text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Antes de ir a la universidad, decide bien

      

¿Quién podrá ayudarte? ¿Existirá algún Chapulín Colorado para estos casos? No eres un ser que se rige por la indiferencia, eso es seguro. Tu educación universitaria no te da igual. Te preocupa, más bien. Como dice una amiga, “párate de cabeza” si es necesario. Pero ni te desanimes ni te vuelvas un ocho. Cálmate. Muchos han estado en tu situación.

Encontrar la universidad adecuada para continuar tus estudios es una tarea ardua, algo abrumadora y bastante demencial. Pero al final verás la recompensa: habrás tomado la mejor decisión y tu futuro brillará más que el sol caribeño radiando a todo dar durante un mediodía sin nubes.


1. Acreditación

Mientras estamos en el proceso de escoger una universidad, lo primero que tenemos que verificar es su acreditación, la cual es sinónimo de tu futuro. El vicepresidente de educación superior para la organización College Board, Jim Montoya, dijo: “Cuando uno invierte en un título universitario, uno debe asegurarse de que será reconocido por los futuros empleadores. La acreditación es su garantía de calidad. Es lo que le hace saber al público que una universidad cumple con los estándares establecidos”. En otras palabras, si al final de tus estudios fue que te diste cuenta que tu universidad no tenía acreditación, te las verás muy negras. Primero, no te tomarán en serio cuando busques un empleo en tu rama. Segundo, puede que tu universidad deje de existir y entonces todos tus esfuerzos quedarán en el limbo. Y tercero, si quieres realizar estudios graduados en una universidad acreditada o irte de intercambio mientras realizas tu bachillerato a una universidad con acreditaciones, no podrás hacerlo pues serás rechazado sin que se piense dos veces.

Así que si quieres tomar una buenísima decisión comienza por verificar que las unis que más te complazcan tengan todas sus debidas acreditaciones. Después de eso, te toca investigar el resto de características. 


2. Oferta académica


La visión que tenemos de nuestro futuro cuando aún nos encontramos en la escuela superior no es definitiva; y es una realidad que no se puede ocultar. Entonces, debemos estar muy precavidos. De ser posible, nuestra tarea como Homo sapiens es sentarnos a reflexionar y escoger una universidad que integre en su oferta académica todas o la mayoría de las carreras que te gustan, especialmente la que se encuentra en primera posición, claro. Así será mucho más fácil que puedas saltar de una concentración a otra perdiendo la menor cantidad de créditos posibles y evitando papeleos y filas increíblemente extenuantes. No tendrás que solicitar transferencias ni volver a caminar sobre los pasos de solicitar admisión a otra universidad.

Ahora bien, una oferta académica variada, aparte de tener la ventaja que ya expliqué, le ofrece a una universidad específica o red de universidades una identidad única, un mayor nivel de intelectuales egresados, un prestigio de alto nivel, oportunidades educativas a gran escala y un compromiso de excelencia reforzado con cada campo de estudios. Estoy muy segura que tú deseas ese tipo de trasfondo para tu próxima Alma mater.


3. Costo

Al pan, pan y al vino, vino. Ya no estarás en la escuela superior; tendrás que arreglártelas de la mejor manera posible. Mami y papi podrían ayudarte, y eso es un condicional. Hay becas para que realices tus sueños, existen préstamos estudiantiles, y hay opciones de estudio y trabajo. Pero el dinero no crece en los árboles y es seguro que durante tus años como universitario aprenderás el significado de austeridad, de ahorrar, y de no tener ni todo lo que quieres ni el plato de comida más costoso.

Por eso es muy importante que tengas en mente el costo de matrícula y créditos cuando vayas a realizar tu bachillerato. Puede que no escojas la universidad más económica, pero sí debes, al menos, optar por una de costo accesible teniendo en cuenta tus situaciones particulares, y realizar un plan mental de cómo pagarías los estudios, la comida, la transportación, el hospedaje, los libros y el resto de material educativo que te será requerido semestre tras semestre. O sea, si tienes varias opciones universitarias que ofrezcan lo que quieres, trata de escoger una de un costo manejable. No querrás dejar tus estudios en standby por irte a trabajar varios meses y mucho menos querrás una deuda altísima al concluirlos.


