text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Novela cultista de Elidio Latorre Lagares toma nueva vida

      
La actual crisis en los servicios de salud mental en la isla caribeña de Puerto Rico ha legitimido, con nueva vida, a la novela "Historia de un Dios pequeño, del escritor Elidio La Torre Lagares.

Con una prosa que asalta los sentidos, el poeta y novelista concibe, en su obra, a la realidad social puertorriqueña como una especie de esquizofrenia colectiva, donde realidad y ficción comulgan entre sí en un plano donde lo inimaginable se torna factual.

Puerto Rico, según señalara la prensa local recientemente, es un país que cuenta con una desproporcionada incidencia de casos psiquiátricos, elemento que La Torre Lagares ha utilizado para conceptuar el tema de su novela. El gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico ha admitido que su Departamento de Salud no cuenta con la infraestructura para amortiguar el gran número de personas que padecen trastornos mentales.

Los personajes en la novela se movilizan sobre algún tipo de obsesión, fijación u adicción, que toma la forma de alguno de los siete pecados capitales. La locura, ha dicho la crítico Mercedes López-Barlt, "es vista desde adentro". Y es que "vivimos una sociedad post-industrial caribeña muy deteriorada... enferma, enajenada del mundo y enajenada de sí misma", según señala el propio La Torre Lagares.

Historia de un Dios pequeño viene a culminar un ciclo de novelas que entienden la historia de Puerto Rico dentro de un marco patológico. Inicialmente, en el siglo 19, el gran artífice del realismo y naturalismo hispanoamericano, Manuel Zeno Gandía, con su novela "La Charca", había entendido la condición puertorriqueña como una gran enfermedad del cuerpo.

A partir de entonces, la literatura de este país asume la metáfora de la enfermedad físiológica a la sociedad a través de su tradición creadora, según lo concibiera inicialmente el crítico Juan Gelpí en su libro Paternalismo y Literatura en Puerto Rico. La novela de La Torre Lagares, entonces, viene a ser una culminación de toda esa tradición literaria, al asumir la enfermedad de la mente como eje de su narrativa.

Jaime Gabriel Arriaga ("Jabí"), personaje principal de la novela, es joven aspirante a poeta que padece de esquizofrenia. La novela, con una síntesis de técnicas narrativas, tiene la particularidad de cautivar al lector en una prosa acelerada que el autor mismo ha denominado "prosa virtual". Lo real y lo inverosímil van tomados de la mano a través de la acción de esta novela que transcurre desde el anochecer de un día hasta el amanecer de otro. Los personajes de la novela bien pudiesen ser universos incidentales en la vida de Jabí, o simplemente un producto de su imaginación.

Elidio La Torre Lagares se ha colocado, con su primera obra, en un privilegiado lugar entre el puñado de novelistas puertorriqueños. Esta nueva novela, editada por Editorial Plaza Mayor en el 2001, fue desde el principio una novela de culto entre las generaciones más jóvenes en Puerto Rico.

La crítica que ha estudiado la obra ha concordado en que la novela "no ha sido escrita para nuestros tiempos, sino para las generaciones venideras".

  • Fuente:

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.