénico".   

      
También, la directora del Instituto de Deficiencias en el Desarrollo de la Escuela Graduada de Salud Pública del RCM, Annie Alonso Amador, añadió que "es importante considerar las habilidades, fortalezas y necesidades de los niños a quienes le vamos a regalar". Alonso hizo énfasis en exhortar a los padres, familiares y amigos a revisar las especificaciones de los juguetes y la edad para promover el juego seguro.


"La interacción del adulto con el niño durante el juego es lo que hace que un juguete sea exitoso. Debemos ser guías y animadores para apoyar a nuestros hijos a través del juego. Podemos fomentar un mejor desarrollo de sus destrezas si tomamos en cuenta las recomendaciones de los profesionales al comprar", añadió la doctora Alonso Amador.


Los juguetes con exceso de plomo en las pinturas u otros químicos, magnetos o imanes, piezas de juguete que puedan desprenderse y provocar atragantamiento, joyería de metal y prendas de fantasía, así como los juguetes que provoquen ruido excesivo son nocivos para la salud de los niños.


En cuanto a peligros por estrangulación, la PIRG Educational Fund exhortó a observar los cordones y elásticos adheridos a los juguetes. Otro aspecto al que se le debe prestar gran atención es al ruido que éstos provocan. Según el informe de la Organización, el 15% de los niños de 6 a 17 años presentan signos de pérdida de audición. Por este motivo se ha presentado un nuevo estándar de 90 decibeles para la acústica de los juguetes. La Academia Americana de Pediatría AAP, recomienda 85 decibeles umbral. Los niños son más sensitivos al ruido que los adultos. "Es medular estar al pendiente de los juguetes que emiten sonidos altos, incluyendo a los IPod", señaló la pediatra.      

            
Regalos como los esmaltes de uñas y otros cosméticos para niñas pueden representar un peligro, no sólo por su olor, sino porque luego de ser aplicado podrían llevárselo a la boca. La exposición a juguetes que contienen mercurio, etileno, tolueno, oxileno, glicol, metanol y petróleo pueden causar náuseas, pérdida de memoria, intoxicación e irritación en los ojos, la nariz y la piel.


"Las scooters de motor o no motorizadas son juguetes altamente inseguros. Si se compran estos artículos a un niño de ocho años o menos deben ser sin motor y bajo supervisión en todo momento", señaló la doctora Pumarejo. Es necesario utilizar el equipo de seguridad, como cascos y rodilleras, correr en lugares donde no haya tránsito y en superficies pavimentadas. El momento ideal para correr es durante el día. Esto aplica también a las bicicletas, patines, patinetas, y todo artefacto con ruedas, recomendó la pediatra.


Es importante destacar la tendencia a regalar aparatos y juegos electrónicos como el PSP, el Nintendo Wii, Nintendo DS, el X Box 360 y el Playstation 3. "Estos aparatos están relacionados con una vida sedentaria y obesidad en los niños y jóvenes, y se debe asegurar que sean educativos, que no inciten a la violencia y que siempre estén bajo la supervisión de los padres", añadió la galena.     


No podemos olvidar que ningún producto de pirotecnia es seguro. La recomendación es que NO compren estos artículos porque pueden causar lesiones en los ojos, la cara y las manos de los niños. No permita que los niños pequeños jueguen con fuegos artificiales, incluyendo las estrellitas. 
Evite puntas afiladas en juguetes para niños menores de 8 años y juguetes que produzcan ruidos fuertes como las pistolas y los juegos electrónicos ruidosos, ya que pueden perjudicar permanentemente la audición del niño.


Al regalar las bicicletas, patines, scooters, etc., debe  incluir un equipo adecuado de protección. Utilice ropa fluorescente, calcomanías o reflectores, una luz y reflectores al frente, a los lados y en la parte trasera, para incrementar la visibilidad de los conductores sobre el niño. También incluya una bocina, para advertir a los conductores y peatones del su acercamiento. Incluya los protectores de codos y rodillas.


Existe una mayor incidencia de lesiones asociadas a choques de vehículos de motor en niños pequeños durante la época de las fiestas. Los padres pueden evitar una visita a la sala de emergencia o incluso, un desenlace fatal, asegurándose de que los niños utilicen el cinturón de seguridad y el asiento protector cuando viajan en un automóvil.


"No podemos pensar ni esperar que las agencias federales y estatales hagan el trabajo solos. Tenemos que, como padres, estar alerta y leer bien las etiquetas y el contenido de lo que tienen los juguetes y si es para niños menores de tres años saber que TODO… TODO va para la boca", puntualizó la doctora Martín de Pumarejo.


"A través de este esfuerzo el Recinto de Ciencias Médicas promueve la importancia de proveerle a nuestros niños una Navidad segura, libre de lesiones. Teniendo la información correcta le permitirá a los padres identificar qué tipo de juguete es el adecuado para regalarle a sus hijos", dijo Rafael Rodríguez Mercado, rector del RCM. "Todos debemos aprovechar el interés de los niños en el juego para maximizar su desarrollo", puntualizó el galeno.    


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.