4. Ayudas económicas

Todas las universidades ofrecen ayudas económicas, si cualificas. Y como siempre es “si cualificas”, investiga cuáles son esas ayudas y cuáles son los requisitos para recibir las mismas. Ya que siempre serán diversos, y tú no te pareces a nadie y mucho menos tienes los mismos talentos que otra persona, mientras más abarcadora sea la gama de este tipo de ayudas ofrecidas, mayores oportunidades tendrás.

Entre las más reconocidas a nivel institucional encuentras las siguientes: la Beca Federal FAFSA (ofrecida por el Departamento de Educación de Estados Unidos y que ofrece hasta un máximo de $4,731 anuales), la Beca Legislativa, las becas de organizaciones o asociaciones adscritas a la universidad en cuestión (pueden ser, por ejemplo, becas para estudiantes que ofrecen servicios comunitarios voluntarios, para mujeres, para nivel graduado, etc.), becas por promedio académico, becas por deportes, becas por expresión artística, y excenciones de matrícula. Algunas de este tipo de ayudas económicas utilizan como criterios la necesidad económica (basada en el sueldo de tus padres o en el tuyo si estás emancipado o trabajarás por cuenta propia mientras estudies), el mérito académico (o sea, tu promedio general), los talentos (ya seas deportista o músico o actor o bailarín y seas parte de un grupo universitario en cualquiera de tales áreas), incluso la rama de estudios (ciencia, administración o humanidades, por mencionar algunos ejemplos).

Otras ayudas ofrecidas por organismos fuera de la institución deben ser buscadas por el estudiante. Muchas organizaciones, fundaciones y agencias privadas ofrecen becas y donativos a estudiantes de nivel subgraduado y graduado. Tienen como criterios de evalucación de candidatura sus propias reglas. Nuestra página web, Universia Puerto Rico, cuenta con un portal de BECAS. En el mismo puedes encontrar información acerca de las miles de becas y ayudantías que anualmente existen para ti y, por supuesto, como convertirte en el candidato perfecto para recibir una o, en el mejor de los casos, varias.


5. Recursos

Te molesta ir a una biblioteca y no encontrar la información o el libro que necesitas. Te pones con la cara larga cuando quieres correr o nadar y no encuentras un lugar seguro y relajante para ejercitarte. Te enfurece no dar con una computadora disponible y con acceso al internet cuando tienes un apuro. Te saca de quicio tener que estudiar para un examen muy difícil en un lugar donde el ruido no permite la concentración. Te pone de muy mal humor querer hacer algo y no tener las herramientas para cumplir tu deseo u obligación. Es normal. A todos nos pasa. Pero en una universidad que te ofrece todo lo que necesitas, no pasarás tanto mal rato.

Por eso, una característica de la cual tienes que estar bien pendiente al elegir tu institución de educación superior es la cantidad de recursos disponibles para ti, cómo éstos te beneficiarán en los planos personales y académicos, y cuáles son sus limitaciones. Recuerda que la universidad se convertirá, literalmente, en tu primer o segundo hogar. Tiene que proveerte todo lo que necesitas para que los procesos de crecimiento y aprendizaje sean fructíferos y reales. 


6. Programas de intercambio

Te gusta conocer otras culturas, otros mares, otras comidas, otra gente; y si todavía no has sentido esa piquiña en el corazoncito que te hace soñar con irte de viaje al fin del mundo, en la universidad sucederá. Por eso, tienes que cersiorarte de que la institución escogida tenga un buen programa de internacionalización con ayudas económicas disponibles, créditos transferibles, muchas universidades adscritas y en la mayor cantidad de países posible.

Mientras estudias es muy fácil viajar, lo sé por experiencia propia. Todo resulta muy económico y hay ayudas externas que ni botándolas se acaban. Y si tienes suerte (y escoges bien, vuelvo a repetir), la universidad tiene programas de becas especiales que ayudan a sus alumnos a realizar sueños.

Universia tiene un blog acerca del tema ESTUDIAR FUERA. El mismo ofrece a los interesados opciones de intercambio mundial, información de becas disponibles, testimonios y ayuda personalizada. Verás cuán sencillo, beneficioso, real y económico es realizar estudios en el extranjero cuando entres a la universidad.

7.Ambiente cultural y actividades culturales

Es parte de la necesidad humana descubrir al otro. Un ambiente cultural universitario diverso ayuda a que eso sea posible. Las ferias de artesanía o música o cine, los documentales, la aceptación de estudiantes extranjeros, incluso los cursos extracurriculares ayudan a que, como humanos, los estudiantes nutran su sed de conocimiento y progreso. Al llegar a la uni, tu mente se expande, literalmente. Querrás más ambiente cultural en tu vida; haz que el mismo llegue a tí.

