text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El inicio de una historia centenaria

      
La Residencia Oficial del Rector en 1935; Imagen: suministrada
La Residencia Oficial del Rector en 1935; Imagen: suministrada
Los relatos del genésis de la institución educativa se documentan en el libro Since the Beggining of Time, escrito por el profesor George Anton, publicado en 1962. Asimismo, ese texto fue utilizado como referencia en el libro una Una mirada al pasado del fenecido doctor José Martínez Picó, quinto rector del RUM. Más adelante, el doctor Fred Soltero Harrington, hizo una recopilación de las primeras cinco décadas del centro educativo en un volumen llamado 50 años de historia colegial.

Estos textos sirven de referente para conocer detalles interesantes sobre los albores de la trayectoria educativa que, aunque se formaliza en el 1911, ya comenzaba a forjarce desde principios de ese siglo.

Según relata Martínez Picó en su texto, fue en el 1907 que el "Congreso aprobó la enmienda Nelson que, además de asignar dinero adicional para los Colegios de Agricultura y Artes Mecánicas", estipulaba que parte de esa subvención se utilizaría la preparación de maestros en el área de agricultura.

"Esta autorización, posiblemente, allanó el camino para que la Universidad (de Puerto Rico) se animase a someter la documentación necesaria para conseguir la designación de Universidad Land Grant", establece en su texto Martínez Picó.

Ya en 1904 se había establecido el Departamento de Agricultura en lo que ahora se conoce como el Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR). Esto sentó las bases para que la institución recibiera la calificación de Land Grant, que de acuerdo con la Ley Morrill de 1862, implicaba la otorgación de terrenos para el establecimiento de universidades enfocadas en la agricultura y artes mecánicas.

En referencia al nombrado Departamento, escribe Martínez Picó en su texto: "Es el mismo que la Junta de Síndicos traslada a Mayagüez por acuerdo tomado el 23 de septiembre de 1911, fecha que conmemoramos anualmente como día de la fundación de lo que es hoy el Recinto Universitario de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico".

Es por eso, y según se documenta en el texto de Anton, que el RUM es la institución Land Grant de la UPR, señalado así en la Ley de la Universidad de 1942, que fue ratificada en 1966.

Uno de los protagonistas principales de esta historia y de que el Colegio de Agricultura pasara a Mayagüez, fue el químico agrícola David W. May, quien en el 1904 comenzó a dirigir la Estación Experimental Federal.

Según ilustra Anton en su libro, la primera misiva en la que May le expresa a José de Diego, para ese entonces presidente de la Cámara de Delegados, la intención de que creara un Colegio de Agricultura en la Sultana del Oeste, fue cursada el 27 de mayo de 1907.

"Es evidente que ya estos señores habían hablado personalmente sobre la posibilidad de que el Congreso estableciera un Colegio de Agricultura en Puerto Rico... En pocas palabras, para mayo de 1907, el señor May entiende que la Estación Experimental Federal establecida en Mayagüez en 1902, bajo la Ley Hatch, fue aprobada para crear estaciones experimentales adscritas a los Colegios de Agricultura ya existentes", señala Martínez Picó en su libro.

De allí, continuó May enviándole cartas a De Diego con la insistencia de que el Colegio se estableciera en Mayagüez, ya que muchos sectores abogaban que se quedara en San Juan.

"Desde marzo de 1908, en que la Legislatura aprueba la Resolución Conjunta creando el Colegio de Agricultura en Mayagüez, hasta el 23 de septiembre de 1911, en que la Junta de Síndicos, de la cual May es miembro desde junio de 1909, traslada el Departamento de Agricultura de Río Piedras a Mayagüez, transcurren tres años y medio", indica Martínez Picó.

La dinámica insistencia de May, fue asistida con gran empeño por uno de su colaboradores más cercanos: Carmelo Alemar, según relató la profesora Norma Sojo, ayudante especial de la Directora de la Biblioteca del RUM, en una de las actividades celebradas durante esta semana de celebración del Centenario.

"Alemar, sirvió como traductor de la correspondencia que cursaba May, además que era un asistente que se involucraba en todos los trabajos administrativos, y les daba seguimiento. Por eso, se reconoce su rol importante en la fundación del Colegio", dijo en un parte con Prensa RUM.

Es así que se reconoce a David W. May, por su visión de integrar el Colegio de Agricultura a la Estación Experimental; a De Diego, por facilitar a través de la Legistura la transferencia del Colegio a Mayagüez; y a Alemar, por su apoyo incondicional en la labor administrativa, como los tres fundadores de lo que hoy conocemos como Recinto Universitario de Mayagüez.

La institución inició oficialmente en septiembre de 1912, ya con el nombre de Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas (CAAM). Martínez Picó cita en su libro un artículo publicado en el Semanario Agrícola, que presentaba la visión de la institución.

"El Gobierno ha edificado un Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas en Mayagüez. El edificio tiene 16 departamentos, los que son los mejores en equipo y los más aventajados en su clase. Hay una facultad competente para atender las diferentes asignaturas. El Colegio se abrió en septiembre y hay razones para creer que dicha institución será motivo de orgullo para los hijos de Puerto Rico", reza el texto editado por la profesora A. C. Stevens.

"Palabras proféticas", escribe Martínez Picó al final de la cita.

La historia, cuyo principio, fue marcado por la visión de la educación, continuó con muchos momentos emblemáticos como la aprobación de una Ley Universitaria en 1966, cuya intención era que las unidades de la UPR tuvieran más autonomía. Fue entonces, que el nombre del hasta entonces CAAM, cambió a Recinto Universitario de Mayagüez.

Según se documenta en el texto de Soltero Harrington: "Le cupo el honor a José E. Arrarás de ser nombrado primer rector del Colegio al entrar en vigor la Ley Universitaria del 20 de enero de 1966... tuvo la oportunidad de comenzar una serie de proyectos que hasta cierto punto habrían de cambiar la historia nuestro Colegio y servir de base para desarrollos futuros".

El Colegio, que comenzó con 126 estudiantes, ya ha graduado durante este siglo a 70,454 profesionales, que han aportado el desarrollo económico de Puerto Rico y cuyo legado es incalculable.

Esa visión del pasado, tuvo un efecto multiplicador, que hoy rinde frutos con un legado centenario.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.