Te encanta tu tiempo libre. A veces quieres hacer lo más que te gusta hacer al transcurrir el mismo. Pero a veces quieres hacer algo diferente o tener opciones que te saquen de la rutina cotidiana. Por eso, las actividades culturales realizadas dentro de una universidad son muy, muy importantes. Investiga cuáles son las realizadas cotidianamente en los institutos de educación superior. Una obra de teatro, una noche de cine, un concierto, incluso la presentación de un libro o una conferencia, son los remedios necesarios a tu búsqueda.
 

8.Gobierno estudiantil y organizaciones de estudiantes

Somos, por naturaleza y aunque a veces no querramos, seres sociales. Como tales, siempre vamos a querer pertenecer a algún corpus de la sociedad. Una universidad que apoya el crecimiento de una persona dentro del nivel social y en caracter de pensador individual, induce a que sus alumnos tengan organizaciones propias y, en algunos casos, hasta gobiernos estudiantiles.

Una asociación puede ser, por ejemplo, una sororidad, un club de Capoeira, de jugadores de ajedrez, de estudiantes de idiomas, de músicos creativos. Las administraciones universitarias quieren que sus estudiantes sean reconocidos y que tengan grupos donde puedan intercambiar gustos similares y se sientan, así, felices dentro de los predios educativos. Por eso, pueden ayudar a los involucrados a crear revistas, les ofrecen espacios geográficos dentro del plantel e incluso, en algunas ocasiones, le otorgan dinero para la continuidad y enriquecimiento del programa creado.

Te gusta opinar y ser escuchado. Quieres ayudar a que las cosas marchen mejor para tí y para los que andan contigo en el mismo bote. Por tal razón, las administraciones conceden la realización de gobiernos estudiantiles con los cuales ayudan a forjar líderes dentro de la comunidad universitaria a la vez que se le otorga a los alumnos el poder de la voz y el voto. Si eres parte de una institución de educación superior, tienes derecho a que se te escuche y a que tus ideas de progreso sean consideradas.

9.Actividades extra curriculares


La vida universitaria no es estudio y ya. No estarás 24/7 comiéndote los libros de tu concentración y mucho menos harás que toda tu vida gire en torno a lo que estudias. De hecho, la educación universitaria va mucho más allá de proveerte los conocimientos necesarios para obtener un diploma que te certifique como profesional en el área que sea. En la universidad creces mucho como persona; te darás cuenta de lo mucho que cambiarás y madurarás. Serás, lo que yo llamo, “un nuevo yo”. Pero no por eso dejarás de ser tú. Los balances siempre son saludables.Y si una universidad te da la mano y te dice: “estudia pero continúa haciendo lo más que te agrada aquí y/o junto a nosotros”, te aseguro que ésa es una muy buena elección.

Puedes hacer de tu pasatiempo y talento lo que quieras, desde convertirlo en una segunda concentración a un doble bachillerato o simplemente, ser más genial con cada día amanecido con tiempo y espacio disponible para crecer. Y la universidad es capaz de ayudarte.

Si te gusta bailar, toma cursos conducentes o no conducentes a grado en el campo de la danza o, forma parte del grupo de bailarines o cheerleaders. Si eres un corredor de alto calibre, forma parte de los deportistas de la uni y compite en Las Justas, o bien puedes hacer tus estudios principales o secundarios en Deportes. Si eres músico, audiciona para algún grupo musical universitario o toma cursos en instrumetación. Muchas universidades ofrecen la posibilidad de realizar estudios interdisciplinarios o te apoyan de una u otra manera a que continúes realizando todo eso que hace latir tu corazón y regalarte vida. Te toca a tí descubrirlas.

10.Prestigio

No porque lo haya colocado sea lo último a verificar. En realidad, el prestigio universitario va de la mano contigo, con quien eres, con lo que esperas y con lo que serás de aquí a unos años. Tu universidad debe ir a la par con tus expectativas y exigencias. Debe ser un espejo de ti. Realiza hasta lo imposible por estudiar en una de las universidades que tengan más renombre por su excelencia académica global y en el área en la cual te interesa espcializarte. Así tu triunfo será de primera.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.